Sociedad  /  Salud 21/04/2022

600 enfermeras más cada año en las universidades catalanas

El Govern aumenta las plazas para revertir la falta de manos y garantizar el relevo por jubilación

3 min
Enfermeras de la unidad de urgencias del Hospital Santo Pau en una imagen de archivo

BarcelonaHace una década que se arrastra un déficit estructural de enfermeras en Catalunya y en los últimos dos años la pandemia ha acentuado la presión y la carga que soportan las cerca de 50.000 profesionales en activo. El paro en la profesión es prácticamente inexistente –a menudo a costa de unas condiciones laborales precarias –, pero continúan faltando manos y las plantillas cada vez están más envejecidas. Cuatro de cada diez enfermeras tienen más de 50 años y en los próximos cinco años se estima que se jubilarán entre 6.000 y 8.000 profesionales. Y, a pesar de este porcentaje significativo de enfermeras que se acercan al final de la vida laboral, las facultades no pueden absorber la demanda de estudiantes y anualmente no salen suficientes profesionales para garantizar este relevo generacional esencial. Ante esta situación insostenible que la profesión hace años que denuncia, ahora la Generalitat hace un primer paso para revertirla: se incrementarán las plazas para estudiar el grado de enfermería hasta las 2.745, cerca de 600 más, a partir del curso que viene.

Esta medida, acordada entre los departamentos de Salut y Universitats, no generará un beneficio inmediato –el incremento de graduadas tardará mínimo cinco años en llegar al sistema sanitario–, pero a medio plazo permitirá aumentar las hornadas de nuevas enfermeras. En concreto, el curso 2022-2023 las universidades catalanas dispondrán de 561 nuevas plazas de enfermería, un 25% más que ahora. Según ha detallado la consellera de Recerca i Universitats, Gemma Geis, el 80% de estas plazas nuevas serán a precio público, es decir unas 435 más, que, ha añadido, se consolidarán anualmente. Así, y por primera vez, el número de plazas en las universidades públicas de enfermería (1.380) superará la oferta privada (1.365) en cuanto al total de plazas disponibles. Ahora, la distribución es de 945 a precio público y 1.239 privadas. "Este aumento de plazas es necesario, a pesar de que no suficiente, y nos permite renovar la complicidad entre el sistema sanitario, el universitario y la ciudadanía", ha asegurado Geis.

El anuncio, que será ratificado por la Junta del Consell Interuniversitari de Catalunya (CIC) el 25 de abril, busca dar respuesta a la alta demanda de estos estudios en Catalunya y resolver el déficit de personal enfermero, agravado por la emergencia del covid. De hecho, la pandemia obligó a muchas enfermeras a aplazar su jubilación o a reincorporarse al trabajo de forma excepcional. Por ejemplo, para vacunar. "Necesitamos enfermeras, es un problema estructural conocido por todo el mundo. Y por eso hoy es un día feliz", ha celebrado el conseller de Salut, Josep Maria Argimon, que también ha participado en un acto celebrado en el Paraninfo de la Facultad de Medicina de la Universitat de Barcelona (UB) para reivindicar un sistema universitario más conectado con la salud del país.

Demanda desbordante

La demanda para acceder al grado de enfermería en las siete universidades públicas y privadas catalanas que lo ofrecen (UB, UAB, UdL, UdG, URV, UVic y UIC) y el centro adscrito de la UB a Sant Joan de Déu se disparó el año pasado después de la irrupción de la pandemia. El último año se registraron 4.500 solicitudes para estudiar el grado y solo se pudieron adjudicar unas 2.000. La demanda duplicaba la oferta. 

Catalunya es la comunidad autónoma que más plazas universitarias de enfermería oferta y la única que las aumenta por encima del 10% de cara al año que viene. Con todo, Geis ha admitido que hay “margen de mejora” en cuanto a la disponibilidad de manos enfermeras. Por ejemplo, mientras en Catalunya hay seis enfermeras cada mil habitantes, la tasa media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es de ocho profesionales, ha destacado la consellera.

Aumentar las plazas para estudiar el grado de enfermería es una de las demandas históricas del Col·legi Oficial d'Infermeres y de los sindicatos de enfermería al Govern, que entre otras muchas defienden que permitirá revertir la falta de manos y garantizar el relevo generacional por jubilación. "Este anuncio supone un esfuerzo muy importante para mantener también la calidad. Y estoy convencido de que lo haremos, porque es lo que necesita Catalunya", ha asegurado Argimon.

stats