Sociedad 10/12/2020

Tragedia en Badalona

Al menos tres muertos en un incendio en una nave industrial okupada en la que vivía un centenar de personas

Cesc Maideu
6 min
Un bomber traient el cos d'una de les víctimes

BadalonaCasi un día después de que se declarara un incendio en una nave industrial del barrio de Gorg de Badalona, nadie osa decir el alcance de la tragedia. Los servicios de emergencia trabajan ininterrumpidamente desde anoche -el fuego se declaró a las 20:54 h-, con la ayuda de los bomberos, los Mossos y también los drones de la científica y los perros de la unidad canina, pero nadie sabe aún con certeza cuántas personas había dentro de la nave en el momento del incendio ni cuántas vidas humanas se han perdido. El fuego está completamente apagado, pero el riesgo de derrumbe del edificio ocupado dificulta el acceso al interior de la nave. De momento, los bomberos han encontrado tres víctimas mortales. También hay dos heridos críticos, cuatro graves y dieciséis leves, que están distribuidos entre el Hospital Germans Trias i Pujol, la Vall d'Hebron y el Hospital del Mar.

Muchas de las personas que vivían en esta nave, que consta de dos edificios de tres y cuatro plantas y que hace más de ocho años que está ocupada, pudieron salir sin ayuda; otros tuvieron que saltar por las ventanas y otras, las que estaban en las plantas superiores, tuvieron que esperar a ser rescatadas por los bomberos, mientras las llamas les amenazaban y el humo les cegaba. El fuego, que según los testigos habría comenzado en la planta baja por culpa de una vela, encontró combustible rápidamente y los intentos de los ocupantes para apagarlo no sirvieron de nada. En un momento las llamas eran incontrolables y escalaban de un piso a otro. Los bomberos han controlado el incendio de madrugada, pero el acceso a la nave todavía es muy peligroso, ya que la estructura ha quedado muy deteriorada. De hecho, ya detectaron al menos cuatro derrumbes parciales de la estructura cuando intentaban acceder al interior, uno de ellos tan solo cinco minutos después de que hubieran entrado en el edificio. Esta situación provoca que todavía sea demasiado peligroso poder entrar para comprobar si hay más víctimas mortales entre los escombros.

Según los testigos que vivían en el edificio y que han sido consultados por el diario ARA, podría haber entre 120 y 150 ocupantes, la mayoría de origen subsahariano y en situación de máxima vulnerabilidad. El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, ha asegurado que podrían ser incluso 200.

El conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha explicado esta mañana desde el lugar de los hechos los cuatro "colapsos parciales" del edificio que ha habido poco después de que accedieran los Bomberos. Ha insistido en que el edificio ha "sufrido mucho" por los efectos del fuego y que hay riesgo de un derrumbamiento total. Los Bomberos están haciendo ahora inspecciones desde el exterior para identificar zonas seguras o áreas donde habría que hacer escombros controlados.

"Casi a ciegas"

El conseller también ha dicho que una vez tengan claro qué se tiene que hacer habrá una segunda investigación de la policía científica de los Mossos d'Esquadra para tratar de definir las causas del fuego. De momento, ha asegurado, no hay hipótesis. De hecho, Sàmper ha lamentado que trabajan "casi a ciegas" porque las personas que han podido ser rescatadas no están dando información sobre lo que ha pasado o sobre posibles familiares o conocidos que estén afectados por el fuego, cosa que el conseller ha atribuido a la "barrera idiomática": "No ha habido colaboración de las víctimas". El titular de Interior ha apuntado que se podría tener que hacer una demolición mecánica del edificio. "Lo más importante es saber el estado del edificio para la seguridad de los vecinos", ha remarcado.

En declaraciones a TV3, el conseller ha añadido que no saben el número exacto de personas que había en la nave en el momento del fuego, pero que confían en que muchas o todavía no hubieran vuelto a la nave o que hubieran podido salir por su propio pie. Ha admitido, sin embargo, que quizás el frío de ayer por la noche hizo que muchas personas volvieran a la nave a resguardarse. Según Sàmper, la virulencia de las llamas hace imposible que se puedan encontrar supervivientes. El conseller ha evitado hacer suposiciones sobre la causa del incendio, ni sobre por qué hubo una deflagración cuando el edificio ya estaba quemando.

El fuego se declaró ayer poco antes de las nueve del anochecer en el cruce de la calle Guifré y la calle Tortosa de Badalona. Las llamas se concentraron sobre todo en la planta superior de un edificio de cuatro alturas. El edificio estaba abandonado desde hace al menos 10 años y estaba ocupado por decenas de personas desde hace como mínimo ocho años.

El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, ha asegurado esta mañana que el número de ocupantes de la nave no se puede saber exactamente, pero que podrían ser más de 100 e incluso 200. Ha dicho que 10 o 15 minutos antes de recibir el aviso del incendio se estaba haciendo una actuación en el entorno motivada por problemas de convivencia que ha atribuido a alguna de estas personas.

García Albiol también ha dicho que en los últimos dos años en la nave había "personas conflictivas que creaban problemas importantes de convivencia", cosa que no había pasado los años anteriores. Ha hablado de problemáticas como venta de droga o robos, y ha dicho que no hace ni 10 días que hubo una pelea con cuchillos.

El consistorio tiene constancia de unas sesenta personas que se escaparon de la nave pero, según Albiol, solo 15 están ahora en un centro de acogida. El alcalde ha asegurado en declaraciones a Catalunya Ràdio que acogerán a estas personas en albergues pero ha avisado de que no podrán estar ahí "eternamente" y ha pedido compromiso al resto de administraciones. Albiol ha asegurado que tienen conocimiento de quién es el propietario de la nave, que no ha denunciado la ocupación. Ha defendido que la situación no los coge por sorpresa, que ya hacía meses que trabajaban en ello, pero que no tenían autorización judicial para acceder a la nave.

Una vela

Moisés, que fue uno de los primeros en ver cómo empezaba el incendio, tuvo la suerte de estar en el piso de bajo cuando se inició. "Ha caído una vela al suelo, y como todo era de cartón y de madera, se ha encendido muy rápido", explicaba. También recordaba que habían intentado apagarlo pero que en todo el edificio solo había dos extintores y uno no funcionaba. Moisés, de 52 años y nacido en Marruecos, llevaba 4 años viviendo en este edificio y fue el primero en llamar a los bomberos para dar la alerta. Explicaba que el incendio empezó por el piso de bajo y que mucha gente de arriba no pudo bajar. "No sé qué les debe de haber pasado, he visto a personas saltando", apuntaba.

Moisés iba acompañado de Keita, un compañero nacido en Senegal que también ha sobrevivido al incendio. Él hacía seis años que vivía en el edificio, y asegura que en estos momentos viven ahí entre 120 y 150 personas. "La gente que vive en el edificio va variando con el tiempo, han llegado a ser 200 personas", señala. Añade, además, que sí vívian menores en la nave: los más jóvenes dice que tienen entre 14 y 15 años y que están escolarizados.

Aragonès pide evitar sacar conclusiones precipitadas

El vicepresidente en funciones de presidente, Pere Aragonès, que hoy se ha desplazado a Badalona, ha mostrado su "preocupación" ante la "tragedia". El actual jefe del ejecutivo catalán ha añadido que no es una tragedia cualquiera, puesto que hace referencia a "situaciones de mucha vulnerabilidad", y es por este motivo que espera que no se saquen "conclusiones apresuradas". La delegada del gobierno español en Catalunya, Teresa Cunillera, también se ha desplazado hoy hasta Badalona y el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ha expresado su pésame por las víctimas a través de Twitter. Cunillera, a su vez, ha hecho un llamamiento a buscar soluciones para que no se repita una situación así: "Se tiene que apelar a todas las administraciones para que reflexionen".

stats