Política 21/04/2021

El Parlament innova con la fórmula de cálculo para dejar a Vox sin senador

PSC y ERC tendrán tres senadores cada uno y JxCat dos, mientras que la CUP se queda fuera con la fórmula Imperiali, que refuerza las mayorías

4 min
El líder  de Vox, Ignacio Garriga, en una fotografía el pasado viernes en el Parlamento

BarcelonaLos grupos soberanistas del Parlament creen que han encontrado la fórmula para dejar a Vox sin senador por designación autonómica. ERC, JxCat, la CUP y En Comú Podem han validado a la junta de portavoces usar la fórmula Imperiali, sin muchos referentes en el mundo, para priorizar a los partidos con más escaños y evitar que la cuarta fuerza de la cámara acceda al reparto de los senadores. Así, PSC y ERC se quedarían tres cada uno, y JxCat dos. Es la primera vez que la cámara legislativa aplicará esta fórmula: hasta ahora se habían repartido con la del resto más elevado, que es más proporcional. Vox y también la CUP, que habrían obtenido uno, se quedarán sin, a pesar de que la extrema derecha ya ha advertido de que recurrirá a los tribunales para impedirlo.

La maniobra forma parte de un acuerdo de los cuatro partidos para aislar a Vox y limitar su capacidad de actuación en la cámara catalana. El Estatuto establece en el artículo 61 que la designación de los senadores se tiene que hacer "de manera proporcional al número de diputados de cada grupo parlamentario". Este fue el motivo que arguyó el PSC para desmarcarse de un acuerdo para dejar a la extrema derecha sin senador, insistiendo en que hacerlo iba en contra de la ley. No obstante, fuentes republicanas argumentan que modificando la fórmula de reparto –el reglamento no obliga a seguir una fórmula concreta– sí se respetaría la normativa. Hay expertos que dudan de que esta sea una fórmula proporcional porque favorece de forma evidente a los partidos mayoritarios.

En el estado español no se ha usado nunca y prácticamente no hay ejemplos en el mundo. La diferencia básica entre este modelo (no hay que confundirlo con la cuota Imperiali, más proporcional, que se había aplicado durante la segunda mitad del siglo XX por ejemplo en Italia y que sí otorgaría senador a Vox) y la ley De Hondt, con la que se reparten los escaños en Catalunya, es que para asignar la representación hace muchas más divisiones: por 1, por 1,5, por 2, por 2,5, por 3, etc. En el modelo De Hondt, en cambio, las divisiones solo se hacen por números enteros (1, 2, 3, 4, 5, etc.)

El portavoz de En Comú Podem, David Cid, ha defendido que Vox se quede sin senador autonómico y cree que la decisión "se ajusta" al reglamento: "Alguien que cree que se tiene que abolir el estado de las autonomías no tiene sentido que tenga senador". Una tesis que también ha defendido la portavoz de JxCat, Gemma Geis, que ha asegurado que la fórmula utilizada "garantiza la representatividad" y que es de coherencia "política" que Vox no tenga representación autonómica en el Senado porque "defiende suprimir las instituciones democráticas de Catalunya".

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha defendido la "proporcionalidad" de la fórmula utilizada y ha enmarcado la decisión en el cumplimiento del decálogo antifascista que firmaron todas las formaciones excepto el PSC, Ciudadanos y el PP. Por su parte, la diputada de la CUP Laia Estrada ha apuntado que han apoyado la decisión aunque también les perjudique. "Hemos priorizado impedir la presencia de la extrema derecha en más instituciones", ha argumentado, y ha reprochado a los socialistas que no hayan apoyado el acuerdo antifascista y se hayan desmarcado de la unidad del acuerdo para aislar a la extrema derecha que el PSC subscribió al inicio de la legislatura.

Estrada ha lamentado que "el bloque del 155" –PSC, Ciudadanos y PP– haya votado por la fórmula De Hondt, a través de la cual la CUP no habría obtenido ningún senador, sino que habría garantizado tres a los socialistas, dos a ERC, dos a JxCat y uno a Vox. Precisamente, la portavoz del PSC, Alícia Romero, ha defendido la fórmula De Hondt porque considera que es la más proporcional, a diferencia de la fórmula Imperiali. "Es un criterio muy poco proporcional", ha afirmado, y ha reprochado a los grupos independentistas que hayan defendido De Hondt para distribuir a los diputados en otros órganos como la diputación permanente. "Damos demasiado protagonismo a Vox. Ponemos en el centro del debate a este partido y lo que tenemos que hacer es silenciarlo", ha defendido Romero, que ha asegurado que el PSC no se ha desmarcado del cordón antifascista al partido de extrema derecha.

La decisión de la junta de portavoces ha indignado al diputado de Cs Nacho Martín Blanco, que ha calificado la fórmula utilizada de "hallazgo arqueológico para aislar a Vox", cosa que considera un "precedente nefasto para la democracia en Catalunya". El líder del PP en Catalunya, Alejandro Fernández, ha manifestado su "desacuerdo" con la exclusión de Vox de la posibilidad de tener senador autonómico. "Cualquier propuesta que no respete la voluntad de los catalanes en las urnas la consideramos antidemocrática", ha denunciado en rueda de prensa. 

Vox amenaza con llevar la decisión a los tribunales

La decisión ha enervado a Vox, y su portavoz, Juan Garriga, ha amenazado en rueda de prensa con llevar este veto a su formación a los tribunales. De entrada, Garriga ha explicado que pedirán a la mesa una reconsideración de esta decisión y, si el órgano rector de la cámara rechaza su petición, presentarán un recurso de amparo al Tribunal Constitucional y pedirán medidas cautelares "para que se haga justicia". El portavoz también ha advertido de que se plantean denunciar a los miembros de la mesa "por prevaricación" si dan por bueno el acuerdo de los grupos. El portavoz del grupo de extrema derecha ha advertido de que "la representatividad no está garantizada enviando [al Senado] a representantes de solo tres formaciones".

stats