27/03/2021

Facturas pendientes

3 min
Factures pendientes

Cuando la política se convierte en una tarde de domingo del Sr. Esteve pasando facturas y albaranes, la peligrosa tentación de alejarse crece. La primera sesión del debate de investidura de Pere Aragonès acabó fracasando, como estaba previsto después de que Junts hubiera anunciado su abstención. El tono de las intervenciones aleja la posibilidad de un acuerdo de coalición en breve y extiende la sensación que el nivel de la política continúa en caída libre.

ERC había jugado fuerte cerrando un acuerdo con la CUP antes de abrir una línea estable de diálogo con el socio principal, y en Junts optaron por hacerse los ofendidos con una lista de agravios presentada a través de Albert Batet, que hizo subir el precio de un eventual apoyo político recordando el número de sus diputados imprescindibles y reprochando a ERC su papel durante la legislatura pasada en el Parlament, donde -dijo- el “30 de enero no se defendió la legitimidad de la presidencia”.

Junts quiere un acuerdo que vaya más allá de las carteras de gobierno: que también alinee las estrategias en Madrid y en el exterior. De hecho, Junts lo que quiere es no renunciar a la bicefalia del liderazgo del independentismo y considera que los resultados electorales son un empate técnico y no una derrota.

El principal escollo práctico es el papel del Consell per la República y la autoridad de Carles Puigdemont, que es el activo principal de la diplomacia del Procés y a la vez representa el drama antiguo del temor al olvido y la distancia entre la evolución de la vida en el interior y el exterior. Puigdemont sabe que el paso del tiempo erosiona su capacidad de influir y percibe la presidencia en manos de ERC como una amenaza a su representatividad y reconocimiento.

Sin diagnóstico común

El debate de viernes puso una vez más en evidencia que no hay un diagnóstico común de la situación y que los dos partidos tienen cuentas pendientes difíciles de superar. Hoy los dos principales partidos del independentismo tienen una visión muy diferente de los éxitos y de los fracasos de 2017; y, sin diagnóstico y con facturas pendientes, es más fácil instalarse en el resentimiento y los reproches que avanzar en la dirección de un ejecutivo capaz de reconstruir el país en plena pandemia y con el PIB cayendo al 11,5%.

Batet enfrió las expectativas de tener Govern pronto y reivindicó el acuerdo con la CUP para investir a Carles Puigdemont, que calificó de un buen acuerdo “porque hicimos 1-O y declaramos la independencia”.

Más de tres años después, estaría bien que se admitiera que el 1-O fue un éxito colectivo por méritos propios, pero también en buena medida por la actitud brutal y antipolítica del gobierno Rajoy. El referéndum no cumplía con las condiciones para el reconocimiento internacional que era imprescindible para avanzar en el ámbito político, y la declaración del 27 tuvo un recorrido limitado. Tan limitado como el silencio profundo de aquel viernes y la desaparición del liderazgo político aquel mismo fin de semana. La posibilidad de quedarse atrapado en el trauma de 2017 es real y perjudicial para el futuro del país, que necesita que se haga política con urgencia.

No se trata de pasar página y todavía menos en el sentido que propone Salvador Illa, que tiene una ambición nacional para Catalunya equiparable a la de la comunidad de Murcia. Pero instalarse en las facturas pendientes y en el resentimiento solo perjudica la sociedad catalana en su conjunto, que ve como pierde competitividad cada día que pasa. Hay que hacer política y aceptar que hoy es política autonómica, sí. Sin poner en peligro las instituciones, ni la capacidad de gobierno. Hay que exprimir al máximo las capacidades de la administración para hacer la vida más fácil a los ciudadanos que hoy lo pasan mal.

¿Nuevas elecciones?

Recuperar las instituciones del 155 no era ocuparlas simbólicamente sino gobernar y entrar con todas las consecuencias en el despacho del president de la Generalitat para luchar contra la degradación y la decadencia que hoy amenazan el país. La gestión no es incompatible sino aliada de la construcción nacional y de las aspiraciones políticas.

Si los partidos independentistas no se ponen de acuerdo, se puede ir pensando en unas nuevas elecciones. Hará falta paciencia porque las elecciones en Madrid complican los movimientos de un PSOE y un PSC que al máximo que parecen aspirar es a conservar el statu quo, sin que tengan la valentía de ejecutar los indultos que mejorarían el clima político.

Aragonès citó a Pasqual Maragall para hablar de “una nueva Catalunya, más desinhibida, menos sagrada y menos sacralitzadora, más a ras del suelo”. Una Catalunya que llame a las cosas por su nombre y pida que se rindan cuentas más allá del trauma de 2017.