Política 09/03/2021

Bárcenas reprocha a ex dirigentes del PP su "cobardía por no dar la cara" sobre la corrupción

El extesorero contraataca y denuncia que con la operación Kitchen el partido "se sirviera" de la Policía Nacional para robarle documentación

3 min
El extesorero  del PP Luis Bárcenas, declarante al juicio sobre la caja B del PP
Disponible en:

Al día siguiente de que asegurara que el PP lo intentó sobornar con 500.000 euros en negro a cambio de manipular los papeles sobre la caja B, Luis Bárcenas ha negado "animadversión" hacia el partido. Solo hay un reproche hacia sus ex compañeros, con algunos de los cuales tejió amistad, que es la cobardía "de no dar la cara" sobre la corrupción. "Lo único que me molesta es la cobardía de no reconocer errores, que nos hemos financiado irregularmente. En una situación en la que estamos todos fuera de la política y que no se les puede exigir responsabilidad política, me parece cobardía que no den la cara", ha afirmado Bárcenas al inicio del interrogatorio de su abogado. En la segunda jornada de declaraciones en el juicio sobre la caja B, el extesorero ha aseverado que su confesión de 2 de febrero no tiene nada que ver con una negociación "delirante" para perjudicar al PP en las elecciones catalanas, tal como sugirió el presidente actual, Pablo Casado.

Más bien la confesión responde a seguir "colaborando con la justicia", ha asegurado Bárcenas. El 15 de julio de 2013 explicó al juez Pablo Ruz por primera vez la caja B y los papeles publicados en febrero de ese año en El País, y ha negado haber cambiado su versión durante los últimos años. El extesorero ha puntualizado que durante el juicio de la época I de la Gürtel, en el cual fue condenado, evitó responder sobre la cuestión de los sobresueldos a dirigentes del PP porque creía que podía entrar "en colisión" con otras causas, pero que nunca ha discutido la autenticidad de sus anotaciones.

De hecho, si no ha podido colaborar más, ha argumentado, es porque no dispone de las pruebas que acrediten sus acusaciones. En un interrogatorio de su abogado únicamente centrado en situar a Bárcenas como víctima, ha cargado contra el caso Kitchen: la operación financiada con fondos reservados autorizados por el ministerio del Interior para sustraerle información comprometedora por el PP. "La documentación estaría relacionada con los papeles de Bárcenas. El objeto de su apoderamiento no sería el de ponerlos a disposición de la autoridad judicial, sino que no pudieran ser utilizados por Bárcenas en perjuicio del partido", ha leído el acusado de un escrito de la Fiscalía relacionado con la investigación que se instruye en el juzgado central de instrucción 6 de la Audiencia Nacional. "Lo que dice el ministerio público es que dirigentes del PP se habrían servido de la Policía Nacional para conseguir objetivos particulares", ha añadido.

Documentos en la destructora de Rajoy

Entre lo que se le robó, tal como avanzó en su escrito enviado en la Fiscalía el 2 de febrero, habría una grabación de una conversación en el despacho de Rajoy en la que el expresidente del PP pone el grito en el cielo por el hecho de que Bárcenas todavía guarde documentación sobre la caja B. "A continuación se gira y en la destructora que tenía detrás destruye dos documentos", ha relatado el extesorero sobre esa reunión. También ha desaparecido una conversación con el ex secretario general Javier Arenas que supuestamente habría quedado a manos del excomisario de la Policía Nacional Andrés Gómez Gordo. "Si no los ha destruido los tendría que aportar", ha apuntado.

En el sumario sí consta, en cambio, una conversación entre la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal y el excomisario José Manuel Villarejo en la que la exministra habla de perseguir a "Luis Bárcenas". Que entre ellos no hay una "especial amistad" es algo "patente y ampliamente conocido", ha aseverado el extesorero, pero ha querido dejar claro que "la animadversión" es dirigida desde Cospedal hacia él. Este lunes, después de que en la primera jornada de interrogatorio afirmara que entregó un sobre con 25.000 euros al ex número 2 del partido antes de irse como tesorero, Cospedal emitió un comunicado en la que lo acusaba de volver "a mentir" y recordaba que en 2015 fue condenado por injurias por estas mismas acusaciones.

Bárcenas, que lleva años inmerso en problemas judiciales vinculados al PP, ha demostrado tener preparadas sus respuestas e, incluso, ha tirado de ironía cuando ha negado haber "negociado" con el partido a través de Enrique López, el actual secretario de justicia de la formación conservadora y consejero del gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Lo que hizo es poner en contacto a Jesús Santos, letrado del PP "presente en esta sala", ha anotado Bárcenas, y A un amigo suyo para hacer "una exposición de posturas". "Como mínimo en esto no he mentido", ha comentado el extesorero, después de que todos los protagonistas de este episodio hayan dado la misma versión.

stats