Educación
Sociedad 24/10/2021

Blanca Santos: "Ir al psicólogo tendría que estar tan normalizado como ir al gimnasio"

4 min
Blanca Santos, psicóloga

BarcelonaHay consecuencias en la salud mental derivadas de la pandemia que empiezan a estallar ahora. Así lo alerta Blanca Santos, que trabaja como psicóloga con niños en riesgo de exclusión social, y afirma que hace falta un trabajo urgente en educación emocional. Un ejemplo son las actividades emocionales que en verano pasado hicieron más de 20.000 niños vulnerables a través del programa CaixaProinfància.

¿Cómo están los chicos y chicas después de la pandemia?

— En el último año se han ido viendo sintomatologías muy diversas: más miedos a estar enfermos o mucha ansiedad por si se contagiaban, y esto los niños lo reflejan en trastornos del sueño, problemas en la comida, agresividad o tristeza general.

¿Qué problemas tienen los más pequeños?

— Depende de la familia y de su contexto, porque hay familias muy resilientes incluso si tienen un estrés económico muy importante o han sufrido alguna muerte. Pero por franjas de edad, quizás los más pequeños han ido tirando y han reaccionado en función de cómo de estresados estaban sus padres. Si los cuidadores lo pasan muy mal, los niños también estarán peor.

¿Y los adolescentes?

— En las chicas noto un aumento importantísimo de los trastornos alimentarios. Se han pasado muchas horas enganchadas a Instagram viendo cuerpos perfectos y ahora tienen problemas de autoimagen por comparación y muchas inseguridades de golpe. También ha incrementado mucho la indefensión que sienten hacia el mundo, una cierta desmotivación y desesperación y una apatía general, como si les diera igual lo que hagan en la vida porque nada está muy claro. Me he encontrado con chicos con dificultades para socializar, con adicciones graves a las pantallas, y un incremento muy significativo de autolesiones, ideaciones suicidas e intentos de suicidio.

¿Este malestar general era inevitable, teniendo en cuenta que hay una pandemia, o han fallado cosas?

— Si ya tenías dificultades previas, la pandemia ha incrementado los estados excepcionales. En el caso de los adultos, ha habido más gente capaz de pedir ayuda porque llegan mucho al límite. En el caso de los niños, las dificultades se han agravado si ya estaban y han aparecido en función de la base y del contexto entre quienes los que tenían.

¿Pero se podría haber evitado?

— La prevención es básica. Se tendría que apostar mucho más por una salud mental pública, de calidad y gratuita para todo el mundo. Hay mucha gente que no tiene ni el recurso del Casal de los Niños. No sé si se podía evitar, sí que se podría haber paliado. Pero en salud mental siempre actuamos cuando ya ha pasado el peor. Tenemos que plantearlo a la inversa: la base de una buena salud mental hay de ser antes y para todo el mundo.

¿Por qué cree que no se ha invertido más en salud mental y emocional?

— Creo que hay una parte cultural. Antes había un tabú muy grande respecto a ir al psicólogo. Ahora la gente joven ni se lo piensa. Ir al psicólogo tendría que estar tan normalizado como ir al gimnasio, pero para eso hacen falta más recursos. Hacen falta más plazas de psicólogos públicos y hace falta que todas las empresas de más de 15 trabajadores tengan un psicólogo. Una persona que está bien también trabaja mejor. Incluso visto desde este punto de vista, una mala salud mental genera una cantidad de gasto a corto y a largo plazo muy grande, por ejemplo con bajas, así que vale la pena apostar antes.

¿Cuál es el riesgo de no invertir?

— Si no se cambian las cosas, quedarán secuelas de por vida. Ahora estamos viendo la punta del iceberg. Hay pérdida de trabajo, de calidad de vida, de gente querida, de formas de vivir, de relacionarse. Todo son lutos que van saliendo cuando empezamos a rehacer nuestra vida y conectamos con la que teníamos antes. Aquí nace el malestar. Si no hacemos nada, condenamos a la población a estar mal y empobrecemos la cultura porque la mente no acompaña al resto del cuerpo.

¿Qué tiene que hacer quien se siente mal?

— Explicarlo a alguien de confianza, porque cuando hablamos de nuestras emociones ya estamos haciendo un trabajo de descargar y explicitar cómo nos sentimos.

¿Y una familia, si ve que su hijo o su hija está mal?

— Lo primero es intentar entenderlo y hablar. Tenemos que preguntar más "¿Cómo estás? ¿Qué te pasa?", pero sin angustiar. A veces los niños no tienen palabras para decir qué les pasa, y por eso tenemos que trabajar más la educación emocional porque tienen que aprender a saber poner nombre a sus emociones.

¿Qué impacto ha tenido este malestar en la escuela?

— Muchas escuelas han bajado las expectativas académicas, y es natural que fuera así. Cualquier estrés implica dificultades para concentrarse y es fácil que hubiera una bajada en las notas. Pero las notas no son tan importantes. Pedimos a los niños cosas que ni los adultos somos capaces de hacer. Les tenemos que dejar un margen de recuperación.

¿Qué ha aprendido usted durante este año y medio?

— He aprendido hasta dónde puede llegar la capacidad humana de resistir y salir adelante y he visto que hay mucha más violencia y vulnerabilidad en los hogares de la que me pensaba. Algo que me afectó bastante es que los perros podían salir a pasear y los niños no, cuando son ciudadanos de pleno derecho. ¡Lo que se hizo durante los dos primeros meses de la pandemia con los menores es casi un delito! Hay niños que no pueden estar encerrados siempre en casa, se tendrían que haber hecho franjas desde el principio.

stats