Macroeconomía
Economía  /  Macroeconomía 14/07/2022

Bruselas ya cree que la inflación en España subirá hasta el 8,1% este año

La Comisión Europea sitúa en un 8,1% la escalada de precios en España este 2022 y mantiene el crecimiento económico en el 4%

3 min
El comisario europeo de Economía , Paolo Gentiloni.

MADRID"Los riesgos que rodeaban las previsiones [económicas] de la primavera se han materializado". Así arranca la actualización de verano de las previsiones de la Comisión Europea publicadas este jueves. El resultado: una inflación todavía más desbocada y un retardo del crecimiento económico.

Las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania han dejado en mal lugar la previsión de escalada de precios que Bruselas dibujó en primavera. En el caso de España, ahora los economistas de la Comisión sitúan la inflación en un 8,1% para este 2022, casi dos puntos más que el índice estimado hace solo dos meses (6,3%). El salto es importante: la previsión de encarecimiento de precios aumenta un 28% en solo dos meses.

A pesar de esto, la tasa se sigue manteniendo por debajo de la prevista para toda la Unión Europea y que los economistas sitúan en un 8,3%. El motivo de todo es el incremento constante de los precios de la energía, y en particular del gas, pero también de los alimentos. Una situación que ha acabado salpicando otros servicios y bienes, asume la Comisión. Por eso, en el caso de España, el ejecutivo comunitario reconoce otra vez que los españoles perderán inevitablemente poder adquisitivo, porque sus salarios no crecerán tanto como lo hacen los precios.

Esta revisión al alza del incremento de los precios deja muy atrás la estimación inflacionista del Gobierno español (6,5%), pero también la de organismos como el Banco de España y la Airef. En primavera, el primero situó la inflación en un 7,5% este 2022, mientras que la Airef sitúa el índice de precios del consumo (IPC) en un 6,2%. Ahora bien, los dos organismos ya han anticipado que probablemente habrá revisiones al alza. Con vistas a 2023, la Comisión espera recuperar unas tasas de inflación "estables", si bien la aspiración de llegar a un 2% no se divisa próxima. En el conjunto de la Unión Europea, los precios empezarían a bajar a principios de 2023 y caerían por debajo del 3% "a medida que se desvanezcan las limitaciones de oferta y caigan los precios de las primeras materias", apunta la Comisión . En cuanto a España, la tasa de inflación prevista para 2023 se sitúa en un 3,4%.

Retardo económico

Si bien la Comisión sostiene que "se apuntalará" el crecimiento económico, reconoce que el ritmo de la actividad será más "moderado" a pesar de una temporada de verano turística "prometedora." El incremento de los precios, sumado a los cuellos de botella y a la contención del consumo derivada de una política monetaria más dura, hace que Bruselas mantenga un crecimiento económico del 4% en España este 2022. Con vistas a 2023, el crecimiento sería del 2,1%. En los dos casos, sin embargo, el rebote del PIB es mejor que el previsto para el conjunto de la Unión Europea (2,7% este 2022).

Las previsiones, sin embargo, no dejan de ser ligeramente menos pesimistas que las que el Gobierno español presentó hace un tiempo. El departamento que lidera la vicepresidenta Nadia Calviño sitúa el crecimiento del PIB este 2022 en el 4,3%, y en el 3,5% el 2023. Finalmente, una de las notas positivas de la Comisión se la sigue llevando el marcado laboral, que según los economistas europeos se mantendrá "fuerte".

Caixabank rebaja las previsiones

A diferencia de la Comisión, Caixabank Research -el servicio de estudios de la entidad de origen catalán- ha rebajado este jueves las previsiones de crecimiento para la economía española, pero para 2023. Con vistas al año que viene, el banco espera que el PIB español crecerá un 2,4%, 1,4 puntos porcentuales menos que el último pronóstico.

A pesar de la reducción, Caixabank Research considera que la economía española mantiene "una inercia positiva" y "un buen ritmo" de crecimiento, a pesar del "contexto adverso" a nivel internacional. Concretamente, en estos momento la recuperación del turismo y el buen ritmo de consumo de las familias son los dos principales pilares de la actividad económica, lo cual repercute positivamente en el mercado de trabajo, según la entidad.

stats