Política 08/05/2021

ERC y la CUP no dan la espalda a los Consells Locals per la República

Los republicanos están presentes en un 43% de los núcleos y la CUP, en un 38%

4 min
Imagen de un dispositivo móvil con el app del Consejo  por la República
Disponible en:

BarcelonaUno de los escollos en la negociación para formar gobierno es el rol del Consell per la República. ERC y la CUP cuestionan que sea el órgano que coordine la estrategia independentista porque consideran que es una institución partidista controlada por Junts, puesto que once de los quince miembros de su dirección son militantes de Junts o secundaron su candidatura en las elecciones del 14-F. Por eso, piden reformularlo antes de incluir la dirección estratégica. De hecho, ahora mismo en el Consell per la República solo está Isaac Peraire por parte de los republicanos y, además, dejó de participar activamente poco antes de las elecciones al considerar que el Consell no se estaba manteniendo neutral. Tampoco hay ningún miembro de la CUP en la cúpula, pero sí de una de sus organizaciones, Poble Lliure.

En cambio, las reservas de estos dos partidos con la entidad presidida por el expresident Carles Puigdemont no se dan en el ámbito municipal. Según datos facilitados al ARA por el Consell per la República, ERC está presente en un 43% de los Consells Locals y la CUP en un 38%, mientras que en un 20% está en solitario Poble Lliure. Guillem Fuster, coordinador de esta organización y responsable, con Aurora Madaula, del despliegue de los Consells Locals en el territorio, destaca el valor de estas cifras: "Es positivo porque, a pesar de que no hay una decisión clara de estas organizaciones de participar al Consell, hay un interés en estar".

Sin embargo, ¿cómo se estructuran los Consells Locals? Para crear uno nuevo, los ciudadanos que lo quieran poner en marcha tienen que convencer a partidos para que sus regidores se adhieran, así como las entidades presentes en el municipio. "Si hay tres partidos independentistas en un pueblo se exige que se adhieran como mínimo dos. Y lo mismo con las entidades. Por lo tanto, Junts o la ANC no pueden crear unilateralmente un nuevo núcleo", explica Fuster, que añade que hay entre cuatro y cinco partidos o entidades de media porque el objetivo es que represente la pluralidad del independentismo. Entonces se crea una gestora provisional, que es quien convoca la asamblea ciudadana para que los registrados escojan una junta en la que partidos y entidades ya no están, a pesar de que se habilita un espacio de coordinación con ellos.

A pesar de que en los 200 Consells Locals que hay en todo el país hay miembros de Junts, Fuster resalta que buena parte de los impulsores de los Consells tienen un "perfil octubrista, con independentistas de base" que rehúyen de los rifirrafes entre partidos. Lo corrobora Joan Ferrer, escogido recientemente coordinador del Consell Locals per la República de Terrassa. El dirigente local niega que esté tutelado por Junts porque asegura que ninguna de las ocho personas que lo impulsaron era militante. Tampoco de ERC, la CUP, la ANC o Òmnium. "No teníamos ninguna vinculación", dice Ferrer. Ahora que se ha escogido la junta rectora, de las quince personas que configuran la dirección, de simpatizantes de Junts hay muy pocos. "Son la minoría. La mayoría vienen de los CDR o de la ANC o son gente como yo, que nunca hemos militado en ninguna parte", revela Ferrer. "Las dinámicas de los partidos aquí no entran, porque estamos para sumar", añade el coordinador, que deja claro que Junts y ERC se llevan bien. "Después de dos años no hemos hecho nunca ninguna votación, todo se ha aprobado por consenso".

Sin discrepancias entre ERC y Junts

En Sabadell, cocapital del Vallès Occidental, Montse Berbel, coordinadora del Consell Local, también desmiente discrepancias entre las dos grandes fuerzas independentistas. "Todos los partidos trabajan activamente, también ERC, y no quieren imponer nada y no hemos tenido nunca ningún problema", asegura, antes de reconocer que el debate sobre su reformulación no les afecta y les sorprende. A la vez revela que ninguna de las siete personas que lo impulsaron militaba en ningún partido: "Éramos gente de base con ganas de trabajar y que no queríamos instalarnos en la queja después de dos años de descontento".

En Voltregà, el Consell Local sí que ha conseguido sumar a la CUP, aparte de a ERC y Junts. "Es transversal porque si no no tendría sentido, porque se creó con este objetivo", dice Gerard Ferret, máximo responsable en el municipio. En Montornès del Vallès también están los tres partidos, y su coordinadora, Maria Rosa Vinyallonga, sí que admite "discrepancias", pero expone que siempre se acaban poniendo de acuerdo porque el objetivo final es "compartido". El hecho que los Consells Locals, que se dedican a hacer eventos y charlas y a presentar mociones, se tengan que comprometer a seguir la línea del consejo de gobierno genera rechazo entre ERC y la CUP.

Peraire admite que la dirección de ERC ha explicado a las secciones locales que considera que el Consell per la República "tiene que aclarar cuáles son sus objetivos, porque se concibió para internacionalizar el conflicto y tiene que trabajar de puertas afuera y no de puertas adentro", que es lo que considera que está pasando ahora. Sea como fuere, afirma que han dado "autonomía" a las secciones locales para formar parte de sus pueblos y ciudades. El mismo procedimiento ha seguido la CUP, que hace un año dio autonomía a sus asambleas locales para integrarse a ellos, como avanzó el ARA, después de que en los últimos meses algunos regidores del Bages, la Garrotxa y el Maresme se integraran en sus municipios.

La consigna de ERC ha arraigado en algunos lugares como las Terres de l'Ebre, donde ERC, que es hegemónica, ha dado la espalda a los Consells Locals. "En Amposta, 16 de los 17 regidores independentistas son de ERC, y nos comunicaron que no se sumarían al Consell porque no se querían subordinar a su estrategia", explica Jesús Colomé, coordinador en la capital del Montsià. "Esto explica que en las Terres de l'Ebre solo haya siete y que en Tortosa no haya", dice Colomé, que añade que en Amposta el grupo impulsor proviene de simpatizantes críticos con ERC, de Junts y otras formaciones. "Los Consells Locals no son cosa de Junts, sino que recogen la transversalidad del independentismo", concluye Ricard Gil, miembro del grupo impulsor del de Montornès del Vallès, en que participa gente de Junts y de la CUP, pero no todavía de ERC.

stats