La elección del Amparo

Loidana es un nombre de mujer y es la puerta de entrada al Priorat

Cuando pruebes el único vino de la bodega Marco Abella que lleva un poco de cabernet te da un buen rollo estratosférico

3 min
Una botella de Loidana, de Marco Abella.
  • Variedad: garnacha, cariñena y cabernet
  • DO Priorat
  • Añada 2021
  • Productor: Marco Abella
  • Para tomar solo, escuchando Viva la vida , de Coldplay, o leyendo Moby Dick .

Seguro que si les llamo Clos Abella, les sonará el nombre. Es un vino valoradísimo del Priorat, de la bodega Marco Abella. Sólo les digo que Wine Week, la feria del vino de Barcelona, ​​destaparon su añada 2005. Para explicar lo lleno de vida que estaban, pobres resultan las palabras de esta entusiasta amateur. Amateur es la palabra exacta. Estimadora. Y de los autores del Clos Abella, hoy, les propongo Loidana, que es una puerta maravillosa, franca, abierta de par en par en el Priorat.

Los propietarios de la bodega, Olivia Bayés y David Marco, dejaron las profesiones , abogada e ingeniero en telecomunicaciones, para hacer vino. Siempre decimos, en estas páginas, que quienes hacen vino son artistas. Y ellos vienen de familia de artistas. Olivia es sobrina e hijuela de la dibujante Pilarín Bayés, su padre es el cardiólogo Antoni Bayés de Luna. David es bisnieto del pintor Joaquim Vayreda, e hijo del poeta y ensayista Joaquim Marco Revilla. Esto explica las etiquetas de sus vinos, hechas por el pintor Josep Guinovart, que era tan amigo de la familia, que siempre le han llamado “en Guino”.

Toda la familia Marco viene de Porrera desde el siglo XV. Hacían vino, como todo el mundo, hasta que llegó la filoxera. A principios del siglo XX emigraron a Barcelona, ​​excepto el abuelo, Ramon Marco Abella, que mantuvo la casa y los viñedos, bajo mínimos. Y he aquí que David, de niño, iba a pasar los veranos allá. Este recuerdo explica que él y Olivia decidieran “dejarlo todo” y convertirse en aventureros. la bota, todo el mundo decía que eso sería un gran vino. Hicieron 4.000 botellas. Con la añada 2005 decidieron dejar los trabajos. Aquel 2005 sacaron, también, Olbia, un blanco con alma de negro, un blanco de guarda que, encuentro, puede ir de maravilla para un pollo con ciruelas.

Lo más difícil de hacer

Loidana (que es un nombre de mujer, medieval, porque en la familia hubo una) es el vino que más les ha costado hacer. "Hay un momento en que los importadores nos piden un vino fácil, joven, fresco, dinámico, de precio asequible, pero sin perder la esencia del Priorat, y claro, sin perder el bagaje del Clos Abella". Pero en el Priorat, si empiezas a pedir mucha producción en el viñedo, si le das mucha agua, pues, la calidad baja en picado. No era fácil. “Siempre, los importadores nos decían «¿Ya tiene el Loidana?» y contestábamos «No, no, todavía lo estamos haciendo...»

Loidana es el único vino de la bodega que lleva un poco de cabernet. Probarlo te da un buen rollo estratosférico. Lo he visto, a menudo, y me parece muy bien, cuidado, en las cartas de los restaurantes japoneses. Tiene fresa, todas las frutas rojas, y el pequeño pensamiento balsámico y la frescura de la cabernet. Es un vino transversal. Gustará a los entendidos y agradará a los amateurs. Es bueno si te lo tomas solo y es bueno si lo maridas. No tiene la longevidad en la boca, claro, del Clos Abella. En un banquete, en una fiesta, el día que tienes que quedar bien y tienes presupuesto ajustado, ¡Loidana!

No puedo estar de contarlo. Hay una empresa gallega, Ánforum, que es la que hace estos “huevos” de granito para vinificar, generalmente blancos, sin pasar por madera. Pues bien, los ha elegido a ellos para experimentar con vino tinto. Y han hecho una garnacha cien por cien, que viene de la finca La Maiola, a 750 metros de altura, que se llamará Roca Bella y que está a punto de salir. Se hablará y mucho.

¿Tienes ganas de probarlo?

Si tienes curiosidad por probar el vino recomendado, cómpralo aquí o bien adquiere el 'pack' de enero con un 15% de descuento.

Patrocinado por:
Agència Catalana de Residus
stats