03/05/2022

Las mujeres, a un paso de perder un derecho fundamental en EE.UU.

2 min
El Tribunal Supremo está dispuesto a anular la Roe v. Wade según un borrador de documento filtrado

BarcelonaLa filtración de un borrador de sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos en que deroga el derecho al aborto y abre la puerta a los estados que lo quieran a ilegalizarlo o restringirlo al máximo ha provocado un terremoto en los Estados Unidos. La sentencia definitiva se espera para julio, pero a estas alturas parece confirmado que hay una mayoría de cinco magistrados contra tres (con uno que no se ha posicionado) que apoyaría a la derogación de un derecho que se aprobó en 1973 con la famosa causa conocida como Roe contra Wade. Esta sentencia fue confirmada posteriormente en 1992 y ha supuesto un dique de contención contra los intentos más reaccionarios de prohibir o restringir el aborto. Ahora, sin embargo, las mujeres de Estados Unidos están a un paso de perder un derecho fundamental , sobre todo las que viven en estados de mayoría republicana, un hecho que supondría el retroceso más importante en décadas.

La sentencia es producto de la mayoría conservadora que hay ahora mismo en el Supremo norteamericano, de 6 contra 3, y que se fundamenta en los tres nombramientos que hizo Donald Trump durante su mandato. Recordemos que el cargo de magistrado del Supremo es vitalicio, y que los presidentes tienen la potestad de hacer nombramientos cuando hay una baja siempre que obtengan el aval del Senado. Así, por ejemplo, Trump aprovechó la muerte de la histórica magistrada progresista Ruth Bader Ginsburg, pionera en la lucha por los derechos de las mujeres, para nombrar a una jueza ultracatólica y antiabortista. Este sistema hace que aunque Estados Unidos tenga hoy un presidente demócrata y una mayoría demócrata en el Congreso y en el Senado, el Tribunal Supremo pueda imponer su lectura reaccionaria de la Constitución y recular en lo que se consideraban derechos consolidados y no amenazados. Hay que subrayar que ni siquiera en tiempos de Ronald Reagan estos derechos fueron cuestionados por el Supremo.

Si se confirman los malos augurios de la sentencia se demostrarán varias cosas. La principal es que es falsa la idea de que la humanidad progresa de forma lineal, y que los derechos ganados no pueden ser arrebatados. La segunda es que la oleada reaccionaria que estamos viviendo actualmente afecta principalmente los derechos de las mujeres, a las cuales estos sectores ven como una amenaza para el statu quo patriarcal. Lo estamos viendo en España con la batalla de Vox contra las leyes contra la violencia de género y también con los intentos que ha habido en el Tribunal Constitucional, afortunadamente sin éxito, de tumbar la ley del aborto de Zapatero.

Los Estados Unidos, el país que se considera llamado a ejercer el liderazgo de Occidente en la lucha por la democracia y los derechos humanos en todo el mundo, son hoy una sociedad fracturada donde se enfrentan dos visiones contrapuestas de la realidad. En las últimas elecciones se impuso la visión más abierta y liberal, pero recordemos que Trump consiguió 75 millones de votos, un 47%. Nadie puede asegurar que los republicanos no vuelvan a ganar. Por eso es tan importante que la sociedad norteamericana tome conciencia de lo que está en juego, que es, por ejemplo, la base misma de los derechos de las mujeres.