Sociedad 07/01/2021

Arrels atiende un 47% más de personas sin hogar que hace cinco años

La entidad ha tratado 2.617 casos en Barcelona

Ara
2 min
Un sense llar amb mascareta, aquest dimecres al passeig de Gràcia de Barcelona

BarcelonaLa fundación Arrels ha atendido un total de 2.617 personas sin hogar en Barcelona durante 2020, según datos provisionales publicados. La cifra es ligeramente superior a la del 2019 y significa un aumento del 47% respecto a hace cinco años. Del total de personas atendidas, casi la mitad (más de 1.100) trataban con Arrels por primera vez. La inmensa mayoría, un 88%, son hombres, y el 12% son mujeres. Además, la entidad ha acogido a 2.138 personas en el centro abierto, adaptando los servicios y el aforo al nuevo contexto por el covid-19. En concreto, se ha mantenido el centro como espacio de estancia y resguardo pero se ha reducido el número de duchas y servicios higiénicos (unas 500 personas beneficiarias durante el 2020 respecto a las 958 durante el 2019).

También ha bajado el número de personas que utilizan el servicio de consigna (455 en 2020 y 596 el 2019) debido a la limitación de aforo. Hasta 1.379 personas han hecho uso del ropero de Arrels, más que el año anterior.

Más actividad en la calle

En un año marcado por la pandemia, Arrels ha intensificado su actividad en la calle. Por ejemplo, se han visitado 671 personas de manera continuada, un 27% más que durante el año 2019. Además, durante los meses de confinamiento estricto, desde Arrels se puso en marcha un equipo de emergencia paralelo al de calle que cada anochecer salía para entregar kits higiénicos y mascarillas a las personas sin hogar, así como comidas y certificados para evitar multas y sanciones por no estar confinadas. A través de las rutas de emergencia visitaron a 496 personas. Durante la pandemia, Arrels ha podido mantener la atención a las personas sin hogar gracias al apoyo de 423 voluntarios.

Más personas sin hogar

Aparte, la fundación ha asesorado presencialmente a casi 800 personas, la mayoría de las cuales hacía poco que vivían en la calle o estaban a punto de quedarse sin hogar.

Según explica la entidad, muchas de estas personas acudieron a la fundación para pedir orientación durante las semanas de confinamiento estricto porque tenían que dejar la pensión o la habitación de alquiler donde vivían. Además, durante los últimos meses del año también han encontrado personas que se han quedado sin trabajo y no pueden pagar la vivienda porque no les ha llegado la ayuda social.

En total, Arrels ha garantizado el alojamiento estable a 235 personas y ha acompañado intensamente en momentos de confinamiento y soledad. La mayoría de las personas a las cuales se ha garantizado el alojamiento viven en pisos.

stats