Política 10/05/2021

ERC solo prevé el Govern en solitario y reclama la investidura inminente de Aragonès

El presidenciable de los republicanos espera que los 32 diputados de Junts lo apoyen

4 min
Pere Aragonès durante el anuncio del gobierno el minoría de ERC

El coordinador general de ERC y vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha cerrado este lunes definitivamente la puerta a tratar de lograr un acuerdo de gobierno con Junts y ha limitado las negociaciones con el partido de Carles Puigdemont a facilitarle la investidura. "Las conversaciones con JxCat serán para facilitar la investidura, no para formar gobierno", ha avisado. "Podemos hablar de ello después, pero no podemos seguir con este bloqueo", ha subrayado en una entrevista a TV3. Los republicanos tampoco prevén animar ni a la CUP ni a los comuns a sumarse. Quieren gobernar solos y, con la legislatura empezada, ya volverán a analizar si se abren a ampliar el número de partidos con representación en el consejo ejecutivo. Además, Esquerra lo quiere todo cuanto antes mejor y pide poner fecha a un pleno de investidura.

Aragonès también ha dicho que confía en que Junts per Catalunya cumpla la palabra y le dé los votos para gobernar solo. "Contábamos y contamos con los 32 diputados de Junts, y si ponen nuevos condicionantes los tendrán que explicar porque dijeron que facilitarían un gobierno de ERC", ha dicho. En este sentido, ha afirmado que se fía de las "declaraciones públicas" que han hecho los dirigentes de Junts. "Si aparcamos lo que nos separa podemos llegar a un acuerdo rápido. Mi prioridad es que los 32 diputados de Junts faciliten la investidura como ha hecho ERC desde el 2012 con Artur Mas, Carles Puigdemont, Jordi Turull, Quim Torra y también ahora con Laura Borràs [en la presidencia del Parlament], porque se entendía que estos votos tendrían una correspondencia", ha añadido para reclamar un gesto de responsabilidad para no tener que repetir elecciones.  

Casi tres meses después de los comicios del 14 de febrero y de más de doscientos días de gobierno en funciones, el candidato de ERC ha justificado la necesidad de explorar otras alternativas para ser investido. "No podemos llegar a las puertas de unas nuevas elecciones sin haber intentado otra opción", ha dicho, y ha lamentado que "los obstáculos se han mantenido desde el primer momento". "Tenemos que seguir hablando [con Junts], pero sin la presión de unas nuevas elecciones", ha afirmado antes de sentenciar que una repetición de los comicios "pone en riesgo la mayoría del 52%" de votos independentistas obtenida en las elecciones. 

El rol del Consell per la República, el obstáculo

Aragonès ha vuelto a confirmar que el principal obstáculo era la dirección de la estrategia independentista. "La mayoría independentista del Parlament tiene que decidir la estrategia y el Consell per la República no la puede tutelar. Quien tiene que responder es el Parlament", ha asegurado. "En las negociaciones, Junts ha reclamado que el Consell dirija la estrategia y esto quita la capacidad de decisión a las instituciones catalanas", ha cargado con dureza el vicepresidente del Govern. El candidato de ERC ha admitido que propusieron a Junts abordar esta cuestión después de la investidura pero que se han negado a ello porque "consideran que es una condición sine qua non" y que es un "tema esencial". Después de admitir que mantenía una comunicación constante con Sànchez, Aragonès también ha revelado que había hablado con Puigdemont las últimas semanas y que le había transmitido que la decisión final la tenía que adoptar su secretario general como máximo responsable de las negociaciones.

¿Y ahora qué?

Y con todos estos elementos encima la mesa, ¿cuál es el paso siguiente? ERC quiere hacer una ronda de contactos con JxCat, En Comú Podem y la CUP con el objetivo de certificar con la máxima rapidez posible su apoyo a la investidura de Aragonès. De hecho, prevén pedir a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, que haga los trámites necesarios para tener un pleno de investidura cuanto antes mejor. "Es necesario que pongamos fecha ya al pleno de investidura", ha dicho la secretaria general adjunta, Marta Vilalta, en rueda de prensa. Vilalta también ha elevado el tono contra JxCat y ha vuelto a descartar cualquier posibilidad de retomar las negociaciones para intentar formar un gobierno de coalición: "Nos hemos sentido profundamente estafados y decepcionados".

Las peticiones de JxCat y 'comuns'

Pero no parece que ERC tenga fácil saldar por la vía rápida esta ronda de consultas con JxCat, los comuns y la CUP. Los de Puigdemont ya le han reclamado retomar la negociación para un acuerdo de gobierno de coalición en el punto donde la dejaron, y los comuns también quieren hacer oír sus planteamientos. Por ejemplo, su líder en el Parlament, Jéssica Albiach, ha pedido a Esquerra que no descarte su entrada en el Govern: "Es mucho mejor un ejecutivo de 41 diputados que uno de 33", ha dicho en una entrevista a TVE. A dieciséis días para que expire el límite para tener un president y volver a las urnas, el panorama que tiene ERC para investir a Aragonès sigue siendo complicado. Sea como sea, el republicano tendrá que comparecer igualmente este jueves en la cámara para rendir cuentas de su gestión de la pandemia, según ha decidido la junta de portavoces este mismo lunes. Una junta en la que también se ha anunciado que se pone en marcha la diputación permanente del Parlament, el órgano que funciona básicamente cuando la cámara está disuelta. Fuentes parlamentarias aseguran que no tiene nada que ver con la falta de acuerdo para poner en marcha la legislatura y que se tenía que poner en marcha preceptivamente. Aún así, en dos semanas la diputación ya podría funcionar a pleno rendimiento.

stats