Política 18/02/2021

Críticas a la gestión de Alejandro Fernández después de la derrota del 14-F

El líder popular se defiende apostando por unir el constitucionalismo "alrededor del PP" para superar la derrota del 14-F

5 min
Alejandro Fernández y Pablo Casado este domingo al acto de l'Hospitalet de Llobregat

BarcelonaLejos de levantar cabeza después de la debacle del año 2017 y de los últimos comicios electorales, el 14-F el PP se volvió a hundir en el último lugar de la cámara catalana. Perdió un diputado de los cuatro que tenía hasta ahora en el Parlament y escribió el peor resultado de la historia del partido. Este miércoles la formación ha celebrado el primer comité ejecutivo desde el domingo y las críticas por la estrategia seguida en la campaña y también por la gestión del partido por parte de la cúpula durante los últimos meses han sonado más que nunca. Ahora bien, nadie ha cuestionado la figura de Alejandro Fernández como candidato porque se lo sigue viendo como el mejor que podría tener el partido.

Con todo, según varias fuentes consultadas, miembros de la ejecutiva han reprochado al líder conservador la manera en la que se configuró la lista y la estrategia de campaña, pero también cuestiones que hace tiempos que cuecen entre los cuadros populares, como que haya dejado desatendida la estructura territorial de la formación. De entrada, se ha cuestionado que la exdiputada de Cs Lorena Roldán y la número dos de Manuel Valls en el Ayuntamiento de Barcelona, Eva Parera, fueran en lugares tan destacados de la lista como el dos y el tres. Hay voces de la formación que lo consideran un desprecio hacia la militancia que hace años que trabaja en el seno del partido. De hecho, incluso ha habido algunos dirigentes que han pedido que Parera deje una de sus dos responsabilidades: ser concejala en el Ayuntamiento de Barcelona por Barcelona pel Canvi o ser diputada en el Parlament por el PP.

Hace tiempo que hay militantes que lamentan que la dirección ha dejado de lado el territorio. Y esta crítica ha aflorado también en la reunión de esta mañana, porque varios dirigentes se han quejado de que la dirección haya descuidado el partido a nivel territorial, y lo ven como una de las causas de la derrota el 14-F. La decisión de eliminar las juntas comarcales de la provincia de Barcelona y también nombrar gestoras en algunos distritos de la ciudad después de la bajada electoral en las municipales y generales del 2019 causó malestar entre algunos cuadros del partido. "Se necesita territorio", apunta una voz popular. Por eso, en la intervención pública que ha hecho después de un comité ejecutivo que ha sido maratoniano (ha durado casi cuatro horas), Alejandro Fernández ha anunciado, en la línea de lo que explicó este martes Pablo Casado, que sacará adelante un "plan de implantación territorial" para intentar vertebrar al PP en el conjunto del territorio catalán y para empezar a prepararlo para las elecciones municipales.

Sustitución de Daniel Serrano

Además, el líder del PP en Catalunya también ha explicado que en las próximas semanas el partido iniciará una "reestructuración" del comité ejecutivo para sustituir al hasta ahora secretario general, Daniel Serrano, que fue apartado de la formación a raíz de la denuncia que se está investigando en los juzgados por una presunta agresión sexual a una compañera del partido. De hecho, Serrano también dejó su labor como director de campaña justo antes de que empezara oficialmente la carrera por el 14-F a raíz de este caso y el partido dejó para después de las elecciones su relevo como número dos de la formación.

Alejandro Fernández se ha quedado sin su mano derecha, pero es que desde hace meses el partido tampoco tiene vicesecretario de organización (el tercer cargo más importante del partido, después del secretario general y el presidente). Lo era oficialmente Antonio Gallego, que hace un año y medio se dio de baja del PP y en estas elecciones dio el salto a Vox presentándose como número dos de la candidatura por Barcelona. En la práctica, sin embargo, según fuentes consultadas, Gallego no había ejercido esta función desde que fue nombrado en el congreso del otoño del 2018 por discrepancias y falta de sintonía con la cúpula actual. Habrá que ver si Fernández también designa un relevo para Gallego ahora que oficialmente ya está fuera del partido.

Unir el constitucionalismo alrededor del PP

Según las mismas fuentes, en la reunión de esta mañana también ha habido algunas voces que han criticado a la ex portavoz del partido en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, por haber aireado sus discrepancias con Pablo Casado públicamente justo el día siguiente del 14-F. En los últimos meses, la actual diputada por Barcelona en la cámara baja había encontrado en el PP catalán su espacio en el partido después de su destitución como portavoz. Había participado en varias ruedas de prensa del partido antes de Navidad, así como también en reuniones ejecutivas de la formación. Álvarez de Toledo se ha conectado a la reunión telemática de esta mañana y se ha defendido de sus críticas a la estrategia de Casado, además de defender a Alejandro Fernández como candidato. En campaña, Álvarez de Toledo solo participó en un acto, con Alejandro Fernández y Aleix Vidal-Quadras.

Ante el alud de reproches, Alejandro Fernández ha tomado nota y ha invitado a una reflexión sobre por qué el partido no ha sabido movilizar al abstencionismo constitucionalista, pero algunas voces consideran que ha evitado la autocrítica. De hecho, varios miembros de la dirección actual han salido en defensa de la campaña hecha y también de la estrategia seguida, ante algunas críticas que consideran que el partido no ha tenido un rumbo lo bastante definido. En este sentido, el líder conservador ha vuelto a apostar por la reunificación del constitucionalismo en torno al PP, una apuesta que ha verbalizado públicamente él mismo después de la reunión.

La propuesta no es nueva, sino que ya la había defendido varias veces cuando sobrevolaba el panorama político la posibilidad de reeditar la coalición con Ciudadanos que se presentó en el País Vasco el julio pasado. De hecho, Fernández intentó visualizar esta apuesta con los fichajes de Lorena Roldán y Eva Parera para el 14-F. Para el líder del PP, esta estrategia ahora toma más fuerza que nunca después del batacazo histórico del partido naranja el 14-F (perdió 30 diputados) y la derrota de los populares. Dos bajadas que acabó capitalizando Vox.

"Tenemos que empezar a estudiar líneas de acción de confluencia de cara al futuro y de reagrupación de este espacio político. Es en torno al PP cuando este espacio se convierte en alternativa, tanto a la izquierda como al nacionalismo", ha defendido Fernández después de la reunión de la ejecutiva. No ha concretado, sin embargo, si se refería a la "fusión" de la que hablaba este martes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, o si también en esta "confluencia" incluía a Vox, como ha defendido el alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida. Ahora bien, Alejandro Fernández sí ha defendido un "constitucionalismo europeísta y liberal", unos adjetivos que durante toda la campaña ha usado para desmarcarse del partido de Santiago Abascal.

De momento, el líder conservador ha anunciado que el PP iniciará una ronda de conversaciones con entidades constitucionalistas para escuchar las posibles "quejas" e intentar "movilizar" otra vez este espacio. Un paso previo o paralelo a la reconstrucción del espacio constitucionalista que defiende que se tendría que hacer en torno al PP. De tota manera, no ha dicho si también hablaría con Ciudadanos para poner las bases de esta confluencia, que fue el partido naranja el que la acabó descartando antes de los comicios del 14-F.

stats