Lengua
Cultura 16/04/2022

Najat El Hachmi: "Ya estoy harta de pedir que me hablen en catalán, creo que es denigrante"

Aliou Diallo
6 min
Aliou Diallo entrevista la escritora Najat El Hachmi en el barrio de Gràcia de Barcelona
Dosier La lengua de los inmigrantes Desplega
1.
La lengua de los inmigrantes: cómo sumarlos al catalán
2.
"Hay profesores que nunca han dado clase en catalán"
3.
"Ya estoy harta de pedir que me hablen en catalán, creo que es denigrante"
4.
Las olas migratorias y el debilitamiento del catalán: ¿qué ha pasado?
5.
Catalán sí, igualdad también
6.
La exclusión y el rechazo condenan el catalán

BarcelonaNajat El Hachmi (Nador, Marruecos, 1979) llegó a Vic con 8 años. Es licenciada en filología árabe y escritora, autora de cinco novelas que han recibido premios como Ramon Llull y el Prix Ulysse, la última de las cuales es El lunes nos querrán. Aliou Diallo (Conakry, República de Guinea, 1996) llegó a Salt con 13 años. Es graduado en derecho y ciencias políticas y activista, trabaja en la Fundación IReS y colabora con el ARA. Por eso él es quien guía esta conversación sobre la experiencia de los dos como recién llegados y catalanoparlantes.

Recorrer un trayecto migratorio implica tener que cambiar de contexto social, cultural y político, entre otros. Antes de llegar a Catalunya, ¿cuál era tu realidad lingüística?

— Hablaba amazige, mi idioma materno. Crecí en un entorno rural y no tenía mucho contacto con el árabe. Es curioso, porque con los inmigrantes la gente se permite mucho hacernos la pregunta de cuántos idiomas hablamos, y siempre celebran que hayamos elegido aprender tantos idiomas, y en realidad no es una elección consciente. El contexto nos viene dado y, dependiendo de donde vayas a parar, tienes un itinerario lingüístico u otro. Ya ni contesto a la pregunta de cuántos idiomas hablo porque me suena a “demuéstrame lo que sabes”.

La lengua no suele ser la gran variable para decidir donde marcharse y esto es todavía más patente en el caso de nuestros padres y madres. Yo recuerdo, de hecho, que antes de llegar a Catalunya no conocía la existencia del catalán. Una vez en el aeropuerto noté que en los letreros, aparte del inglés, había dos idiomas que se parecían mucho, sabía que uno de ellos era el castellano y fue mi padre quien me aclaró que el otro era el catalán. ¿Cuál fue tu primer contacto con el catalán?

— Yo tampoco sabía que el catalán existía antes de llegar a Vic. Explicar la situación lingüística del lugar donde vas a parar no era la prioridad de los inmigrantes. Por lo tanto, el primer contacto con el catalán fue con los vecinos que mi padre nos presentó al llegar y en la escuela. Tanto mis hermanos como yo nos escolarizamos en catalán, descubrimos que buena parte de nuestros compañeros de clase y vecinos hablaban en castellano e incorporamos también este idioma y entre nosotros lo hablamos.

Aquí iba justamente, ¿en casa en qué idiomas os comunicáis?

— Pues yo hablo amazige con mi madre, castellano con mis hermanos y catalán con mis hijos y mi marido. Y con mis amigos hablo, con según quién, en catalán o en castellano. Igual que con las lectoras cuando nos encontramos y mira que viven aquí y buena parte han nacido aquí. Si te soy sincera no es un asunto que me preocupe mucho; me obligan a pensar más de lo que me gustaría cada vez que me encuentro a una persona que me habla en castellano con un claro acento catalán, por mi aspecto vinculado a mi origen. Ya me he cansado y ni cambio el idioma, le respondo en castellano y a veces se crean situaciones absurdas cuando esta persona me escucha hablar con mi hija en catalán. Ya estoy harta de pedir que me hablen en catalán porque llevo aquí más de 30 años, creo que es denigrante. La inmersión lingüística ha propiciado que más de dos generaciones de inmigrantes hablen un catalán perfecto, pero parece que esta idea no cuaja en la cabeza de muchos catalanes.

Se podría pensar que la inmersión lingüística ha funcionado entre la población inmigrante, pero no se ha hecho ningún esfuerzo porque la gente autóctona nos reconozca la condición de catalanoparlantes.

— ¡Exacto! El problema viene de una realidad que yo denomino el síndrome de la foto fija: domina una percepción estática de la inmigración, encapsulada en el momento de la llegada; cualquiera que parezca inmigrante o hijo de inmigrante acaba de aterrizar y no se considera toda la evolución de las personas y de sus vidas, no ven que los inmigrantes también vivimos y nos desarrollamos aquí.

Totalmente de acuerdo. Las políticas de acogida o del momento cero son, a pesar de todo, mucho más resolutivas que todas las otras políticas que afectan a las personas extranjeras en su día a día. Podríamos pensar que esto está hecho para que, una vez superado el momento de la llegada, la persona inmigrante deje de estar sometida a un trato diferenciado y asimile sus derechos a los de las personas autóctonas, pero esto justamente es lo que no pasa y quedamos siempre en estos limbos de la foto fija de la llegada.

— No, no pasa y siempre tenemos que dar explicaciones por todo. A mí, de todo esto, me ha salvado la escritura, que es el lugar en el que me expreso libremente y donde, en el momento del contacto con los lectores, pocas veces me piden justificaciones.

¡Esto es una suerte!

— ¡Mucho! Que nos pidan explicaciones a nosotros, mira, se puede entender según cómo, pero que se las pidan a nuestros hijos que han nacido aquí es desesperante.

Aquí las administraciones públicas tienen mucho que hacer. ¿Qué crees que funciona para el aprendizaje del idioma para una persona recién llegada?

— Yo creo que con las políticas lingüísticas falta continuidad. Ahora estamos en un momento en el que se habla mucho, pero venimos de una década en la que la lengua no ha estado en la agenda política. Yo recuerdo el momento en el que las clases de catalán para mujeres recién llegadas pasaron a ser de pago, que, a pesar de ser un pago simbólico, para muchas mujeres inmigrantes con hijos y unos ingresos que no les llegan para mucho más no era asumible. Creo también que no podemos hablar de políticas lingüísticas sin hablar de políticas sociales. No puede ser que preocupe más el dominio que tienen las personas inmigrantes del catalán que sus condiciones de vida. Nadie viene con ganas de vivir en un lugar sin aprender el idioma, pero hace falta que la gente viva en unas condiciones que garanticen la cobertura de las necesidades básicas.

Muy de acuerdo. No costaría tanto el aprendizaje del catalán por parte de las personas inmigrantes en muchos pueblos y ciudades de este país si no fuera por la segregación escolar y la guetificación urbanística que sufrimos como colectivo. Si, por un lado, la comunidad inmigrante siempre acaba recluida en entornos urbanísticos guetizados y, por otro, algunas familias que la forman provienen de países hispanohablantes es evidente que el idioma vehicular de estos entornos acabará siendo el castellano porque incluso los que no lo hablaban antes de llegar aquí lo perciben como más útil por el hecho de ser el idioma dominante en su entorno más próximo de convivencia. Las condiciones sociales en las que vive la gente inmigrante acaban determinando cómo se relacionan y en qué idioma lo hacen.

— ¡Y tanto! Y esto tendría que preocupar a los poderes públicos. No han sabido ver esta realidad. Suerte de muchas personas que acompañan a las personas inmigrantes en su día a día, las redes vecinales y las estructuras culturales de barrio como las bibliotecas: hacen un trabajo muy útil, que no les corresponde, a favor de la cohesión social y el aprendizaje de los idiomas vehiculares. Los que hemos llegado aquí de pequeños acabamos consiguiendo, en muchos casos, abstraernos de esta realidad, pero la gente adulta que ha venido aquí a buscarse la vida pocas veces reúnen las condiciones para dar este paso. Para esta gente, a pesar de que es importante que aprendan catalán, sobre todo por la relación con sus hijos, no sé hasta qué punto es ético presionarlos para que lo hagan.

Muy cierto.

— Esta complejidad y diversidad de situaciones se tiene que tener en cuenta, porque lo que nunca funcionará es convertir el idioma en un instrumento que haya que imponer a personas que están en una situación de exclusión o de vulnerabilidad, cuando los extranjeros con más estatus socioeconómico prescinden de ello sin más.

¿Estaríamos de acuerdo, pues, al afirmar que las políticas lingüísticas dirigidas a la comunidad inmigrante no tienen ningún sentido sin políticas sociales garantistas de las necesidades básicas?

— Y políticas culturales.

Respecto a la relación que tenemos con el idioma y con el país, ¿qué diferencias ves entre los hijos de inmigrantes que han nacido aquí y los que llegamos de pequeños?

— Otra vez, depende del contexto. Yo he conocido a niños y niñas que han nacido aquí y que no se identifican nunca como catalanes, ser catalán les suena muy exótico porque no lo viven. Es que para sentirse catalán hace falta que las personas autóctonas nos perciban como tales.

Dosier La lengua de los inmigrantes
Volver al índice
stats