Barça
Deportes 09/04/2021

Un clásico en el estadio Alfredo Di Stéfano, el hombre que llegó a ser jugador del Barça

El Barça jugará por primera vez en Valdebebas, el decimoctavo escenario de su rivalidad con el Real Madrid

5 min
Vista general del estadio Di Stefano de Valdebebas

BarcelonaLa pandemia lo ha alterado todo. También el partido de fútbol de clubes más mediático del planeta, el Barça-Real Madrid, rebautizado como clásico ahora hace unos cuantos años. Un espectáculo global que se suele disputar ante más de 90.000 personas, a pesar de que ahora se juega a puerta cerrada y por primera vez en un estadio tan pequeño que, para encontrar un referente parecido, hay que viajar hasta hace cien años. El estadio Alfredo Di Stéfano de Valdebebas será el decimocuarto terreno de juego diferente que acoge un Madrid-Barça oficial, porque sumando amistosos la lista llega a dieciocho con partidos como el de los Estados Unidos del 2017 en el Hard Rock Stadium de Miami o el primer clásico en el extranjero, jugado en una Copa del Mundo de Clubes no oficial en 1982 en el estadio Farid Richa de Barquisimeto, en Venezuela.

El primero clásico de la historia fue en Madrid, en el hipódromo que había en la zona de la Castellana, donde ahora se levanta el área de Nuevos Ministerios. Era la semifinal de la Copa de la Coronación, la competición que daría a la Copa del Rey, y el Barça se llevó el triunfo. Era el 13 de mayo del 1902. Después el clásico se ha jugado en estadios barceloneses como el de la calle Muntaner (1906 y 1916), el campo de la calle Indústria (de 1913 a 1921), les Corts (de 1927 a 1957) y el Camp Nou, a partir del 1958. En Madrid, los escenarios han sido el campo de O’Donnell (1916), el estadio de O’Donnell, que tenía un nombre similar pero era diferente del anterior (de 1914 a 1922), el viejo Chamartín (de 1926 a 1946), el Metropolitano (de 1946 a 1947) y el Santiago Bernabéu, a partir del 1948. En Madrid también se jugó la final de Copa del 1974 en el Vicente Calderón. Aparte, se han disputado cuatro finales de Copa en Mestalla (1936, 1990, 2011 y 2014), dos ediciones del Torneo Carranza en Cádiz en el estadio del club gaditano, un partido amistoso en el campo de Las Delicias de Zaragoza en los 20 y una final de Copa en el estadio de La Romareda también de la capital aragonesa (1983).

Debut en Valdebebas

119 años después del primer duelo, el clásico estrenará un nuevo escenario, el decimoctavo: el estadio Alfredo Di Stéfano de Valdebebas. Inaugurado en 2006 en la nueva ciudad deportiva del club blanco con un amistoso entre los primeros equipos del Madrid y el Stade de Reims, que sirvió para recordar la primera final de la Copa de Europa de la historia, el campo se ha convertido en la casa del filial del club madridista hasta que la directiva decidió utilizarlo también como escenario de los partidos del equipo de Zinedine Zidane durante la pandemia, para poder hacer a la vez las ambiciosas obras de remodelación del Santiago Bernabéu.

Los nombres de los estadios explican la historia de los clubes, de hecho. Si el Barça ha escogido el de Johan Cruyff para el estadio donde juega el filial, el Madrid apostó por Alfredo Di Stéfano. "Don Santiago Bernabéu y Alfredo Di Stéfano crearon la leyenda del Madrid. Crearon el club tal como es ahora. Di Stéfano fue el mejor jugador del mundo e hizo del Madrid el mejor club del mundo, ganando cinco Copas de Europa consecutivas. Y todo gracias a Bernabéu, que lo supo fichar con inteligencia", explicaba al ARA hace algunos años Paco Gento, ex jugador de los años 50 y 60. Sin Di Stéfano, inmortalizado en una estatua afuera de este estadio donde caben 6.000 personas, el Madrid no habría llegado a ganar tanto. Y Di Stéfano, de hecho, es uno de los nombres más importantes para explicar la rivalidad con el Barça. El equipo azulgrana jugará en un estadio que lleva el nombre de un futbolista que fue suyo, con papeles firmados y camiseta azulgrana. Pero un escándalo que todavía hoy a enfrenta aficionados de los dos clubes acabó con el argentino de blanco.

El jugador Alfredo Di Stefano en una fotografía del año 1960

Un partido de azulgrana en Palafrugell

Alfredo Di Stéfano (Buenos Aires, 1926 - Madrid, 2014) había debutado en la Primera División argentina en el River Plate fantástico de los años 40 conocido por una delantera de cinco legendaria: la Máquina. Él era el relevo de Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau, pero una huelga de futbolistas lo empujó a la liga colombiana en 1949. Tenía 22 años y ya no volvería como futbolista a Argentina. Durante tres años y medio, Di Stéfano jugó en ese invento que fue la liga profesional colombiana, un torneo lleno de grandes jugadores pero que no era reconocido por la FIFA porque rompía las normas sobre los contratos profesionales. Jugando con el Millonarios de Bogotá un amistoso en Madrid fue descubierto a la vez por el Barça y por el Madrid. Y a partir de aquí empezó uno de los capítulos clave del gran libro de la rivalidad Barça-Madrid.

El secretario técnico del Barça era el gran Josep Samitier, que movió ficha primero. El abogado Ramon Trias Fargas incluso cerró el traspaso con uno de los dos clubes que tenía los derechos del jugador, el River, y con el propio Di Stéfano. El problema fue que no se llegó a tiempo a cerrar un acuerdo con el Millonarios. Era un caso complicado. Di Stéfano jugaba en el club colombiano pero el último contrato reconocido por la FIFA era con el River. Oficialmente, el club argentino continuaba disfrutando de los derechos sobre el futbolista, pero en la práctica estaba en Colombia. El Barça, pues, tenía cerrado el acuerdo con los argentinos y el Madrid con los colombianos.

La documentación de la época evidencia que la Delegación Nacional de Educación Física y Deportas franquista no quería ver a Di Stéfano jugando junto a Kubala, que se recuperaba poco a poco de una tuberculosis. Cuando Santiago Bernabéu atacó por la espalda llegando a un acuerdo con el Millonarios, el régimen acabó de poner palos a las ruedas del Barça, que habría consolidado su posición de mejor club del momento uniendo el talento del argentino a la generación del Barça de las cinco copas. Di Stéfano, de hecho, llegó a Barcelona convencido de que sería azulgrana. El 19 de julio del 1953 jugaba su primer partido en España en el campo del Palafrugell. A la espera de saber si se confirmaba el fichaje por el Barça, jugó un amistoso de fiesta mayor en el campo del equipo ampurdanés, en el que vistió 45 minutos de azulgrana y 45 de blanco-y-negro, los colores locales. Pero, poco después, la delegación de deportes tomaba una decisión salomónica sorpresiva: Di Stéfano jugaría dos años de azulgrana y dos más de blanco. La directiva azulgrana, encabezada por el presidente Enric Martí, presentó la dimisión en bloque, indignada. Y el Barça, humillado, renunció incluso a disfrutar durante dos años de un Di Stéfano que se fue al Madrid para cambiar la historia de los dos clubes. Ahora Messi jugará en el estadio que lleva el nombre de uno de los grandes futbolistas argentinos de todos los tiempos. El estadio que lleva el nombre del argentino que cambió el Madrid verá en acción al argentino que ha cambiado al Barça.

stats