Sociedad 20/11/2020

Budó pone en duda las elecciones del 14-F si no se puede garantizar el derecho a voto

La portavoz del Govern abre la puerta a avanzar el segundo tramo por el puente de la Inmaculada y la cultura podría no ser una excepción del confinamiento de fin de semana

Ara
3 min
Gemma Nierga entrevista Meritxell Budó a Ràdio 4

BarcelonaYa hay posibles cambios sobre la mesa respecto a las medidas de la desescalada progresiva anunciadas este jueves por el Govern, a la espera de que se publiquen este sábado en el DOGC. El segundo tramo de la desescalada podría avanzarse al 5 de diciembre por el puente de la Inmaculada, un hecho que permitiría los desplazamientos más allá del municipio, pero no de la comarca, durante ese fin de semana. La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha abierto la puerta a flexibilizar la entrada en vigor de las diferentes etapas según el calendario en función de si los datos epidemiológicos evolucionan positivamente. "Tendría sentido poder encajar las medidas para permitir este puente entero", ha dicho en una entrevista a Ràdio 4. La portavoz ha indicado que desde el Govern harán todo lo posible para mantener la fecha de las elecciones al Parlament de Catalunya, prevista para el 14 de febrero, pero ha apuntado que todo dependerá de la evolución de la pandemia, puesto que la clave es que todo el mundo pueda votar: "Tenemos que tener muy claro que unas elecciones tienen que garantizar el derecho a voto de todo el mundo. Si esto no se puede garantizar, no sé si se podrán celebrar".

Por otro lado, el subdirector de Programas de Protección Civil, Sergio Delgado, ha asegurado que no está cerrado a que los actos culturales sean una excepción en el confinamiento municipal de fin de semana. "Cuando permitimos que haya movilidad para ir a ver una obra de teatro, nos planteamos que hay familias que se quieren encontrar el fin de semana y no pueden, tenemos que ver si esto es coherente o no", ha explicado a Catalunya Ràdio. Delgado también ha sido entrevistado en RAC1 y sobre este tema ha dicho: "El confinamiento municipal de fin de semana no prevé excepciones ni para restauración, ni para ver a amigos ni para ir a ver una actividad cultural", pero ha asegurado que esta restricción está sobre la mesa y podría variar.

Budó ha insistido en que todavía no estamos en ninguna desescalada sino en "una fase de mitigación", porque todavía tenemos unas cifras "más altas de lo que querríamos", y ha pedido responsabilidad ante una Navidad que, aunque nos podremos reunir, "no será como las que hemos vivido hasta ahora". En este sentido, el director general de Salud, Marc Ramentol, ha dicho que el objetivo principal del departamento no es salvar la Navidad, sino evitar una tercera oleada epidémica. "Es pronto para hablar de la nochevieja. Necesitamos hacer Navidad, pero tendrá que ser diferente", ha apuntado, y ha añadido: "Navidad cae en una de las franjas de desescalada, e intentaremos salvarlo".

Una Navidad y un Fin de Año "diferentes"

Cuando le han preguntado por Navidad y Fin de Año, Delgado ha apuntado a RAC1 que todavía "queda mucho". "La previsión es que habrá confinamiento nocturno y de fin de semana. Hay limitaciones en vigor, veremos a medida que nos acercamos qué podremos hacer y que no. Es una Navidad para ser muy contenidos, para encontrarnos con la gente con quien tenemos un contacto ordinario", ha remarcado, y ha hecho un ruego a la sociedad: "En este mes que queda, pedimos a la gente que busque la manera de celebrar Fin de Año de manera diferente. Hay que tener imaginación y no buscar la fórmula para celebrarlo como lo hacemos cada año, puesto que es un elemento de riesgo". En cuanto a los reencuentros familiares por Navidad, Sergio Delgado ha dicho que a partir del día 21 de diciembre, si todo sigue igual, no habrá confinamiento perimetral de Catalunya y, por lo tanto, se podría, pero ha remarcado que "no es recomendable", puesto que es reunir a "personas que no son convivientes habituales" y "es un riesgo".

Por su parte, el conseller de Interior, Miquel Sàmper, se ha referido en una entrevista a la SER a la situación de pequeños negocios de pueblos que han pedido levantar el confinamiento municipal y ha asegurado que "seguro" que en sus quejas tienen razón pero ha recordado que el equilibrio entre salud y economía es muy complicado: "Hay cinco elementos que los alemanes dicen que son claves: distancia, higiene, mascarilla y, sobre todo, ventilación y falta de interacción social". El conseller ha dicho que para evitar interacción se han tomado medidas "duras" y ha pedido un "punto de paciencia" porque en los tramos siguientes el confinamiento pasará a ser comarcal.

stats