31/07/2022

¿Injuriar a Manuel García-Castellón?

5 min
El juez instructor  de la Audiencia  Nacional Manuel García-Castellón.

La suite serait délectable
Malheureusement, je ne peux
Pas la dire, et c'est regrettable
Ça nous aurait fait rire un peu
Car le juge, au moment suprême
Criait "maman!", pleurait beaucoup
Comme l'homme auquel, le jour même
Il avait fait trancher le cou
Gare au gorille!

Le Gorille, Georges Brassens

Fu nelle notti insonni
Vegliate al lume del rancore
Che preparai gli esami
Diventai procuratore
Per imboccar la strada
Che dalle panche d'una cattedrale
Porta alla sacrestia
Quindi alla cattedra d'un tribunale
Giudice finalmente
Arbitro in terra del bene e del male
Un giudice, Fabrizio De André

El magistrado de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón acaba de abrir una investigación a Juan Carlos Monedero, tras fracasar en su intento de investigar a Podemos por financiación irregular. García Castellón lo acusa ahora de blanqueo de capitales y falsedad documental, y se vuelve a apoyar en el testimonio del Pollo Carvajal a pesar de que la Sala de lo Penal de la propia Audiencia Nacional le ordenara el mes pasado archivar su investigación prospectiva contra Podemos (las investigaciones prospectivas son ilegales). Aquella investigación se basaba en los mismos testimonios inverosímiles del exmilitar venezolano acusado de narcotráfico en EE. UU. que trataba de vender lo que fuera para evitar su extradición. Hace un mes, como decimos, la propia Sala de lo Penal acusaba al juez de “artificios”, estimando los recursos de la Fiscalía contra una insistencia obsesiva de García Castellón que vulneraba los derechos fundamentales.

Hasta aquí, como ven, me he limitado a hacer dos citas de dos famosas canciones, de dos famosos cantautores, y a dar una información que ha aparecido en toda la prensa. Consultaré a mis abogadas, pero no creo que por citar canciones y noticias se vaya a poder querellar contra mí su señoría por injuriarle.

El primer cantautor que cito es francés y se llama George Brassens y el segundo es italiano y se llama Fabrizio de André. Seguro que Manuel García Castellón los conoce por su enorme fama y porque los gobiernos del PP lo hicieron juez de enlace en París y Roma donde pasó muchos años. Así que tuvo que familiarizarse con el francés y el italiano, y seguro que los escuchó.

En esos puestos se cobra, por lo visto, más de 9.000 euros netos al mes y, según me dice un amigo juez, no se trabaja mucho. Otro amigo juez me dijo que “Manolito” (qué confianzas se toman sus señorías entre ellos) no logró aprovechar sus prolongadas estancias para dominar el francés y el italiano, así que a lo mejor no conoce a Brassens y a De André. No creo yo que señalar aquí la acusación de falta de talento para los idiomas que le hacía un compañero de toga sea una ofensa hacia su señoría. Y menos viniendo de mí. Como es sabido, aunque me defiendo bien en italiano, tengo una pronunciación del inglés que en nada desmerece las relaxing cup of café con leche de la gran Ana Botella. Cada uno, Don Manuel, tenemos nuestras habilidades y nuestras torpezas, y, visto lo visto, ni usted ni yo hubiéramos podido aspirar a ser intérpretes en la ONU. Pero yo tengo la gran cruz de la Orden de Carlos III solo por haber sido vicepresidente y usted el premio Puñetas de Plata por haber instruido juicios de enorme relevancia política y económica, con profesionalidad e imparcialidad. No nos podemos quejar Don Manuel.

Resuelto el problema idiomático sin arriesgarnos a querella y reconocidos los premios y distinciones ganados con nuestro esfuerzo, tocaría quizá ahora hablar de la presunta relación de García Castellón con el PP. Mis abogadas me advierten: Pablo, en teoría el derecho te avala para escribir lo que nos cuentas, pero eres Pablo Iglesias y contigo, en especial contra ti, casi todo es posible. La mayoría de los abogados que conozco y trato tienen algo de “liberales”; son fervientes creyentes en la justicia y en el derecho, y me encanta decirles de vez en cuando eso tan marxista de que el derecho es la voluntad racionalizada de los vencedores y una correlación de fuerzas que no solo cristaliza en las leyes, sino que se apoya también en una praxis condicionada por ambientes ideológicos. O, en román paladino, que, si un juez te quiere joder, te jode. Así que hay que seguir siendo prudentes.

Visto que estamos a punto de empezar las vacaciones, esta vez voy a ser más que prudente. Voy a ser cobarde y me voy a volver a poner detrás de un periodista que ha escrito cosas muy interesantes y valientes sobre García Castellón que quizá yo no me deba permitir. Les hablo de Nacho Escolar. Al bueno de Nacho unos días lo acuso de ser progresía mediática y otros me escondo tras él. Hay que ver lo cabrones que somos los bolcheviques. Ya lo dijo Fidel Castro “We are not communist. Very clear”… Pues yo igual que el comandante: very very clear.

“Vamos a ver, Eduardo. Tenemos el Gobierno, el Ministerio de Justicia. Y, escucha, tenemos a un juez que está provisional… Tú lo asciendes… Yo le digo, a ver, venga usted pa acá. ¿Cuál es la plaza que le toca? Onteniente, a tomar por culo a Onteniente y aquí que venga el titular, que ya me las apañaré con el titular coño…Yo lo llamo a este y le digo, oye, ven aquí, el titular aquí”.

Lo que les he puesto aquí es la conversación pinchada por la policía entre Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid, y Eduardo Zaplana, expresidente de la Generalitat valenciana y exministro. Se produjo el 22 de noviembre de 2016. El juez provisional al que se refiere Ignacio González en su conversación con Zaplana es Eloy Velasco. El titular es nuestro admirado Manuel García Castellón.

Y, a partir de aquí, Escolar razona así: “¿Llamó alguien al titular García Castellón para pedirle que regresara a su juzgado de la Audiencia Nacional, como proponía Ignacio González en esta reveladora conversación? No se sabe, pero su decisión de regresar justo en aquel momento, cumpliendo la profecía de Ignacio González, es tan sospechosa como inusual… El juez de instrucción es quien decide a quién imputa y a quién no. Y el instructor del central número 6 de la Audiencia Nacional tiene en su mano todo un póker de ases del PP. En ese juzgado, con la Púnica, la Lezo, el Canal de Isabel II y la financiación del PP, hay material más que de sobra para investigar a Alberto Ruiz-Gallardón, a Esperanza Aguirre, a Ignacio González y a Cristina Cifuentes: a todos los presidentes que ha tenido la derecha en la Comunidad de Madrid desde que existe esta institución. Si finalmente se confirma el regreso a la Audiencia Nacional de Manuel García Castellón, unos cuantos en el PP de Madrid dormirán mucho mejor”.

Ya ven que yo no digo nada (lo dice Escolar) ni injurio a nadie.

Voy a terminar ya para que mis abogadas no sufran, limitándome a hacer las mismas preguntas que hice hace algunos meses. ¿Hay jueces que han protegido y protegen a delincuentes del PP al tiempo que persiguen a Podemos? ¿Quién libró a Cospedal y a Rajoy de sentarse en el banquillo de los acusados? ¿Quién convirtió una investigación sobre el espionaje a Podemos en un “caso” contra Podemos? ¿Es la “nueva investigación” contra Monedero otro intento de lawfare?

Yo no puedo permitirme dar respuesta a estas preguntas. Respóndanse ustedes mismos.

Pablo Iglesias es doctor en ciencias políticas por la Universidad Complutense de Madrid, ex secretario general de Podemos y exvicepresidente segundo del Gobierno español