Frontera
Sociedad 26/06/2022

Marruecos aleja a los migrantes a más de 800 km de la frontera

Sánchez mantiene su apoyo a las actuaciones policiales mientras el número de muertos sube a 23

Ara
3 min
Un grupo de migrantes que consiguió saltar la valla

BarcelonaLas autoridades marroquíes han trasladado a unos 900 migrantes de los que el viernes intentaron saltar la valla de Melilla hasta las ciudades del centro del país para evitar que vuelvan a probarlo, al menos durante los días que vienen, según informa la agencia Efe. Los subsaharianos fueron transportados en autobuses de las autoridades locales y custodiados por los servicios de seguridad hasta ciudades del interior del país como Khouribga o Kelaat Sragna, situadas a 596 y 828 kilómetros respectivamente de Nador, ciudad marroquí vecina de Melilla.

El traslado de los migrantes ilegales a ciudades del centro de Marruecos es una práctica habitual de las autoridades marroquíes cuando se les detiene en aludes migratorios en las ciudades autónomas españolas de Ceuta y Melilla. La cifra oficial de muertos ya llega a 23 a pesar de que la Asociación Marroquí de los Derechos Humanos de Nador (AMDH) asegura que hasta 27 personas han perdido la vida. Entre las víctimas también habría dos agentes de la policía marroquí. Dos agentes marroquíes y 33 subsaharianos más siguen ingresados en centros hospitalarios de Nador y Oujda, en el nordeste del país. Las víctimas murieron por culpa de los aludes o al caer de la valla.

La propia asociación ha denunciado el trato recibido por los migrantes que no consiguieron cruzar la frontera y ha advertido que Marruecos podría estar intentando "ordenar el entierro rápido de los migrantes subsaharianos y sudaneses" para impedir "una investigación global, rápida y seria para determinar las responsabilidades". En los vídeos publicados por esta entidad se puede ver cómo las autoridades marroquíes tenían a los migrantes amontonados en el suelo sin saber mucho quiénes de ellos estaban vivos y quiénes muertos. La ONG Caminando Fronteras también ha emitido un comunicado en el que, entre otras cosas, condena "la falta de atención rápida a los migrantes heridos, que ha aumentado el número de víctimas". También reclaman una investigación judicial independiente y animan a las asociaciones pro derechos humanos a movilizarse.

Sánchez ratifica el apoyo a Marruecos

A pesar de la dureza de estos hechos, el presidente español, Pedro Sánchez, ha ratificado este sábado lo que ya dijo ayer viernes y ha aplaudido la tarea de los agentes policiales. "Me solidarizo y reivindico el trabajo extraordinario de las fuerzas de seguridad del Estado", ha dicho, y ha insistido en que se trata de "un asalto violento y organizado por mafias que trafican con seres humanos en una ciudad que es territorio español y que, por lo tanto, fue un ataque a la integridad nacional de nuestro país". El mandatario también ha resaltado que "la gendarmería marroquí trabajó coordinadamente con las fuerzas de seguridad del Estado para repeler este asalto". Finalmente, Sánchez ha dejado claro que, "si hay un responsable de lo que parece que ha pasado en esta frontera, son las mafias".

El episodio, el más masivo y violento en décadas, se produjo cuando unos 2.000 migrantes subsaharianos, armados con palos, armas blancas y piedras, se dirigieron en bloque hacia la valla fronteriza para flanquearla. Los gendarmes marroquíes, que sabían que se produciría el intento de cruzar la frontera, habían preparado un amplio dispositivo y actuaron con porras, gas lacrimógeno y pelotas de goma. Solo 133 consiguieron su objetivo migratorio. Es el primer intento masivo de saltar la valla que separa la localidad española de Marruecos después de la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Madrid y Rabat, y después de que la Moncloa cambiara su posicionamiento histórico sobre el Sáhara Occidental para apoyar la propuesta de que pase a ser una región autónoma de Marruecos. Antes de que el Estado español cediera a las presiones de Marruecos, hubo otro intento masivo de cruzar la frontera de Ceuta. En aquella ocasión entraron unas 10.000 personas y Marruecos no hizo nada para evitarlo.

stats