Entrevista
Política 12/03/2022

Raül Romeva: "El Estado utiliza la guerra sucia para condicionar la negociación"

4 min
Raül Romeva fotografiado recientemente en Barcelona

Raül Romeva (Madrid, 1971) es vicesecretario general de Prospectiva y Agenda 2030 de ERC. En las últimas semanas ha compaginado la preparación de la conferencia nacional de los republicanos que empieza hoy con la promoción de su último libro, A l’altra banda del mur (Ara Llibres) ('Al otro lado del muro'), donde llama a repensar las prisiones.

Dice que no es lo mismo ver la prisión que vivirla. ¿Qué es lo que no se enseña?

— Cuando lo vives tomas mucha más conciencia de su magnitud y te preguntas: ¿todo esto es necesario? ¿Para que sirve? Existe la tendencia a creer que haciendo la prisión más dura y las condenas más largas la sociedad sale ganando, cuando es exactamente lo contrario. Cuanto más largas y duras son las prisiones, más altos son los niveles de reincidencia.

Defiende un modelo de prisiones abiertas.

— Tú puedes decidir si vas hacia un modelo más punitivo, de castigo, o más tractamental. Si miras los dos modelos, hay uno que presenta niveles de rehabilitación del 70% y otro del 30%. Si desde Catalunya no hemos podido ir más allá es porque muchas de las cosas dependen del Estado. Por ejemplo, el poder judicial o la Fiscalía, que son quienes deciden quién va a la prisión.

¿Cómo se cambia el sistema judicial?

— En el sistema judicial la Fiscalía es, de las instituciones del Estado, la que está más impregnada de las dinámicas, la lógica y las familias del franquismo. Si los jueces y fiscales conocieran de verdad qué es la prisión, seguramente se lo pensarían dos veces a la hora de tomar determinadas decisiones.

¿Cuáles son las principales diferencias que has encontrado entre prisiones catalanas y estatales?

— Una principal: en España dependen de Interior y tienen una mirada mucho más securitaria, mientras que en Catalunya dependen de justicia y están más enfocadas al tratamiento. Esto ya determina los niveles de reincidencia y se nota.

¿Era necesario endurecer el protocolo de contención de presos como ha hecho la 'conselleria' de Justicia ?

— En absoluto. No había ninguna necesidad. El anterior protocolo ni siquiera se había acabado de poner en práctica porque se pactó hace pocos meses.

¿Cómo se hace frente a los suicidios en las prisiones?

— No es un tema nuevo a pesar de que se ha silenciado muchas veces. Muchos casos están relacionados con temas de salud mental de personas que tendrían que estar en centros especializados y no en la prisión. El otro factor es el miedo al estigma.

El 14-F el independentismo superó la barrera del 50%. ¿Y ahora qué?

— Si esto fuera Escocia o Quebec estaríamos hablando de cómo gestionamos un referéndum de independencia, pero nuestro adversario es un estado que no se cree el principio democrático. Es muy importante este 50%, pero esto también quiere decir que hay otro 50% de la gente que no está favor. A mí no me interpela solo el 50% independentista, me interpela el 70-80% que quiere una solución democrática, pacífica y política ante un conflicto político. ERC se dirige a esta parte de la población. Para mí es la apuesta ganadora.

La ponencia de la conferencia nacional de ERC que ha coordinado apuesta por el diálogo. ¿Pero tiene sentido con un gobierno español que no se acaba de creer la mesa?

— Dime un solo conflicto del mundo o un solo proceso de negociación en el que los integrantes de una mesa de negociación estén de acuerdo. Por definición, una mesa de negociación se hace entree actores antagónicos.

Pero en este caso el problema no es tanto la distancia como la falta de voluntad de reunirla.

— Para mí tiene valor la propia existencia de la mesa de negociación. Hemos estado durando años pidiendo una mesa y no había nada. El problema es que todavía estamos esperando una propuesta por parte del Estado. ¿Tienen ganas? Es evidente que no. Ahora, no hay más confrontación democrática que mirar a los ojos a tu adversario. Es muy fácil la confrontación vía tuit. Así es mucho valiente todo el mundo.

¿Y si la propuesta no llega?

— Cuanto más fuerte sea la posición catalana en esta mesa de negociación, más incentivos tendrá la otra parte para hacer una propuesta. Nosotros no podemos poner una fecha porque, cuando fijas una fecha en relación con cosas que no dependen de ti, después es difícil gestionarla. Lo que sí que depende de nosotros es crear las condiciones para que esto pase cuanto antes mejor. Ningún proceso de liberación nacional del mundo ha sido rápido, ni fácil ni indoloro. Lo que hace singular el nuestro es que es irreversible.

¿Hay unas condiciones mejores que las de un gobierno español considerado progresista que depende de los votos de ERC?

— De momento se ha demostrado que este no ha sido un escenario suficiente. Tenemos que ser todavía más. ¿Cuántos? No lo sé. Los que sean necesarios. Lo que tú no puedes hacer de ninguna de las maneras es renunciar a ningún espacio. ¿Cómo iremos a la independencia? Trabajando. Ni peleándonos, ni discutiendo ni fabulando.

La ponencia apunta dos alternativas al diálogo. El desbordamiento democrático y la desobediencia política. ¿Es el momento de apostar?

— No es una cosa o la otra. Una negociación siempre está condicionada a otros elementos y circunstancias. Nosotros tenemos un problema, que es la represión judicial. El Estado utiliza a los jueces, a la policía, utiliza a los Villarejos y al CNI para condicionar la negociación. Utiliza la guerra sucia. Estas son las herramientas del Estado. ¿Qué herramientas tenemos nosotros? Solo una. La gente, los votos, la democracia. Cuando explicamos que nunca podemos renunciar al desbordamiento democrático lo decimos porque es la mejor manera de poner de manifiesto nuestra voluntad.

¿Qué espera de la justicia europea?

— Me conformo con que sea justa, que es lo que no hemos tenido en la justicia española.

El adiós de Cuixart ha abierto un debate sobre si tendría que haber una renovación de liderazgos. ¿Qué piensa de eso?

— Cada cual tiene que tomar las decisiones que considere. Si tú consideras que eres útil haciendo una cosa, hazla. Todo mi respeto. Los liderazgos en estos momentos son muy importantes todos, no vamos sobrados. Y creo que tienen que ser diversos, plurales. Estamos en una época de necesidad de construir liderazgos corales más que liderazgos unipersonales. Soy muy partidario de despersonalizar determinados liderazgos como norma general.

stats