Fiscalidad
Política 03/10/2022

Ayuso intenta reconciliarse (solo fiscalmente) con Catalunya

La presidenta madrileña cree que el 155 tendría que haber durado más y que el discurso del rey el 3 de octubre fue "brillante"

3 min
Isabel Díaz Ayuso este lunes en Barcelona

BarcelonaEn noviembre de 2020, después del confinamiento y pasados los días más duros de la pandemia, por primera vez una presidenta autonómica se atrevió a visitar otro territorio. Fue Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, y el destino fue Barcelona. Con mascarilla, recitó por las calles de la capital catalana su estrategia anticovid y también mandó un mensaje a los empresarios catalanes: en Madrid podrían abrir sin restricciones, ni sanitarias ni de impuestos. Ayuso ofreció la capital española como la casa de todos aquellos empresarios que huían del "acoso separatista". No era la primera vez de la presidenta madrileña en Barcelona. En septiembre del2019 ya estuvo en el Hotel Palace de la Ciutat Condal para regañar a los empresarios catalanes que se alineaban con el independentismo. Siete viajes de AVE hasta Sants después, Ayuso ha hablado este lunes desde la misma sala del mismo hotel pero con intenciones radicalmente diferentes. En un tono poco habitual, Ayuso ha hablado de "construir puentes" y no de romperlos y ha dejado de lado la guerra fiscal que ella misma ha avivado en las últimas semanas.

Isabel Díaz Ayuso en Tribuna Catalunya.

El tema del día han sido los impuestos, con la reciente rebaja fiscal del gobierno andaluz todavía en la memoria. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, llamó directamente a los empresarios catalanes a ir a Sevilla. Este lunes, con buena parte del empresariado catalán mirándola, Ayuso podría haber hecho lo mismo que ha hecho en los últimos años. Pero ha elegido otro camino, precisamente el que la dirección del PP catalán cree que más le conviene para remontar el vuelo después de haberse hundido en las profundidades del Parlament. Ayuso ha dicho que la rebaja andaluza puede servir a Catalunya para "comparar" políticas y ver "cuáles funcionan" con el objetivo de aplicarlas. Todo, ha afirmado, para "crecer juntos". "Tenemos que tejer alianzas y no fabricar más enemigos", ha dicho la presidenta madrileña.

Si ha visitado siete veces Barcelona, Ayuso dice que es para que los catalanes vean dónde "está el ejemplo". No para que vayan a Madrid: "No estamos en esto para romper más puentes". "Estamos al servicio de Catalunya desde Madrid", ha asegurado, comparando que los madrileños pagan 600 euros menos per cápita que los catalanes para mantener el ejecutivo. De hecho, preguntada por si Madrid se benefició de la fuga de empresas por el Procés, ha dicho que no se puede celebrar "un flujo de capital de una autonomía a la otra por un problema político".

"El 155 tendría que haber durado más"

Ayuso ha sido sorprendentemente conciliadora en el ámbito económico, pero cuando ha tocado hablar del Procés ha dejado atrás las buenas palabras. Incluso ha enmendado al gobierno de Mariano Rajoy por ser demasiado blando con el independentismo. Por ejemplo, cree que la aplicación del artículo 155 duró "poco tiempo". "Se generó una ilusión en muchos ciudadanos que estaban hartos de ser ninguneados, y después se desembocó rápidamente en unas elecciones", ha argumentado. En aquellas elecciones el independentismo consiguió 70 escaños y el PP cuatro. En cambio, Ayuso sí ha defendido el papel del rey el 3 de octubre, con un discurso que ha calificado de "brillante": "El rey demostró la importancia que tiene la Corona. Un rey que reina y una monarquía moderna", ha dicho. Un discurso que incluso incomodó a la Moncloa.

Tampoco ha dirigido ninguna buena palabra al gobierno español, que cree que ha "desdibujado a España en el mundo". "Tenemos a un ministro de Consumo en contra del consumo y a una ministra de Educación que se alegra de que haya menos natalidad porque así cumple las ratios", ha criticado. Además, con tono combativo, ha avisado a la Moncloa que si hace falta llevará a los tribunales el nuevo impuesto "de solidaridad" a las grandes fortunas impulsado por el gobierno de Pedro Sánchez. "Cada vez que el gobierno español me ha desafiado a ir a los tribunales, por defecto acostumbro a ganar". Al final, Ayuso ha acabado haciendo de Ayuso.

stats