Relaciones bilaterales
Política 28/06/2022

Sánchez complace a Biden y permitirá más buques de guerra norteamericanos en Rota

Los dos países firman una declaración conjunta que sustituye la que firmaron Aznar y Bush

4 min
El presidente español, Pedro Sánchez, y el de los Estados Unidos, Joe Biden, a la Moncloa

MadridEspaña y Estados Unidos han firmado una nueva declaración conjunta donde se comprometen a profundizar las relaciones bilaterales en los ámbitos más diversos, que sustituye la que firmaron en 2001 los gobiernos de José María Aznar y George Bush hijo. El equipo de Pedro Sánchez ha trabajado de manera sigilosa en este documento durante meses para poderlo exhibir como un triunfo diplomático el día antes del inicio de la cumbre de la OTAN. A cambio, el gobierno español acepta la petición de Estados Unidos de aumentar la presencia de destructores en la base naval de Rota. Sánchez se ha mostrado "especialmente satisfecho" en su comparecencia en la Moncloa junto al presidente norteamericano, Joe Biden, a pesar de que seguramente no contaba con que la tragedia melillense oscureciera este éxito diplomático.

"Ambos países tienen la intención de ampliar su cooperación en materia de defensa mediante el estacionamiento permanente de buques de guerra norteamericanos adicionales en Rota", se puede leer en la declaración conjunta. La decisión, sin embargo, tendrá que ir ahora al consejo de ministros y después ser aprobada por el Congreso, de forma que podría provocar nuevas tensiones con Unidas Podemos y otros socios de la investidura que son contrarios a la OTAN y al aumento del gasto militar. Previsiblemente, pues, Sánchez se tendrá que apoyar en el PP para sacar adelante este compromiso.

De cuatro a seis destructores

Este crecimiento de la presencia militar norteamericana en Rota, que pasará de tener estacionados cuatro destructores a seis, responde al incremento general de recursos que se debatirá en la cumbre de la OTAN. Biden ha alabado el compromiso español con las misiones de la OTAN desplegadas en los países fronterizos con Rusia, como por ejemplo Letonia, donde España ha doblado los efectivos hasta llegar a los 600, y también la acogida de refugiados ucranianos. "Es un hecho que demuestra la solidaridad del pueblo español y su liderazgo en tiempo de crisis", ha dicho. Antes el inquilino de la Casa Blanca ha destacado que España se había convertido en un "socio indispensable de Estados Unidos" desde que entró en la OTAN ahora hace 40 años.

El presidente norteamericano ha sido, como en otras ocasiones, especialmente duro con Rusia. "A veces pienso que Putin quiere acabar con toda la cultura y el pueblo ucranianos", ha dicho. En este sentido, Biden ha alabado el valor de los ucranianos a la hora de hacer frente a la invasión y ha asegurado que les continuarán facilitando armas y presionarán a Rusia con más sanciones.

Inmigración y derechos humanos

El documento conjunto, sin embargo, va más allá, y trata cuestiones como el cambio climático, la igualdad de género, los derechos del colectivo LGTBI+, la colaboración en el ámbito de la justicia y la ciberseguridad, las relaciones comerciales y también la gestión de la inmigración. En este sentido, el texto afirma que "ambos países tienen la intención de colaborar en un enfoque integral para la gestión de flujos migratorios irregulares que garantice un trato justo y humano a los migrantes". Esta referencia coincide, por un lado, con la muerte de al menos 23 inmigrantes en la valla melillense, para lo cual la Fiscalía ha abierto una investigación , y también con el hallazgo de 46 cadáveres en un camión en Texas. "España y Estados Unidos reconocen igualmente la importancia de una cooperación permanente en respuesta a los retos de la migración irregular en la región del norte de África".

Desde la Moncloa quitan hierro a esta coincidencia y remarcan que el documento mira al futuro y es un marco que durará años. Según el gobierno español, el acuerdo "refuerza y actualiza la relación bilateral", y sobre todo sustituye el que firmaron, en nombre de sus presidentes, la entonces secretaria de Estado americana Madeleine Albright y el que era ministro de Exteriores, Josep Piqué. Sánchez ha exhibido sintonía con Biden en el salón Barceló de la Moncloa, donde han comparecido después de una reunión de una hora, y este le ha correspondido afirmando que habían tenido una "conversación cálida y personal" y que esperaba que se pudieran volver a reunir durante otra hora durante la cumbre. Biden se ha desplazado después al Palacio Real para tener un encuentro con el rey Felipe VI antes de la cena de gala. En una breve intervención, el rey ha destacado que los dos países comparten "valores y principios".

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibido por el rey de España, Felipe VI , en la base aérea de Torrejón de Ardoz.

La agenda internacional de Sánchez ha continuado después de Biden con una reunión con la primera ministra islandesa, Katrín Jakobsdóttir. Por la mañana, antes de visitar la sede de la OTAN, ha recibido en la Moncloa al primer ministro australiano, Anthony Albanese, y a la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, y se han regalado mutuamente la camiseta de las selecciones de fútbol. Mañana Sánchez no se someterá a las preguntas de la oposición en el Cogreso porque participará en la cumbre de la OTAN. Serán sus ministros, en especial el de Interior, Fernando Grande-Marlaska, quienes tendrán que dar explicaciones de los hechos de Melilla, una crisis que ha restado fuerza a la operación que pretendía relanzar la imagen del presidente español en el ámbito interno.

stats