Finanzas públicas
Economía 31/05/2022

Catalunya recibió un 35% de la inversión presupuestada, frente al 184% de Madrid

El Estado destinó 308 euros por ciudadano a la comunidad de la capital, el triple de los 95 euros por cada catalán

4 min
El Estado  ignora las prioridades de la Generalitat en infraestructuras

MADRIDLa ejecución presupuestaria del gobierno español en Catalunya se volvió a quedar a medio camino en 2021. El año pasado, Catalunya recibió el 35% de la inversión real territorializada que aparecía en los presupuestos del Estado. En total, a Catalunya llegaron 739,8 millones de euros, según datos publicados este lunes por el ministerio de Hacienda. La cifra, pues, dista mucho la inversión estimada que se recogía en las cuentas públicas del Estado, que era de 2.068 millones de euros (según los últimos datos actualizados de Hacienda). Esto se traducía en una inversión per cápita de 270 euros que ahora se ha quedado en una tercera parte. En concreto, el Estado ha invertido hasta 31 de diciembre del 2021 unos 95 euros per cápita.

De este modo, Catalunya vuelve a recibir menos dinero del comprometido. Además, del total de la inversión que se podía regionalizar Catalunya recibió solo el 9%, cifra muy inferior a su peso en el PIB español. “Ante estas cifras inaceptables, hace falta que la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, dé explicaciones inmediatas a la ciudadanía de Catalunya”, ha señalado el president de la Generalitat, Pere Aragonès, vía Twitter. El conseller de Economía, Jaume Giró, en declaraciones a los medios después de conocer la ejecución, había indicado: “Son datos muy tristes, muy decepcionantes y sorprendentes. No me creía que el Estado ejecutara unas inversiones en Catalunya sólo por valor del 35% de lo presupuestado cuando la media del Estado es del 67%”.

En cambio, Madrid no solo ha recibido la cantidad de dinero prevista en las cuentas públicas, sino que lo ha doblado. Si bien la comunidad tenía que recibir 1.133 millones, finalmente el Estado ha ejecutado en esta comunidad 2.086 millones de euros; es decir, un 183,9% de lo previsto, según datos del ministerio de Hacienda. La inversión per cápita se sitúa en los 308 euros. Así pues, la inversión por ciudadano en la Comunidad de Madrid casi triplica la de Catalunya, a pesar de que en Catalunya la inversión presupuestada era superior. Fuentes del ministerio de Hacienda vinculan esta desorbitada cifra con el rescate de las carreteras radiales en la Comunidad de Madrid y añaden que este 2022 "la reversión de la AP7 hará que se dispare la ejecución en Catalunya".

Para llegar a estas cifras hay que sumar las diferentes partidas desglosadas que se recogen al documento publicado este lunes por la Intervención General del Estado , un órgano que depende del ministerio de Hacienda. En concreto, son cifras que se obtienen de sumar las ejecuciones de inversión real del presupuesto de la Administración General del Estado (AGE); de los organismos autónomos y entidades que dependen de la AGE; del sector público administrativo, y, finalmente, del presupuesto del sector público empresarial y fundacional para las comunidades autónomas.

Lentitud de Adif

Ahora bien, en el caso catalán esta inversión real por debajo de lo previsto no es ninguna sorpresa. La tónica de las últimas décadas ha sido que el Estado no ejecutaba el total de la inversión que se recogía para Catalunya en las cuentas públicas, como han criticado en reiteradas ocasiones tanto la Generalitat como los sectores empresariales. Uno de los motivos que explican este bajo ritmo de ejecución de la inversión presupuestada es el despliegue de las partidas vinculadas con las empresas públicas y, en particular, las vinculadas a las infraestructuras, como es el caso de Adif, apuntan fuentes del ministerio de Hacienda al ARA.

A modo de ejemplo, dentro de la carpeta de las empresas públicas –de donde sale el grueso de la inversión que va a parar a las comunidades y donde pincha Catalunya–, Adif recogía una inversión estimada para la alta velocidad de 492 millones de euros que se ha quedado en 22 millones. También hay una partida vinculada a "infraestructuras ferroviarias" con una inversión real de 707 millones que se quedó en 169. Con todo, según un estudio de la Cambra de Barcelona del año 2020, se estima que desde el 2001 y hasta aquella fecha el Estado ha dejado de invertir en Catalunya el 25% de lo que había presupuestado. Fuentes de Adif apuntan al ARA que el incremento de los precios del año pasado "retrasó" la ejecución de algunas obras y señalan que, precisamente, es la ejecución de obra la que tiene un peso más elevado en la inversión. Con todo, desde el ministerio de Transportes sostienen que las cifras son bajas porque en el 2021 se produjo una licitación de obras muy grande, como también sostiene Adif, y esto provoca que la inversión real (ejecutada) llegue tarde, es decir, este 2022.

Desigualdad territorial

Por territorios, quien también sale mal parado es el País Valenciano. El Estado solo ha ejecutado en la comunidad el 42% de lo previsto, es decir, no ha llegado a la mitad de la inversión prevista. Tampoco ha cumplido con Andalucía (41%), Galicia (67%), las Islas Baleares (77%) o Extremadura (69%). En cambio, aparte de Madrid también han recibido más dinero del presupuestado Castilla-La Mancha (119%) y Aragón.

El Estado invirtió el año pasado un total de 12.759 millones de euros, según los datos publicados este lunes por la Intervención General del Estado, que después del trámite parlamentario se situó en unos 19.028 millones de euros. Así pues, la Administración del Estado ha realizado el 67% de las inversiones previstas. De este dinero, 8.194 millones forma parte de la inversión regionalizable.

Con todo, estos registros se han conocido cuando el gobierno español ya empieza a trabajar en los presupuestos públicos del año 2023. La ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero, ha confirmado que "pronto" presentará el techo de gasto, es decir, el pistoletazo de salida por la elaboración de las cuentas, que se estima que sea un poco superior al del 2022 teniendo en cuenta la llegada de los fondos europeos.

stats