La nueva legislatura catalana

Isla asegura en catalán, castellano, inglés y francés que no investigará Puigdemont

Juntos reta al candidato del PSC a ser el primero en someterse al debate de investidura, antes que Puigdemont

4 min
Salvador Illa (PSC) felicita a Josep Rull, nuevo presidente del Parlament

BarcelonaCerrado el capítulo de la mesa del Parlament, los partidos comienzan a desplegar tácticas para desgastar a sus rivales de cara al debate (o debates) de investidura. Pero si alguien pensaba que después de la campaña electoral del 9-J el PSC cambiaría de opinión sobre una posible investidura de Carles Puigdemont, se equivocaba. Su líder, Salvador Illa, se ha apresurado a reiterar este martes que no facilitarán una investidura del líder de Junts, tampoco en caso de que los junteros logren ponerse en el bolsillo los apoyos de Esquerra. "No, no me abstendré. No me abstendré. No me going to support Puigdemont. Je no voterai Puigdemont [sic]. Le digo en todos los idiomas: no lo haremos, porque los catalanes no han votado esto", ha dicho el líder del PSC en una entrevista en Ràdio 4 y La 2, en la que ha recordado que los socialistas son el primer grupo de la cámara y que el independentismo no tiene mayoría, aunque sí haya logrado retener la presidencia del Parlament.

Juntos ha amenazado con dejar caer al gobierno de Pedro Sánchez si los socialistas no pasan por el aro y facilitan una investidura que solo con los votos de los independentistas no le basta para prosperar. Hasta ahora tanto Isla como el propio Pedro Sánchez han cerrado la puerta a esta posibilidad. "Los números no salen", ha recalcado el candidato del PSC, que ha acusado a Junts de estar buscando una repetición electoral. Sin embargo, desde el partido de Carles Puigdemont ya animan a Isla a intentar la investidura si cree que él sí tiene los apoyos: "Dice que lo tiene muy claro... Que vaya él a la investidura primero y, si no sale, que lo deje estar", ha sugerido el secretario general de Junts, Jordi Turull, en TV3. En cuanto a Puigdemont, Turull ha dicho que se inclinan por intentar su investidura más adelante, una opción que les daría margen para ver cómo van aplicando los jueces la amnistía y actuar en consecuencia. "Preferimos ir a la investidura cuando vemos que tengamos posibilidades de poder salir de ella", ha subrayado.

Quien lo decidirá, en todo caso, es el presidente del Parlament, Josep Rull, que la próxima semana iniciará una ronda de consultas para determinar quién tiene voluntad de dar un paso adelante y quien tiene una mayoría suficiente para hacerlo. En declaraciones a RAC1, Rull ha defendido que Puigdemont puede ser candidato incluso si es detenido, en caso de que los jueces no apliquen de inmediato la ley de amnistía y no levanten las órdenes de detención ahora que ya ha entrado en vigor.

No es lo que los tribunales interpretaron en el 2018, cuando Jordi Sánchez, candidato también a propuesta de Junts, no pudo someterse al debate de investidura porque el Tribunal Supremo se lo impidió. En cualquier caso, el límite para el primer pleno de investidura de esta nueva legislatura es el 25 de junio, y la ley marca que deberá haber un candidato. Sin embargo, en el 2020 los letrados llegaron a la conclusión de que incluso sin candidato el plazo hacia la repetición electoral podía empezar si el presidente del Parlamento lo solicitaba en caso de no encontrar una opción viable.

"El único camino"

Con la elección de Rull como presidente del Parlament gracias al apoyo del independentismo, el PSC ha perdido el primer partido de las negociaciones: Esquerra se decantó por pactar con Junts y la CUP para que Rull fuera presidente pese a tener sobre la mesa una oferta del PSC y de los comunes para cederles la presidencia de la cámara. Ahora bien, Isla considera que "la prioridad es la investidura", para la que sólo ve "un único camino": un acuerdo con Esquerra y los comunes. Siguiendo la misma lógica con la que abordaron las negociaciones de la mesa, Illa descartó intentar buscar los apoyos del PP y Vox para llegar a la Generalitat. La derecha tampoco se lo está ofreciendo, a pesar de las presiones del españolismo cívico para conseguirlo. Lo ha repetido desde los micrófonos de Catalunya Ràdio la portavoz de su partido en el Parlament, Alícia Romero: "No hay más alternativa posible", ha dicho.

Este martes, Illa ha vuelto a cerrar la puerta a un referéndum de independencia, una reivindicación que dice que no tiene mayoría en la actual cámara, e incluso ha enfriado una posible reforma del Estatut. No ha dicho nada, en cambio, de la petición de ERC de trabajar para una financiación singular, una de las condiciones que los republicanos han puesto más claramente sobre la mesa para investir a Isla, y que podría acabar siendo el punto de encuentro entre republicanos y socialistas pese a las reticencias del PSC a hablar de cualquier modelo de financiación que suponga sacar a Catalunya del régimen común.

El PSC afronta ahora una nueva ronda de negociaciones para abordar el capítulo del Govern. Isla ha prometido ser "generoso" con Esquerra y los comunes: "No puedo hacerlo solo", ha dicho, aunque no ha concretado si preferiría a un ejecutivo en solitario o se podría abrir a una coalición.

stats