Política 27/09/2021

Aragonès responsabiliza al aparato judicial y no a la Moncloa de la detención de Puigdemont

El 'president' dice que no le "consta" que Sánchez estuviera al corriente del caso y pide "mantener el rumbo" del diálogo

2 min
Puigdemont con Aragonés al Alguer

Mantener viva la vía del diálogo es uno de los principales objetivos de ERC –y, por lo tanto, del president Pere Aragonès– en esta legislatura. Vinculado a un plazo de dos años para demostrar los frutos de la negociación con el Estado ante la mayoría independentista que sostiene el Govern, el jefe del ejecutivo ha evitado este lunes responsabilizar a la Moncloa de la detención el viernes en Alguer (Cerdeña) de Carles Puigdemont, contrariamente a lo que hizo el ex president. "No entraré en especular si el gobierno español estaba al corriente del caso, pero a mí no me consta que fuera así", ha afirmado en una entrevista a La 2 y Radio 4, en la que ha dejado claro que el culpable de la situación del líder de JxCat es el aparato judicial español.

Esta ha sido la tesis que ha mantenido en todo momento; incluso ante el hecho de que Pedro Sánchez dijera que Puigdemont tiene que comparecer ante la justicia. "Dijo justicia, no justicia española", ha matizado el president, haciendo un esfuerzo para desvincular los hechos de este fin de semana de la negociación con el PSOE en Madrid. El republicano, de hecho, ha remarcado que, cada vez que se ha querido avanzar hacia la resolución política del conflicto, los aparatos del Estado han hecho "presión" para continuar en la vía penal. "El aparato judicial hace política", ha asegurado. Con todo, sí ha instado a Sánchez a entender que con los indultos de los presos políticos no se acabó la solución a la represión contra el independentismo y ha reclamado una vez más "instrumentos legislativos", como sería una ley de amnistía.

A pesar de que los socialistas no quieren ni oír a hablar de ello, el president ha recordado que las conversaciones para llegar a acuerdos requerirán tiempo. También en cuanto a la autodeterminación, otro de los vetos de la Moncloa. "¿Podemos acordar cómo hacer un referéndum y con qué plazos?", ha preguntado el president Aragonès sobre la mesa de diálogo. Pero a pesar de argumentar que "el conflicto va de esto, no de cercanías o inversiones", ha admitido a continuación que no se puede esperar que "la otra parte asuma tu propuesta de golpe". "La clave es mantener el rumbo para encontrar una salida negociada al conflicto", ha dicho.

En este proceso "complejo" y que "requiere tiempo y perseverancia" –ha continuado Aragonès–, también hará falta "unidad". Una apelación a JxCat –a pesar de asegurar que nadie del espacio post convergent le ha pedido abandonar el diálogo– que también ha hecho extensiva a la acción de los grupos parlamentarios en Madrid. El president ha pedido "honestidad" a Junts y la CUP si se hace un frente común en la votación de los presupuestos del Estado. "Si podemos sumar esfuerzos, mejor. Pero si cada día tenemos que ir buscando una excusa para votar que no [...] o es una herramienta para desgastar al independentista del lado, mejor no empezamos", ha sentenciado.

stats