Artista. Participa en el Festival Formentera Fotográfica
Cultura 11/10/2021

Ana Esmith: “A Miss Beige no le preocupa lo que pienses de ella”

4 min
Miss Beige en acción.

PalmaConfiesa que, de niña, le decían que parecía que una vaca le hubiera lamido el pelo. A Ana Esmith (Madrid, 1976) hace tiempo que no le traumatiza lo que piensen de ella. Para hacerlo entender, creó un personaje, Miss Beige, que rompe con las convenciones arbitrarias que someten a las mujeres. Licenciada en periodismo y en arte dramático, Ana Esmith es una artista performativa que usa la fotografía para transmitir su mensaje. Insiste en que no es fotógrafa y, por eso, está más agradecida y feliz de ser una de las ponentes del Festival Formentera Fotográfica dirigido por Francesc Fàbregas y en el que también participan, entre otros, fotógrafos del ARA como Ferran Forné y Xavier Bertral.

Usar la fotografía no es lo mismo que ser fotógrafa.

— No lo es, no. Por eso me siento muy honorada de que hayan contado conmigo para el Formentera Fotográfica, entre verdaderos expertos en la fotografía. Sé que no podré aportar conocimientos técnicos, pero siempre he defendido que la fotografía puede ir más allá, como todos los lenguajes establecidos, como todo lo que está establecido. A menudo la presión del conocimiento hace que no nos atrevamos a traspasar unas líneas, unos límites que nos han marcado. Nos tenemos que atrever a jugar más, también con la fotografía.

Miss Beige, para romper los estereotipos sobre la mujer deseada, se presenta antigua, monjil, antipática, sin pasar por la peluquería ni por el maquillaje. ¿Miss Beige no es otro estereotipo?

— Mi estereotipo hace todo lo que no se espera de una mujer. Va tapada, vestida de beige, con el pelo como lamido por una vaca, lleva unas gafas que nadie mira, no sonríe. Pero de hecho la miran. Y sonríen, los otros. Miss Beige cae bien. Ella ya sabe que puede ir a la peluquería para hacerse un peinado para gustar. Pero me interesa demostrar que con este pelo también me pueden querer. En realidad, a Miss Beige no le preocupa lo que pienses de ella, estará igual de tranquila tanto si te gusta como si no. Miss Beige se encuentra muy bien, estupenda; el problema lo tienes tú.

Miss Beige

Todo empezó al encontrar el vestido, en 2016. Con él nació Miss Beige. El hábito hizo a la monja. 

— Miss Beige nació de una necesidad personal. Había vuelto a Madrid después de 15 años de vivir en el extranjero. Encontré este vestido tirado en el mercado y pensé qué podía hacer durante las largas tardes de los domingos. Lo hice por mí. O hacía algo creativo o me volvía loca. Al final te das cuenta de que las cosas más marcianas que te vienen a la cabeza pueden interesar. Opté por el color beige porque es el más insulso. Provocar la revolución desde el beige me parecía más interesante que hacerlo desde el rojo, que es más habitual. Se trataba de dar mi color a un no-color. Y he conseguido que me miren, a pesar de ser beige.

Por eso dices “Atrévete a ser beige”.

— Todos tenemos un lado beige, neutro, que los cánones nos han hecho creer que es menos atractivo. La sociedad no nos deja mostrarlo o no nos lo permitimos nosotros mismos. Y quizás este lado beige es el más original que tienes. Por eso digo “atrévete a ser beige”.

Periodista y diplomada en artes dramáticas. Qué combinación.

— Reúno ambas disciplinas. Pero con Miss Beige prescindo de un elemento básico del periodismo y del teatro: la voz, una herramienta de comunicación fácil para mí, que hablo cinco idiomas. Pensé mucho en cómo hacerlo para que mi mensaje llegara claro pero descolocara. Debe haber artistas que descoloquen.

El toro de Osborne, la playa de Benidorm, una virgen colgada en el cuello, la paella, la flamenca, la Iglesia... ¿Nos quieres confirmar que aquella España de Cuéntame cómo pasó todavía existe?

— Está muy vigente. Cuando volví después de quince años de estar fuera, me llamó la atención que estos símbolos continuaran existiendo. Sin embargo, tanto por lo bueno como por lo malo, continuaremos siendo así. En todo caso, por todo esto todavía me hace más feliz la cantidad de seguidores jóvenes, adolescentes, que tiene Miss Beige.

Miss Beige se ha retratado colgada de los huevos del toro de Osborne.

— El toro es la imagen del patriarcado, de la España profunda. Eso sí, con el juego, con el humor, se pueden cambiar muchas cosas, todas aquellas con las que nos han educado. Al patriarcado le tenemos que devolver la moneda enfrentándonos, pero sobre todo creando unos referentes que no sepan cómo clasificar, ni de dónde les salen, ni cómo tratarlos. Mi idea es mostrar un referente en el que no quepa la figura masculina. Yo soy la protagonista absoluta. Miss Beige no necesita a nadie a su lado.

Miss Beige
stats