Cultura 19/03/2021

Joan Carles Garcia Cañizares: “El tema del Institut del Teatre es generacional, aplicaron poder allá donde tenía que haber respeto”

4 min
Joan Carles Garcia Cañizares: “Es un tema generacional, aplicaron poder allá donde  tenía que haber respeto”

BarcelonaEl diputado Joan Carles Garcia Cañizares es el responsable de cultura de la Diputación de Barcelona desde 2019, un cargo que ya ocupó entre el 2011 y el 2015. Él es el encargado de supervisar la gestión del Institut del Teatre sobre los casos de acoso sexual y abuso de poder destapados por el ARA en febrero.

Hace un mes. ¿Dónde estamos?

— Estamos en el lugar donde desgraciadamente tenemos que estar. No sabíamos ni podíamos prever el contenido de lo que saldría, y tuvimos que poner en marcha el protocolo, que no se había utilizado nunca, y crear la comisión. Se han producido algunos movimientos, la dirección general puso el cargo a disposición, y al cabo de unos días decidió que por el bien de la institución era mejor marcharse. Lo mismo pasó con la gerencia, pero decidimos hacerlo escalonadamente, porque tiene trabajos muy administrativos y no podía marchar de hoy para mañana. Por otro lado, y muy importante, se tiene que dar ayuda psicológica a los alumnos afectados. Creamos los canales para que pudieran conseguirla de manera confidencial, sin miedo. Se contrató un gabinete psicológico y ahora tocará reparar el daño producido.

¿Ya tienen el nombre de la persona que asumirá la dirección interina?

— Estamos a punto de tenerlo. Si no hay un nombre de consenso, pediríamos que cuatro personas, un representante de cada una de las escuelas, formaran un comité para trabajar durante estos meses, un periodo corto, puesto que la voluntad es empezar el próximo curso con una dirección definitiva que encare los próximos años con un proyecto que tendrá que analizar qué ha pasado, por qué ha pasado, y prevenir sobre todo que esto no vuelva a pasar nunca más.

¿Cuántas denuncias se han recibido?

— La comisión no nos está dando cuentas de estas cosas. No entramos para que no haya injerencias, porque la cuestión es bastante delicada y sensible. Hemos tenido que ampliar la comisión, que era de cinco personas, porque se reunieron y dijeron que el tema era lo bastante grave como para incluir a más gente, así que incluimos a los sustitutos y, además, les hemos apoyado desde la Diputación aportando gente de recursos humanos y apoyo jurídico.

¿Cuánto puede durar la investigación?

— Dos meses y uno más de prórroga.

Ha dicho que la situación era grave.

— Grave por cómo se inicia todo ello. Hablo de la gravedad de la denuncia que vosotros publicáis. Y hay sobre todo un tema de reparación de las víctimas, y esto es delicado.

Muchos alumnos hablaban de una excesiva sexualización de las clases. ¿Harán una revisión de esto?

— Es una cuestión pedagógica del Institut. La Diputación no pone criterio académico, solo económico. En todo caso, evidentemente se tendrán que cambiar algunas de las cosas que se estaban haciendo, porque quizás lo que se veía como normal no lo era. Es un tema generacional, de una manera equivocada de aplicar poder allá donde tenía que haber respeto. Una generación que se ha equivocado, que pensaban que unas cosas estaban bien y no lo estaban. La sociedad ha cambiado mucho, ha habido el #MeToo, y es una buena noticia que los alumnos denuncien que hay acoso. Por otro lado, posiblemente tendremos que hacer reformas de los estatutos, del régimen interno de la institución, y también tendremos que hacer formación específica del profesorado y del alumnado, que nos pidió hacer unas jornadas y ya las estamos preparando. Necesitamos que el personal docente se forme, puesto que es una realidad que no se ha formado pedagógicamente en cuestiones relacionadas con el uso equivocado de la autoridad.

¿El caso del IT cambia el paradigma?

— El Institut no está fuera de la sociedad donde están pasando estas cosas. Lo que pasa ahora es que este cambio de paradigma, que es social, se producirá en el Institut.

¿Qué diría a los alumnos que se están pensando si denunciar o no por miedo?

— Que lo denuncien. Si ellas han sufrido abuso de poder o acoso, o incluso si solo se lo parece, que lo hagan. Lo que le ha pasado a un alumno le afecta toda la vida, tiene unas consecuencias a la vida sentimental, sexual. Por lo tanto, si alguien tiene esta cuestión guardada, que la libere. Es un buen momento para hacerlo.

Si hasta ahora no se denunciaba es que algo no funcionaba.

— Es la sociedad la que tenía esta pena. No lo ha hecho mal sólo el Institut: lo ha hecho mal la sociedad. Evidentemente, tendremos que hacer una revisión del protocolo, que tenía 3 años de vida y no tenía ninguna denuncia. Lo que seguro que no se hizo bien es darlo a conocer, seguramente; había un 90% de los alumnos que no sabían que existía el protocolo. Se le tiene que dar más publicidad para que, a la mínima que se actúe mal, el alumno lo denuncie.

¿Con Magda Puyo han pagado justos por pecadores? Porque esto hace 30 años que pasaba.

— Es una persona feminista, defensora de las libertades individuales y colectivas. Primero quería afrontarlo, pero después hizo una reflexión profunda: “Quizás es mejor que me retire y se pueda solucionar sin mi figura”. No sé si es el chivo expiatorio, pero es una decisión personal suya y la entiendo.

¿La imagen del IT ha quedado manchada?

— Esto puede ser una marca temporal, pero no una pérdida de prestigio, porque el Institut se lo gana con sus graduados. La formación seguirá siendo de calidad, y cualquier persona que quiera ser actor o escenógrafo irá al IT, porque es el mejor lugar y tiene un prestigio mundial que no perderá.

¿Se presentarán como acusación particular?

— No ha habido ninguna denuncia penal todavía, pero si pasa, nos presentaremos como acusación particular.

¿Han hablado con Joan Ollé?

— No. Queremos evitar injerencias.

¿La Diputación no sabía nada?

— No tengo noticia de que nadie viniera aquí y dijera: “Escuche, hemos oído esto”. Entonces hubieran saltado las alarmas, como ha pasado ahora, pero nunca ha pasado.

Varias alumnas nos han explicado que en 2016 se mandó una carta anónima a la Diputación en la que denunciaban estas situaciones. Y las estudiantes lo saben porque la dirección de la IT les interrogó para saber quién era la autora de la carta. Alguien de la Diputación lo trasladó al IT.

— Primera noticia.

stats