Barça
Deportes 02/10/2021

La agonía de Koeman pasa por el Wanda Metropolitano

Con el técnico sentenciado, pero todavía sin sustituto, el Barça visita al Atlético de Madrid

3 min
Ronald Koeman, antes del partido entre el Atlético de Madrid y el Barça

BarcelonaSentenciado, pero todavía sin sustituto en el banquillo. Así afronta Ronald Koeman la visita este sábado al Atlético de Madrid, el vigente campeón de la competición y, seguramente, el equipo con la plantilla más completa de la Liga (21 h, Movistar LaLiga). El enfrentamiento se podría calificar de prueba de fuego, pero el destino del técnico neerlandés ya está escrito. Ni el presidente Joan Laporta ni la junta azulgrana confían en él. Koeman, sin embargo, "de momento", sigue siendo el entrenador del Barça. El relevo todavía no está claro y las posibles soluciones interinas no convencen: Sergi Barjuan, con una escasa experiencia en la élite, apenas ha vuelto al club esta temporada para hacerse cargo del filial, mientras que Jordi Cruyff ya se desmarcó desde un buen principio de esta opción, después de que el presidente lo definiera como un "comodín" el día de su presentación.

Debilitado por las bajas y con el entrenador en el borde del precipicio, el equipo visita uno de los feudos más complicados de la competición, el Wanda Metropolitano, que, además, podrá contar con el 100% del aforo para recibir a un Barça en horas bajas. Koeman pierde a Pedri, que, después de jugar contra el Benfica el miércoles, ha recaído de la lesión muscular en el cuádriceps del muslo izquierdo -en cambio, el neerlandés recupera a Jordi Alba-. No poder contar con el canario dificulta todavía más las cosas a un técnico que, si bien hace unos días se negaba a hablar de su futuro, ahora ha pasado a la ironía para valorar su situación en el banquillo azulgrana.

Sin necesidad de referirse a ello explícitamente, Koeman ha evidenciado en la comparecencia de prensa previa al duelo contra el Atlético el divorcio total con Laporta y que su destitución es solo cuestión de tiempo. El técnico ha entrado en la sala de prensa parafraseando a Louis van Gaal: "Hola, amigos de la prensa". La frase de Van Gaal, sin embargo, era un poco diferente: "Amigos de la prensa, yo me voy". Y cuando le han preguntado por eso, Koeman ha dicho que él, "de momento", se queda. El entrenador neerlandés ha abordado esta cuestión (y su entrada en la sala de prensa de la Ciutat Esportiva) con una sonrisa, escudándose en la ironía: "El presidente ha estado aquí esta mañana [en la Ciutat Esportiva], pero no nos hemos visto. A mí no me han dicho nada. Pero tengo orejas, sé que se filtran cosas y seguramente es verdad. Pero insisto, a mí nadie me ha dicho nada". De hecho, Koeman no ha querido entrar a valorar si su relación con Laporta es inexistente, pero la ruptura entre el máximo dirigente azulgrana y el entrenador es evidente.

La dificultad para encontrar un relevo de garantías y que genere consenso -como ya pasó en mayo- hace que todos los escenarios estén todavía abiertos, y una metamorfosis del equipo, que ganara y exhibiera buen juego en el Wanda, podría suponer un balón de oxígeno extra para el preparador neerlandés, pero la intención del club es seguir abordando la carpeta del banquillo durante los quince días de margen que habrá después del duelo contra los colchoneros y de la parada por fútbol de selecciones.

Mientras tanto, Koeman siente que se le ha faltado al respeto y no duda en confesar que anímicamente "podría estar mejor". El técnico sigue excusando el bajón del equipo con la ausencia determinante de Messi y las lesiones en la delantera, pero, más allá de estos evidentes handicaps, el juego del equipo necesita un impulso. Y Laporta y la junta no quieren más fotografías indignantes como las de las últimas derrotas en Europa o empates en la Liga.

stats