Tenis
Deportes 10/01/2022

Djokovic saldrá en libertad pero el gobierno australiano todavía podría deportarlo

El tenista serbio ha ganado la batalla judicial después de la sentencia favorable de un juez

6 min
Djokovic después de ganar en Australia por novena vez el torneo.

BarcelonaEl juez australiano Anthony Kelly ha decidido este lunes dejar en libertad al tenista Novak Djokovic, que podrá salir durante las próximas horas después de pasar cuatro días retenido en un hotel. El gobierno australiano había detenido el pasado jueves al tenista en Melbourne después de revocarle el visado por no estar vacunado contra el covid-19. El tribunal, sin embargo, ha pedido al gobierno que devuelva el pasaporte y los efectos personales a Djokovic y que pague también los gastos legales del tenista.

Después de conocer la sentencia, sin embargo, los Djokovic han alertado de que su hijo había sido detenido de nuevo. "La última información que tenemos es que lo quieren deportar", ha dicho Djordje Djokovic, hermano del número 1 del tenis mundial, en declaraciones a la televisión de Serbia. Varias unidades policiales se han acercado al hotel donde Djokovic está detenido, según ha confirmado la prensa australiana. La periodista serbia Ksenija Pavlovic lo ha confirmado hablando con el padre del jugador, a pesar de que horas más tarde el gobierno ha explicado que lo retenían por motivos de seguridad, no para deportarlo. De hecho, en los exteriores del juzgado de Melbourne se han producido cargas policiales contra seguidores del jugador, cuando estos han saltado sobre un coche pensando que dentro iba el tenista. Las autoridades australianas, sin embargo, todavía pueden expulsar a Djokovic, puesto que la última responsabilidad recae en el ministro de Inmigración, Alex Hawke. Este, no obstante, no tomará ninguna decisión sobre el caso hoy. Djokovic, vigente campeón del Abierto de Australia y número 1 mundial, había llegado el miércoles a Melbourne para defender el título afirmando tener permiso de los organizadores del torneo para estar ahí a pesar de no haberse vacunado contra el covid-19. El caso había provocado un revuelo político en Australia, con el gobierno negando el visado de entrada al serbio, que ha pasado los últimos días en cerrado en un hotel. De hecho, las autoridades intentaron deportarlo el miércoles mismo, pero los abogados del jugador presentaron un recurso.

Los abogados del ministerio australiano del Interior habían pedido al tribunal retrasar la resolución del caso hasta este próximo miércoles, pero el juez Anthony Kelly rechazó el recurso, i han decidido este lunes. La petición se produjo después de que el equipo legal del tenista presentara el sábado ante el tribunal un documento de 35 páginas en el que se alegaba que el número 1 del mundo recibió una exención médica para entrar en Australia sin estar vacunado al haberse contagiado del covid-19 en diciembre pasado. Además, los abogados del serbio habían pedido terminar el caso rápido puesto que falta poco tiempo para el inicio del Abierto de Australia, programado entre el 17 y el 30 de enero.

Hoy, el juez ha dado la razón al serbio, puesto que considera que las autoridades de la frontera no respetaron los procedimientos, según los cuales los viajeros tienen cuatro horas para responder a las preguntas de los agentes si estos no ven claro su visado. "No se han respetado las normas", ha dicho el juez. Al llegar, Djokovic habría respondido, sobre los problemas de su visado: "Me lo ponéis muy difícil si no puedo hablar con los organizadores del torneo, puesto que he hecho todo lo que ellos me pidieron". Hoy, además, los abogados han defendido que Djokovic dio positivo de covid-19 el 16 de diciembre y que dos semanas después estaba recuperado, de forma que el 1 de enero se le había dado el permiso para entrar en Australia. Pero varias fotos publicadas en las redes sociales muestran cómo el número 1 del tenis mundial participaba en actos públicos sin mascarilla en estas fechas. De hecho, justo el día después del 16 de septiembre, fecha de su segundo positivo del virus, el serbio fue a un acto de presentación de su marca personal y más tarde participó en una entrega de premios a los mejores tenistas de Belgrado de 2021, sin mascarilla en ambos casos.

Para entrar en el país Australia exige a los viajeros tener la pauta completa de la vacuna contra el covid-19 o una exención médica válida, que incluye sufrir una enfermedad médica grave, haber tenido reacción adversa al fármaco o haber contraído el covid-19 en los seis meses anteriores, entre otras razones. La federación de tenis, organizadora del Abierto de Australia, comunicó a los jugadores de cara al torneo que las personas no vacunadas podían conseguir una exención si demostraban una infección reciente de covid-19, según unos documentos publicados por varios medios australianos. El gobierno australiano, sin embargo, asegura que esta condición solo es aplicable para residentes en Australia, pero no para los ciudadanos extranjeros que quieran entrar en el país.

Cuatro días encerrado en un hotel

Desde el pasado jueves, el número 1 del mundo se encuentra aislado en el Hotel Park de Melbourne, un polémico lugar destinado a las cuarentenas de los enfermos con covid-19 que llegan a Australia, así como para retener a solicitantes de asilo político. Muchas ONG se han quejado de este escenario, pues refugiados de guerra llevan meses encerrados ahí. La familia del tenista ha definido el lugar como "sucio" y "terrible". El gobierno australiano ha denegado la solicitud de Belgrado para que se permita a Djokovic esperar la decisión de la justicia en una casa particular que el tenista había alquilado para alojarse durante el torneo. La primera ministra de Serbia, Ana Brnabic, el gobierno del cual ha calificado de "vergonzoso" el trato al tenista, anunció el sábado que haría llegar a Djokovic alimentos sin gluten, equipos para hacer ejercicio físico y un ordenador portátil, como él había pedido.

Diana y Srdjan Djokovic, padres de Novak Djokovic, durante la manifestación a favor de su hijo en Belgrado.

Por su parte, la tenista checa Renata Vorácová, que fue detenida el pasado jueves después de que las autoridades australianas cancelaran su visado, abandonó Australia este sábado. Vorácová, que estaba en Australia desde diciembre y que ya había disputado un partido de preparación previo al Abierto de Australia, había obtenido, igual que Djokovic, una exención médica para entrar en el país al no estar completamente vacunada.

Australia vive estos días su peor oleada de covid-19 por el impacto de la variante ómicron, con un número récord de 100.000 casos diarios mientras en solo unas semanas se han duplicado los contagios acumulados, que suben a más de 680.000.

Segundo positivo de un deportista polémico

El caso de Djokovic se ha convertido en motivo de una pequeña crisis política entre Australia y Serbia (miles de serbios viven en tierras australianas), así como un aviso a navegantes entre deportistas no vacunados de cara a seguir compitiendo. Los responsables del segundo grande torneo de tenis de la temporada, Roland Garros, han afirmando que en principio garantizarán a Djokovic poder participar.

El serbio, que aspira convertirse en el tenista con más títulos de Grand Slam de la historia (ahora lleva 20, tantos como Federer y Nadal), ha unido durante su carrera momentos de gloria deportiva con polémicas, tanto por sus salidas de tono dentro de la pista como por su posición respecto a las vacunas. El 20 de abril de 2020, por ejemplo, durante un Facebook Live en el que participaba con otros atletas serbios, ya dijo: “Personalmente, yo me opongo a la vacunación y no querría ser forzado por alguien a ser vacunado para poder estar en condiciones de poder viajar". En plena primera oleada de la pandemia, de hecho, organizó un circuito de exhibiciones de tenis en los Balcanes que acabó provocando un montón de positivos, entre ellos el propio Djokovic. El torneo, que tenía previsto hacer partidos en diferentes ciudades, no se pudo acabar cuando, después de la cita de Belgrado, con 5.000 personas en la grada, los jugadores Grigor Dimitrov, Borna Coric, Viktor Troicki y Alexander Zverev también dieron positivo.

"Jesús también tenía problemas, le hicieron de todo, pero él sigue vivo entre nosotros. Así también Nole [el apodo de Novak]. ¡Nada puede con él! ¡Es el corazón de Serbia, del mundo libre!", ha dicho estos días Srdjan Djokovic, padre del tenista. "Novak se ha convertido en símbolo y líder del mundo libre, del mundo de los países y pueblos pobres y oprimidos", añadió en una entrevista a Telegraf.

Djokovic persigue superar a Federer y Nadal

La temporada pasada Djokovic dominó el circuito y ganó 3 de los 4 Grand Slams. Solo en el último, en los Estados Unidos, se quedó con un palmo de narices al perder la final ante el ruso Medvédev. El serbio tenía la gran oportunidad de llegar a los 21 títulos grandes y deshacer el empate con Roger Federer y Rafa Nadal, puesto que ahora mismo los tres han ganado 20 torneos de Grand Slam. De hecho, la última temporada perdió el tren para ser el primer jugador desde el año 1969 que gana los cuatro títulos grandes el mismo año natural. El serbio tampoco pudo colgarse la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokyo, una de las dos decepciones de una temporada en la que confirmó que es el jugador más fuerte del momento.

Tanto Roger Federer como Rafa Nadal han defendido la necesidad de vacunarse. Sobre el caso del serbio, Nadal ha dicho estos días: "Si hubiera querido, podría jugar sin problemas en Australia. Tomó la decisión de no vacunarse y cada uno es libre de decidir, pero hay unas consecuencias. Me sabe mal por él, pero ya conocía las condiciones".

stats