Sociedad 19/11/2021

"No haber protegido a mi hija de los abusos me acompañará toda la vida"

La Fundació Vicki Bernadet presenta una campaña para combatir las agresiones sexuales en la infancia

2 min
Campaña de la Fundación  Vicky Bernadet en el día mundial para la prevención contra el abuso sexual infantil

BarcelonaLos monstruos no son "verdes" ni "gigantes". No son los monstruos que se ven en las películas. Los monstruos que abusan sexualmente de centenares de miles de menores son personas "como nosotros". Así lo explica Nuria Calero en un vídeo de la Fundació Vicki Bernadet para prevenir la violencia sexual contra los menores. Cuando era pequeña, Nuria sufrió abusos por parte de su padre, y al cabo de muchos años su hija también fue víctima de su ex pareja. "No haber protegido a mi hija de los abusos me acompañará toda la vida", dice Nuria en un vídeo que intenta concienciar sobre la necesidad de romper los silencios y enseñar a los niños qué son los abusos. "Nunca me imaginé que fuera posible encontrar un segundo monstruo en esta vida, igual o peor que el anterior", dice ella cuando reflexiona sobre lo que le tocó vivir, primero como niña que sufrió abusos y después como madre de una niña que también los sufrió.

Nuria es uno de los tres testimonios escogidos por la Fundació Vicki Bernadet que explican los abusos que sufrieron cuando eran pequeños. Carles Castells también fue víctima cuando tenía 10 años y no fue capaz de explicarlo a su entorno hasta que cumplió 47. Casi cuatro décadas de silencio, que ahora relata en una campaña llamada Cartas sobre la mesa, coincidiendo con el Día Mundial para la Prevención del Abuso Sexual Infantil. "La realidad es que la mayoría de los abusos se cometen en el entorno de confianza del niño, por parte de familiares o referentes. Un dato escalofriante que personalmente me preocupa y que me viene a la cabeza cada vez que oigo el típico «esto en mi casa no pasará»”, explica Carles. Precisamente esta semana un estudio de la ONG Save the Children ha constatado que el 84% de los agresores son conocidos: la mitad son del entorno familiar –padre, pareja de la madre, abuelo, tío u otro familiar– y el resto son amistades o compañeros de la víctima, conocidos de la familia o educadores. 

Los abusos que sufrió Mercè Pàmies durante su infancia tuvieron un impacto muy importante en su personalidad y en la manera de relacionarse con su entorno. Era una "niña alegre" que de repente cambió radicalmente de carácter y se convirtió en otra persona. "Me sentía atrapada, triste, sucia, sola... Y lloraba, lloraba mucho, en silencio. Crecí con miedo", explica Mercè, para la que todo aquello "parecía tan normal" pero en realidad "no lo era".

Los tres testimonios de la campaña que ha hecho Ogilvy se han presentado esta mañana en el Colegio de Periodistas de Catalunya. Durante el 2020 la Fundació Vicki Bernadet recibió 1.350 demandas de ayuda y ofreció apoyo psicológico a 356 víctimas de abusos sexuales infantiles.

La Fundació Vicki Bernadet lanza una campaña contra el abuso sexual
stats