Automoción
Economía 29/09/2021

La china Great Wall Motor, favorita para sustituir a Nissan

La empresa asiática, que prevé producir 100.000 vehículos eléctricos al año, es la mejor posicionada

3 min
Sede de Nissan en la zona Franca de Barcelona

BarcelonaLa mesa de reindustrialización de Nissan, que tiene que decidir cuál será la empresa que sustituirá la automovilística, encara la recta final cuando faltan tres meses para que las tres fábricas que tiene la marca japonesa en Catalunya cierren definitivamente y dejen sin trabajo a unos 2.500 trabajadores.

La mesa, de la cual forman parte el gobierno español, la Generalitat, los sindicatos y la misma Nissan, tiene previsto reunirse este viernes para anunciar con cuál o cuáles de las cinco empresas que están actualmente sobre la mesa se negociará el contrato final. Pero según ha podido saber el ARA, la compañía mejor posicionada para ocupar las instalaciones de la Zona Franca, que es la planta de mayor dimensión, es el fabricante chino de coches eléctricos Great Wall Motor. También aparece como candidato con fuertes opciones el hub de electromovilidad formado por varias empresas y liderado por la catalana QEV Technologies, con sede en Montmeló.

Tanto el fabricante chino Great Wall Motor como el hub, que ya han tenido varios contactos con los gobiernos español y catalán, pueden absorber a la actual plantilla de Nissan al completo. El primer candidato, sin embargo, es el que más gusta a la mesa. De hecho, la compañía asiática, que en las últimas semanas ha verbalizado que quiere fabricar coches en España o Italia, ha desembarcado este mismo mes de septiembre en el Viejo Continente. La empresa, uno de los fabricantes chinos de SUVs y camionetas más importantes, anunció durante el Salón del Automóvil que se celebró a principios de septiembre en Múnich el lanzamiento de sus dos primeros modelos en el mercado europeo, que serán de las marcas Ora y Wey. Se trata de lo Ora Cat, un vehículo eléctrico asequible, y el Wey Coffee 01, un híbrido enchufable de una categoría más elevada. Las primeras entregas de los dos modelos se harán en Europa durante el primer semestre del año que viene. El objetivo de la empresa china sería producir 100.000 coches al año en la fábrica barcelonesa.

En cuanto al hub, que se presenta con la bandera de la descarbonización, lo capitanea QEV Technologies, empresa especializada en movilidad eléctrica que ha desarrollado coches deportivos como el interior del Hispano Suiza. La catalana se ha aliado con BTECH, que se dedica al desarrollo de vehículos y la industrialización para producciones en serie, y con la estadounidense Ronn Motor Group (RMG), que ha sido la última en incorporarse al proyecto después de abandonar su candidatura en solitario y que fabrica automóviles de hidrógeno. Los planes del hub, según especificó la misma QEV a finales de julio pasado, son llevar a cabo una inversión de 1.000 millones de euros en los próximos cinco años y crear más de 4.000 puestos de trabajo directos, además de 10.000 indirectos a través de proveedores y colaboradores. Entre la gama de vehículos que produciría hay un coche eléctrico pequeño para uso privado, car sharing y reparto de la última milla, tres modelos de furgonetas eléctricas, un camión pequeño y varios autobuses eléctricos de 8 y 12 metros.

En total el hub prevé la integración de más de una decena de proyectos, entre ellos empresas como Volta, Inzile, Lupa o Quantron se han mostrado interesadas en colaborar. El proyecto también prevé continuar con la producción de la furgoneta eléctrica e-NV200 de Nissan, pero bajo un nuevo nombre. Para que esto sea posible, pero, la japonesa tendría que darles una licencia.

Las tres empresas que las fuentes consultadas sitúan como descartadas son el fabricante de motocicletas Silence, el grupo belga especializado de componentes de la automoción Punch y una compañía china con un proyecto a más largo plazo. En su lugar, la primera podría ocupar la fábrica de Montcada i Reixac, que igual que la de Sant Andreu de la Barca es de dimensiones más pequeñas. De hecho, Silence formaba inicialmente parte del hub de descarbonización, pero finalmente ha decidido presentar su proyecto en solitario, que prevé una inversión de 30 millones de euros y también incluía la solicitud de la licencia de la furgoneta e-NV200.

Los trabajadores irán al paro

Una vez decididos los finalistas, se tendrán que negociar todos los aspectos del contrato final, entre los cuales está el número de trabajadores que se necesitarán y de qué manera se irán incorporando al trabajo, puesto que fuentes cercanas a las negociaciones dejan claro que lo tendrán que hacer de forma progresiva. Donde tampoco hay dudas es en el hecho de que la actual plantilla de Nissan tendrá que ir unos meses al paro, puesto que se prevé que todo este proceso para escoger la sustituta de la compañía nipona finalice a finales de año, y la fecha de cierre de las tres plantas es también el 31 de diciembre. Además, la empresa que acabe relevando Nissan necesitará unos meses (quizás incluso un año) para adecuar las instalaciones a su modelo productivo.

stats