Pandèmia
Sociedad 07/04/2021

Horcajada: "Solo tenemos a un 6% de la población vacunada, la única manera de frenar la cuarta oleada son las restricciones"

El ritmo de ingresos en las UCI se ha acelerado y ya hay 458 pacientes

3 min
Disponible en:

BarcelonaA la espera de saber si Salud aplicará nuevas restricciones o mantendrá las vigentes, las hospitalizaciones aumentan y, por lo tanto, también las entradas de pacientes en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Este miércoles en Catalunya hay 458 camas ocupadas por pacientes críticos y el doctor Juan Pablo Horcajada, coordinador de covid-19 y jefe del servicio de enfermedades infecciosas del Hospital del Mar, asegura que el efecto de la Semana Santa "podría ser todavía peor" y llevar a los hospitales a unas cifras de ocupación límite. "Estamos notando la subida de los ingresos. Durante días ha sido de manera progresiva, pero ahora la curva es ascendente, sobre todo en planta", ha afirmado Horcajada en una entrevista con Antoni Bassas.

El Hospital del Mar tiene una treintena de personas ingresadas en la UCI y dos plantas llenas de enfermos de covid al máximo. De hecho, Horcajada admite que se están planteando volver a abrir una tercera planta que habían conseguido cerrar poco antes de Semana Santa, porque ya tienen enfermos en Urgencias pendientes de ser ubicados. "El problema es que no hemos podido vaciar del todo las camas ocupadas por la tercera oleada", ha explicado.

Ante esta nueva tendencia, el médico es partidario de endurecer las medidas de contención y volver a un confinamiento comarcal. "Sabemos que es una enfermedad que se puede prevenir modulando el comportamiento social y con la vacunación, pero viendo que llevamos tres meses de campaña y solo tenemos un 6% de la población vacunada, una cifra ridícula, la única manera de frenar la cuarta oleada son las restricciones", ha defendido Horcajada.

La aceleración en el ritmo de ingresos empezó unos días antes de Semana Santa. Horcajada lo atribuye a efectos de la variante británica, la predominante en Catalunya y mucho más transmisible, y al levantamiento progresivo de las restricciones desde el mes de enero. "Y si las interacciones sociales durante la Semana Santa implican un aumento de los contagios, entonces podríamos tener problemas en unos días", ha señalado Horcajada, que ha apuntado que la suma continuada de nuevos pacientes supondrá que se tengan que duplicar las camas.

El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ya advirtió el martes de que el ritmo de ingresos actual es insostenible para los hospitales catalanes, que no han podido dar por cerrada la tercera oleada. No es la primera vez que esto pasa, pero sí es la primera en la que la diferencia entre oleadas sea tan mínima. Según Horcajada, podría tratarse tanto de un repunte del tercer embate como de una cuarta oleada, pero, terminología aparte, ha dicho, durante semanas se ha mantenido la progresión de entradas en los centros y prácticamente no se han vaciado camas a pesar de que han ido dando altas.

"Yo pondría AstraZeneca a un familiar"

El único grupo poblacional que realmente está protegido son los ancianos de las residencias: casi no ingresa ninguno. "Y esto es lo que queremos para toda la población, sobre todo la gente de grupos de riesgo, pero todavía no se nota el efecto", ha explicado. Y lo que tampoco ayuda, según el infectólogo, es que Castilla y León haya vuelto a suspender este miércoles cautelarmente la vacunación con AstraZeneca, a la espera de que la Agencia Europea de Medicamentos (la EMA, por sus siglas en inglés) presente su nuevo informe de seguridad sobre la posible relación entre la vacuna y la aparición de trombosis.

"Esta cuestión todavía está en estudio y no sabemos si los potenciales efectos adversos son atribuibles a la vacuna, pero sí sabemos que son mucho menos frecuentes que los contagios y, dada la importancia de controlar la pandemia, todas las autoridades siguen recomendando su uso", ha explicado. El mensaje de Horcajada está claro: "Yo dejaría que pusieran la vacuna de AstraZeneca a un familiar mío. El balance es positivo".

Por otro lado, el médico ha calificado de "prematuro" que el 9 de mayo se acabe el estado de alarma, puesto que "si la cuarta oleada sigue aumentando, por esas fechas continuaremos en unas cifras bastante altas". Horcajada ha lamentado que pueda haber una cierta sensación creciente entre la población de que la pandemia ya se acaba, cosa que genera una "decepción importante" entre los profesionales sanitarios que hace un año que viven al pie del cañón y ven cómo la gente es menos diligente en su protección y la de los demás.

Horcajada ha asegurado que "todavía quedan meses de lucha contra el virus" y ha pedido a la ciudadanía que lleven siempre la mascarilla, pero que también cumplan escrupulosamente las medidas de higiene y distanciamiento social. "Evitemos las reuniones, no rompamos las burbujas de convivencia y si hay una comida hagámosla al aire libre, con cuatro o seis personas como mucho. Sé que es duro, pero hay que aguantar", ha insistido.

stats