Seguridad
Sociedad 14/09/2022

Marta Fernández: “Con las cifras en la mano no se detecta más violencia en Barcelona”

Comisaria y jefa de los Mossos en Barcelona

3 min
La ninguno de los Mossos en Barcelona, la comisaria Marta Fernández, en una imagen de archivo.

BarcelonaLa jefa de los Mossos d'Esquadra en Barcelona, la comisaria Marta Fernández, hace balance de la actividad delictiva de este verano en la ciudad.

¿Qué se ha hecho este verano para no igualar el número de delitos del 2019?

— En el ámbito de turistas estamos en cifras elevadas y similares a las del 2019. Influye mucho que se sistematiza el trabajo. No nos ponemos a trabajar en mayo porque en junio empieza el verano, sino que son meses previos de estudio, análisis y diseño. A diferencia de años atrás, se ha potenciado la unidad de análisis y hemos hecho una tarea incisiva en el estudio de fenómenos, las cifras, qué pasa, dónde, por qué... Todo esto de una manera coordinada con las unidades que pueden aportar información.

También se ha actuado contra algunos ladrones concretos.

— Se ha revisado el plan Tremall [contra los multireincidentes], que se diseñó en 2020, pero cuando realmente se ha visto su eficacia ha sido en pospandemia: funciona, pero hemos hecho algunas modificaciones. Hemos creado el grupo Titani [contra los ladrones de relojes], porque nos tenemos que adaptar a lo que pasa. La policía va detrás del delincuente, pero tenemos que intentar que no sea así. Aparte de estas acciones, también es muy remarcable la implicación, dedicación y pericia de los profesionales que trabajan en Barcelona.

¿Faltaba un trabajo de análisis y de especialización? ¿Hacían falta más efectivos?

— Es un poco de todo. Este trabajo ya se hacía. Lo que pasa es que hemos avanzado en la sistematización y nos hemos readaptado a las problemáticas. Una cuestión vital es la inteligencia y el análisis, y hemos mejorado. Y quizás en aquel momento faltaba avanzar en esto.

¿Cuál es el perfil de los delincuentes más habituales?

— Son personas jóvenes y las conocemos. Los multirreincidentes no solo cometen un delito en concreto. A pesar de que en algunos casos operan en grupo, la mayoría actúan solos. Es un único autor que sustrae principalmente móviles; los relojes son un 8%, aunque se hable mucho. Tienen menos pericia que los delincuentes que se dedicaban al hurto. Esto hace que en algunos casos, que inicialmente son hurtos, acaben en un robo con violencia o intimidación y que estas cifras puedan aumentar. También es cierto que los casos con lesiones que requieren asistencia hospitalaria están en los mismos números otros años: un 2,5%. Con las cifras en la mano no se detecta más violencia.

También han hecho más detenciones.

— Si se comparan las cifras de detenciones del 2019 y el 2022 son muy similares, pero respecto a los robos con violencia o intimidación en la calle aumentan un 17% los arrestados que cometen este delito. Esto es una muestra de que el sistema está funcionando, también con la tarea colaborativa de otros actores, principalmente la Guardia Urbana.

Los hurtos, el delito más numeroso en la ciudad, se está recuperando sin la distancia física del covid.

— Cuando hay más aglomeraciones, hay más oportunidades, esto es indiscutible. Pero estamos unos 5.000 hurtos por debajo del 2019, un 22% menos. No diría que se están recuperando. Tenemos que trabajar para que no se recuperen. Por ejemplo, las acciones que se han diseñado en el transporte público, incluidas las órdenes de alejamiento [a los carteristas reincidentes], han influido en esta reducción.

¿Se sabe por qué han crecido las denuncias de abusos pero no de agresiones sexuales?

— Una de las patas del plan contra las violencias sexuales es el análisis de esta información, y esto se está haciendo desde los servicios competentes. Ellos darán las explicaciones y qué lecturas hacen. Lo que puedo adelantar es la dificultad para determinar dónde está la línea: si se denuncian más o si hay más delitos. No está vinculado con el fenómeno de las punzadas .

¿A qué se atribuye el que se haya detectado más gente con drogas y armas prohibidas?

— Se ha hecho más presión. Evidentemente con más controles, más detección.

¿Se reciben más avisos por conflictos en la calle?

— Comparado con el 2019, hay más actividad policial porque tenemos más requerimientos. Se nota menos tolerancia y más crispación. Todo lo que está relacionado con la convivencia y la ocupación del espacio genera más conflicto.

stats