Sociedad  /  Sanidad 30/01/2022

Özlem Türeci: "De aquí a uno o dos años sabremos si nuestras vacunas contra el cáncer funcionan"

7 min

Responde a nuestra llamada una ayudante con aires ejecutivos que, una vez comprueba que todo está conforme, a la hora en que habíamos convenido da entrada en pantalla a la doctora Özlem Türeci (Lastrup, Alemania, 1967), cofundadora y directora médica de BioNTech, empresa desde la que, junto con Pfizer, fue capaz de desarrollar una de las vacunas contra el covid-19. La doctora Türeci atiende esta entrevista desde Maguncia y se expresa con la claridad de quien está acostumbrada a explicar conceptos científicos con expresiones profanas y la sencillez de quienes han alcanzado un gigantesco éxito. Las notas biográficas de esta investigadora y emprendedora de padres turcos la presentan como una de las mujeres más ricas de Alemania (se calcula que solo en 2022 Pzifer-BioNTech facturará 37.770 millones de euros por la vacuna del covid). Özlem Türeci ha recibido esta semana el Premio Internacional Catalunya 2020, que la distinguió a ella y a otras tres mujeres, todas luchadoras contra el virus del covid.

¿Qué supuso para usted ser reconocida con el premio Internacional Catalunya?

— Para mí es un honor especial. El premio ya lo conocía porque a uno de mis colegas, también oncólogo, el doctor Josep Baselga, ya se lo habían concedido en el pasado. Y es maravilloso ser reconocida con otras mujeres fuertes y brillantes, con estas hermanas, diría, al servicio de una causa más grande. Espero que sirva para destacar todavía más cómo es de importante movilizar a las mujeres y a las chicas como modelos en la ciencia y la tecnología.

Usted y su equipo consiguieron la vacuna contra el virus solo ocho meses después de que la OMS declarara la pandemia. ¿Cómo lo recuerda?

— Aquello fue una montaña rusa. Sentíamos que teníamos la obligación moral de contribuir a la lucha anticovid y hacerlo deprisa, por eso lo denominamos Project Lightspeed [Proyecto Velocidad de la Luz]. Teníamos que tomar decenas de decisiones por día y, durante bastante tiempo, como estábamos en un territorio desconocido, vivíamos sin estar seguros de cómo acabaría todo aquello. Fue muy emocionante y muy agotador a la vez. Pero ahora, claro , estamos muy contentos de haber sido bendecidos por el éxito.

¿En qué momento se dio cuenta de que la posibilidad de conseguir la vacuna era real?

— Hubo dos puntos de inflexión. El primero fue que en la fase uno de nuestro ensayo clínico obtuvimos los primeros datos que demostraron que, efectivamente, podíamos generar una respuesta inmune muy fuerte contra la proteína de la espícula del virus, y que esta respuesta inmune reclutaba varios sistemas del sistema inmunitario. Esto ya fue un hallazgo muy importante porque demostró que nuestra vacuna hacía lo que se suponía que tiene que hacer una vacuna. Aun así, como el virus era nuevo y no sabíamos mucho de él, no podíamos estar seguros de si incluso una respuesta inmune muy fuerte sería capaz de prevenir la enfermedad. Y esto no lo supimos hasta que llegamos a la fase tres del ensayo, en noviembre .

Ustedes adoptaron un nuevo enfoque científico que consiste en inyectar parte del código genético del virus para entrenar el sistema inmunitario.

— Sí, hemos utilizado el ARN mensajero, una nueva tecnología que no se había utilizado nunca en ninguna vacuna ni en ningún medicamento aprobado. En principio, el enfoque general de las vacunas es que presentas una parte del virus o todo el virus al sistema inmunitario, y lo hicimos exactamente así. Pero gracias al ARN mensajero no nos hizo falta construir esta parte del virus. Nosotros solo tuvimos que entregar al cuerpo humano el plano, el manual, las instrucciones de como generar este virus, y las células del cuerpo humano lo generan con una proteína, que es como un póster de “Se busca” para el sistema inmunitario. Así, utilizar el ARN mensajero permite ser más rápido, comunicarse mejor con el cuerpo y garantizar más precisión.

¿Hasta qué punto podemos estar seguros de que sus vacunas no causarán ningún daño o efecto secundario a quien se las ha inyectado?

— Pues nos podemos basar en dos pilares. Uno es lo que nos dice la ciencia: el mecanismo de una vacuna de ARN mensajero hace que no tengamos que esperar riesgos de seguridad posteriores, porque el ARN mensajero entra en el cuerpo, crea la proteína de la espícula, el sistema inmunitario reconoce la proteína de la espícula, crea una respuesta inmune y la ARN mensajero desaparece en un par de días. No hay ninguna situación en qué puedan surgir problemas de seguridad a largo plazo. Este es uno de los pilares. El otro son los datos clínicos: nuestra vacuna ARN mensajero es el fármaco que se está estudiando mejor en comparación con cualquier otro en medicina, porque muchas personas han sido inmunizadas con esta vacuna. Y las autoridades reguladoras y de salud pública están recogiendo y evaluando todos los datos de seguridad de los ensayos clínicos, para que tengamos una buena comprensión de cuál es el perfil de seguridad del medicamento, y es muy, muy poco probable que los problemas de seguridad que no aparecen pronto aparezcan más adelante, porque no hay ningún mecanismo por el cual después de dos, tres, cinco años, de repente, pueda pasar algo que no se haya detectado antes.

Ya sabe que corren todo tipo de informaciones, o más bien desinformaciones, pero también prevenciones comprensibles, sobre qué tipo de producto nos estamos metiendo en el cuerpo.

— Sí, sí, y es bastante normal. Es la reacción que suele tener todo el mundo ante cualquier cosa que se administra, y la manera cómo he aprendido a tratarlo como científica y médico es ser muy transparente y explicar a la gente con las palabras que puedan entender mejor qué es lo que hacemos exactamente. Ya lo hice cuando trataba a pacientes con cáncer, porque también hay gente que se pregunta: “¿Qué es esto exactamente? ¿Qué me pasará?” Aun así, el público en general, los medios de comunicación y los gobiernos tienen la obligación de difundir información muy precisa y basada en datos.

¿Ve a la variante ómicron como el fin de la pandemia e inicio de la endemia?

— Soy muy reticente a especular. Todavía estamos aprendiendo cómo reacciona este virus con el tiempo. Todo el mundo esperaba que hubiera mutaciones, de las cuales sería más difícil protegerse con las vacunas existentes, pero no sabíamos cuándo aparecerían y ahora tenemos que hacer frente a ello. Por lo tanto, es muy difícil predecir cómo seguirá evolucionando.

¿Y cree que es posible, en un futuro cercano, una vacuna pancoronavirus, eficaz contra todas las variantes?

— No podemos predecir contra qué tipos de nuevas mutaciones potenciales habría que preparar preventivamente una vacuna. Creo que la manera como ahora perseguimos el virus es muy sabia: lo rastreamos y nos adaptamos a él.

Pfizer-BioNTech ha generado miles de millones de ingresos con las vacunas. Ustedes tendrán más dinero para investigar. ¿A qué los destinarán?

— A múltiples áreas terapéuticas. Una importante para nosotros continúa siendo el cáncer, un hueso duro de roer. Y también hay las enfermedades infecciosas, que todavía son una necesidad médica elevada en países donde se ven afectadas las personas más vulnerables, como los niños: la malaria, la tuberculosis y el VIH. Y también estamos entrando en enfermedades autoimmunes y la medicina regenerativa, por citar solo dos.

Usted es pionera en la investigación sobre la estimulación del sistema inmunitario para tratar el cáncer. ¿Cuál es el estado actual de la investigación que se hace en este campo?

— También utilizamos nuestra plataforma ARN mensajero para desarrollar vacunas contra el cáncer. Tenemos de dos tipos. Por un lado, disponemos de vacunas altamente personalizadas, hechas a demanda y a medida, vacunas únicas para cada paciente. Y por otro lado tenemos otro enfoque en el que estudiamos vacunas contra el cáncer con ARN mensajero estándar, que se ajustan a un tipo de tumor determinado. Y los dos enfoques han llegado a lo que denominamos ensayos clínicos de fase dos. Hablamos de la segunda fase de un total de tres fases de ensayos clínicos, que es como se desarrollan los fármacos. Y lo que estamos haciendo en esta segunda fase es comparar el fármaco con el tratamiento estándar que recibirían estos pacientes. Y aquí nuestro trabajo es mostrar en los llamados ensayos aleatorios que nuestra vacuna es mejor en comparación con el fármaco que está recibiendo ahora mismo cualquier paciente con el tipo de cáncer específico que tratamos. Si podemos demostrar que nuestras vacunas contra el cáncer funcionan, cosa que sabremos de aquí a uno o dos años, podremos predecir mejor cuándo tardarán en salir al mercado.

¿Quiere decir que pueden acabar sustituyendo los tratamientos clásicos de quimioterapia y radioterapia?

— Exacto. Este es el camino de desarrollo, compararlo con el tratamiento estándar, dependiendo del tipo de tumor, ya sea quimioterapia o nuestros anticuerpos, terapias dirigidas o los llamados inhibidores del punto de control, que también se utilizan mucho. Ahora tenemos que demostrar que la vacuna funciona mejor.

Por lo tanto, vamos por el buen camino por que el cáncer se convierta en una enfermedad crónica.

— Este es exactamente el objetivo: que el cáncer se convierta en una enfermedad crónica y que permita a los pacientes tener una vida de calidad normal. De hecho, estamos muy interesados en utilizar nuestras vacunas en pacientes que se operan y parece que están libres de tumores pero en los que el cáncer vuelve a aparecer porque la cirugía no ha podido eliminar todas las células tumorales. Es el caso del cáncer colorectal, en el que si se coge la enfermedad precozmente, los pacientes no tienen metástasis y se les hace una cirugía, salen libres de tumor. Sin embargo, entre el 40 y el 50 por ciento de estos pacientes recaerán. Lo que estamos haciendo es desarrollar vacunas contra el cáncer que se utilizan directamente después de la cirugía para permitir al sistema inmunitario liquidar células residuales latentes y ocultas. El objetivo sería tener una cura del cáncer en estas primeras etapas de la enfermedad.

El diario berlinés Tagesspiegel escribió que su éxito fue un “bálsamo para el alma de los alemanes de raíces turcas después de décadas de ser estereotipados como personas poco educadas”. ¿Lo ve así?

— Es cierto que la vacuna ha evitado millones de muertos, de forma que sirve para motivar y ser un modelo para las personas que tienen nuestra nacionalidad. Nos sentimos bendecidos por todos estos efectos secundarios, cosa que también nos puede ayudar a tener algo más de energía como comunidad global en estos tiempos difíciles.

He leído que la confirmación de que la vacuna era efectiva al 90% la celebró con una simple taza de té.

— Sí, es cierto [ríe]. Concretamente, con té Oolong, que es muy saludable, ¡se lo recomiendo! Además, se tiene que entender que estábamos agotados y no nos quedaba mucha energía para hacer otros tipos de celebraciones.

Esto me recuerda a otra cosa que también corre sobre usted: que el día que se casó volvió al laboratorio después de la ceremonia.

— ¡Sí, esto también es cierto! Tengo mucha suerte porque he conseguido que lo que me gusta se convierta en mi trabajo y, por lo tanto, no me parece trabajo. Simplemente es divertido.

stats