Sociedad  /  Sucesos 29/04/2022

El detenido por violar a una menor en Igualada fue grabado siguiendo a la víctima

El juez del caso considera que hay indicios "sólidos" de que es el autor de la "brutal" agresión

3 min
El detenido, esposado, entrando en  coche patrulla de los Mossos d'Esquadra hace una semana

BarcelonaHasta cinco cámaras de seguridad grabaron al hombre detenido por violar a una menor en Igualada la madrugada del 1 de noviembre pasado. Los sistemas de videovigilancia de cinco empresas del polígono Les Comes captaron al hombre siguiendo a la víctima mientras iba a buscar el tren para volver hacia casa después de haber estado con unas amigas en la discoteca Èpic de la localidad. En una de sus resoluciones, avanzada por El País, el juez del caso asegura que las imágenes constituyen un indicio "sólido" para pensar que el hombre es el autor de la "brutal" agresión, junto con el hecho de que los Mossos d'Esquadra han conseguido situar su móvil en la zona en el momento de los hechos.

Según el juez, las cámaras de videovigilancia captaron por primera vez al hombre en las inmediaciones de la discoteca Èpic. Después diferentes sistemas pudieron grabar como el hombre se iba acercando cada vez más a la víctima, hasta que casi la tenía al lado. Hay un intervalo de 20 minutos durante el que se le pierde el rastro, un tiempo en el que los investigadores sospechan que podría haber cometido el ataque. Después, hasta seis sistemas de seguridad más lo graban marchándose del lugar de los hechos hacia el centro de Igualada, donde vivía. Va vestido con la misma ropa que los Mossos encontraron durante el cacheo en su casa, incluida la chaqueta donde se han encontrado restos de ADN de la víctima, y en la mano lleva otras prendas de ropa, que podrían ser las que sustrajo a la víctima, que arrastra graves lesiones del ataque, estuvo hospitalizada cerca de dos meses y ha tenido que ser intervenida en hasta cinco ocasiones.

De hecho, el magistrado subraya en su escrito que, si no hubiera sido porque un camionero encontró a la víctima inconsciente poca rato después de los hechos y los servicios de emergencias la asistieron rápidamente, la joven hubiera muerto como consecuencia de la agresión. Después de tomarle declaración, el juez envió preventivamente al arrestado a prisión. Le atribuye un delito de agresión sexual y otro de asesinato en grado de tentativa que le pueden comportar una condena de entre 20 y 30 años de prisión.

Descartados otros vehículos y peatones

Los dispositivos que captaron al agresor y a la víctima grabaron también a otras personas y vehículos en los extremos de la calle donde se produjo el ataque. Los Mossos d'Esquadra han analizado los movimientos de nueve peatones más y de 46 vehículos, pero el informe policial "descarta" que alguno de ellos hiciera "una parada" o "un movimiento sospechoso", subraya el juez. En el caso de los peatones, ninguno de ellos llega a acceder a la calle Països Baixos, como sí hace el violador.

En cambio, las cámaras captaron como el agresor "aceleraba el paso" para abordar a la víctima. Inicialmente, entre que una misma cámara capta a la menor y al agresor hay un intervalo de tiempo de más de 40 segundos. El último de los sistemas los capta en poco más de dos segundos de diferencia.

El juez envió a prisión al detenido teniendo en cuenta la gravedad del delito, el riesgo de fuga, pero también por sus antecedentes. El hombre, de 20 años, arrastra antecedentes por delitos sexuales y el juez considera que este historial es suficiente como para hacer "un pronóstico de alta peligrosidad" sobre el arrestado y como para pensar que, si quedaba en libertad, había riesgo de que volviera a delinquir.

stats