Caso Borràs

¿Quién podría ocupar la presidencia del Parlament?

Si Borràs es suspendida y no renuncia al cargo, Vergés asumiría las funciones interinamente

2 min
Alba Vergés, en una fotografía de archivo

BarcelonaA estas alturas todo apunta que el jueves al mediodía la mesa del Parlament suspenderá a la presidenta de la cámara , Laura Borràs, por presunta corrupción. Será la primera vez que la mesa del Parlament aplica el artículo 25.4 del reglamento, introducido en 2017 por parte de Junts pel Sí y la CUP –a propuesta de los cuperos– para escenificar mano dura contra las malas praxis y que prevé la suspensión preventiva de los diputados antes de que se produzca el juicio. ¿Qué implicará esto para la presidencia del Parlament? ¿Quién la ejercerá si Laura Borràs es apartada?

Antes que nada hay que dejar claro que la suspensión de diputada no implicaría que la presidenta de Junts perdiera el acta de parlamentaria. Se trata de una suspensión de todos los derechos y deberes mientras no llegue la sentencia y sería reversible si fuera absuelta. Por lo tanto, durante este tiempo Borràs continuaría siendo diputada, pero no podría votar ni cobrar de la cámara. Ahora bien, como ostenta el cargo de la presidencia del Parlament, no solo está en juego esto, sino que también se tendría que clarificar quién ejerce las funciones de la segunda autoridad del país mientras dure la suspensión. El reglamento no prevé este supuesto de manera explícita, pero sí que deja claro que, en caso de “vacante, ausencia o impedimento” del presidente del Parlament, sean los vicepresidentes por orden consecutivo –ahora Alba Vergés (ERC) y Assumpta Escarp (PSC)– los que asuman temporalmente las funciones. Así pues, todo apunta que de entrada sería la dirigente republicana Alba Vergés quien ejercería de facto las funciones de presidenta de la cámara si Borràs es suspendida jueves.

Ahora bien, ¿hasta cuándo? En función de cómo se alargue el proceso judicial, este escenario se podría cronificar meses. La mayoría de grupos parlamentarios creen que esta no puede ser una solución que se eternice en el tiempo porque situaría la cámara en el interinaje. ¿Se podría, pues, escoger una nueva presidencia en este periodo? Jurídicamente, no si Borràs no renuncia a su cargo de manera explícita. Y, por ahora, ella misma ha descartado hacerlo , a pesar de que dentro de Junts algunas voces creen que va en detrimento del poder institucional del partido. El argumento de la presidenta es que si se escoge a otro presidente no podría recuperar automáticamente el cargo si es absuelta, de forma que ahora se explorará un mecanismo por si puede ser otro miembro de Junts quien asuma estas funciones interinas. ERC se ha abierto a esta posibilidad en cumplimiento del acuerdo de legislatura.

¿Remodelación en la mesa?

Teniendo en cuenta que las competencias de la presidenta solo las pueden ejercer las vicepresidencias, una de las opciones sobre la mesa sería nombrar a un diputado de Junts para este lugar. Esto implicaría dejar la presidencia suspensa y remodelar la mesa para que Aurora Madaula –ahora secretaria segunda– u otro parlamentario de Junts ocuparan el lugar de Vergés, que tendría que renunciar a su actual cargo. Pero todo esto todavía se tiene que abordar a fondo entre los dos socios de gobierno. Llegados el jueves a la suspensión, esta será la negociación que mantendrán Esquerra y Junts, con la amenaza de que los efectos del caso Borràs impacten en la estabilidad del ejecutivo catalán.

stats