Sociedad 13/04/2021

Catalunya pide atrasar 42 días las segundas dosis de Pfizer para vacunar más rápido

Vergés lo trasladará al gobierno español en previsión de un nuevo retraso de la campaña los próximos días

5 min
Ciutadans haciendo cola para vacunarse este viernes a la UB en Barcelona

BarcelonaCatalunya quiere ganar agilidad en la campaña de vacunación y la consellera de Salut, Alba Vergés, trasladará al ministerio de Sanidad la necesidad de aplazar las segundas dosis de Pfizer, que es el productor que más viales envía de forma regular, tres semanas más, hasta los 42 días, a la población menor de 79 años. Actualmente, todas estas vacunas se administran espaciadas en 21 días, es decir, con tres semanas de diferencia. Vergés ha defendido que hay que avanzar en la inmunización parcial de la población como ya hacen otros países europeos como Italia o Francia porque el espaciamiento a máximos "no estropea" la eficacia de la vacuna, que después de la primera inoculación se sitúa alrededor del 52%. De hecho, los expertos ya explicaban al ARA que un estudio del gobierno británico y los propios ensayos avalan el atraso de las segundas dosis como máximo seis semanas, tres semanas más que ahora.

La última semana, Salud ha administrado casi 300.000 vacunas, el 94% destinadas a primeras dosis, y este ritmo de vacunaciones ha permitido avanzar la campaña entre los mayores de 70 años. Ahora, sin embargo, la consellera prevé un posible retraso por la necesidad de inocular segundas dosis y completar el ciclo en los 21 días de decalaje impuesto por el Estado. Esta semana habrá que poner 40.000 segundas dosis de Pfizer y la semana que viene 80.000 más. "Son dosis que se podrían destinar a inmunizar parcialmente a un porcentaje importante de personas. Es una oportunidad que no podemos dejar escapar: tenemos que vacunar a cuanta más gente mejor en el menor tiempo posible”, ha asegurado.

La idea de Salud es mantener el cumplimiento escrupuloso de los 21 días en las personas que tienen más de 80 años -el 85,5% ya han recibido la primera dosis- pero atrasar hasta seis semanas las vacunas de la población a partir de los 79 años. "Creemos que el objetivo de vacunar al máximo número posible de personas es compartido con el ministerio de Sanidad. Ahora pedimos que se debata y haya agilidad en la decisión a través del comité técnico", ha insistido Vergés, que ha descartado hacer ningún movimiento unilateral.

El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, y la subdirectora general de Promoción de la Salud, Carmen Cabezas, solicitaron este cambio de criterio en una reunión bilateral con el ministerio de Sanidad y Vergés lo volverá a solicitar en el Consejo Interterritorial de Salud, el próximo jueves. De hecho, no es la primera vez que Catalunya plantea este debate: Argimon ya explicó en ruedas de prensa anteriores que Europa tenía que plantearse si prefería hacer como el Reino Unido y maximizar "la efectividad de estas y reducir la enfermedad grave en hasta un 85%” o bien seguir con los criterios iniciales, que hacen “tener a menos población vacunada pero muy bien protegida individualmente”, como fija el Estado.

En este sentido, la consellera ha reprochado al gobierno español su “poca agilidad” a la hora de tomar decisiones y lo ha acusado de "eternizar" los debates: no solo ha denunciado que hace semanas que se pide espaciar las segundas dosis de Pfizer sin recibir una respuesta, sino que también ha asegurado que el Estado está retrasando la decisión sobre qué pasará con los menores de 60 años vacunados con la primera dosis de AstraZeneca -que se tendrá que debatir el miércoles- y poniendo trabas a la comercialización de los tests de antígenos en las farmacias. “Son trabas constantes y con el espaciamiento de Pfizer no podemos repetir el mismo error”, ha insistido.

La vacuna evita hospitalizaciones

Catalunya tiene 518 personas ingresadas en las unidades de cuidados intensivos (UCI) y 1.751 en planta, y las autoridades sanitarias han destacado la necesidad de intensificar el ritmo de vacunación mediante el atraso de las segundas dosis dado que con una única inyección ya se reduce el riesgo de hospitalizar y morir por covid de la población más vulnerable. Según un estudio del departamento, cada 1.551 personas vacunadas de entre 60 y 69 años se está evitando un nuevo ingreso en las UCI, y lo mismo pasa cada 2.605 personas vacunadas de entre 50 y 59 años, o cada 6.327 vacunados en la franja de los 40 y 49 años.

“Todos estos números que presentamos son a partir de una estimación conservadora de la efectividad de las vacunas, entorno al 70%, y aún así estamos viendo los beneficios de la vacunación”, ha subrayado Argimon. En la franja de edad que va de los 30 a los 39 años, para evitar un ingreso hay que vacunar a 14.763 personas y en cuanto a la franja de los 20 a los 29 años, hacen falta 66.433 vacunaciones. Esto es así porque son colectivos menos propensos a ingresar por complicaciones con la infección.

Sobre el hecho de que la vacuna de AstraZeneca esté relacionada con la aparición de unos “pocos casos de acontecimientos adversos muy raros pero ciertamente muy graves”, Argimon ha destacado que los datos de eficacia corroboran el posicionamiento de la Agencia Europea del Medicamento (EMA): los beneficios de inocular el preparado anglosueco superan con creces los riesgos.

También en Catalunya la vacuna de AstraZeneca está reduciendo las hospitalizaciones, los ingresos en la UCI y la mortalidad, según un estudio hecho a 1.535 personas vacunadas con este preparado. "Hemos comprobado que la gente vacunada que se ha contagiado, que son pocos casos, tiene un 45% menos de posibilidades de ingresar en el hospital desde que recibe la vacuna. Después de 21 días, cuando la vacuna despliega su efecto, solo se ha producido una hospitalización, ningún ingreso en la UCI y una sola defunción", ha detallado Cabezas.

El 10% de la gente citada no se vacuna

Salud ha informado de que alrededor del 10% de los catalanes que estos últimos días tenían hora para vacunarse no han acudido a la cita. Con todo, Argimon ha recordado que puede haber más motivos detrás de esta decisión diferentes al rechazo. Salud ha confirmado que la población que no haya acudido a la cita tendrá nuevas oportunidades más adelante, pero advierte de que será con la misma vacuna.

Catalunya no recibirá mañana las 24.000 dosis previstas de Janssen después de que las autoridades sanitarias norteamericanas hayan recomendado que se suspenda el uso de la vacuna por seis casos de un tipo de coágulo sanguíneo "raro y grave". El ministerio de Sanidad ya ha confirmado a Salud que se para la distribución y la subdirectora general de Promoción de la Salud y responsable del plan de vacunación en Catalunya, Carmen Cabezas, ha remarcado que es una decisión de la propia farmacéutica y que no había más compromisos que estas 24.000 dosis.

Como todavía no se había dado ninguna cita para vacunar con Janssen -prevista para el colectivo de 70 a 79 años junto con Pfizer-, la suspensión no altera la agenda para esta semana. Catalunya dispone de 52.700 unidades de Moderna (para sanitarios y personas con enfermedades graves), 193.000 de Pfizer (población general de más de 70 años) y 22.800 de AstraZeneca (de 60 a 69 años).

stats