Conflicto en Ucrania
Internacional 13/02/2022

Biden advierte a Putin del "coste severo" que tendría una invasión a Ucrania

La llamada entre los dos mandatarios no consigue ningún adelanto, y Moscú tilda las alarmas norteamericanas de "provocación" propagandística

5 min
Soldats norteamericanos , movilizados recientemente en Rumanía por la tensión en Ucrania, ayer en una ceremonia.

WashingtonLa llamada entre los presidentes de los EE.UU. y Rusia, Joe Biden y Vladímir Putin, no ha servido para destrabar la tensión en Ucrania ni mejorar la situación después de la escalada de las últimas horas. La comunicación entre los dos líderes –no habían hablado directamente desde el 30 de diciembre– ha durado una hora y dos minutos, y ha sido calificada por la Casa Blanca de “profesional y sustantiva”, pero nada más allá. De hecho, desde Washington dicen que no ha habido ninguna evolución y que todo queda encallado como hasta ahora. “No ha habido un cambio fundamental en la dinámica que se ha sido produciendo desde las últimas semanas”, ha confirmado un alto cargo de la administración Biden, que ha preferido mantenerse en el anonimato, en una llamada con periodistas para informar de los detalles del contacto entre los mandatarios.

Eso sí, Biden ha advertido al presidente ruso de que una invasión de Ucrania tendrá un “coste severo y rápido” para Moscú y que cualquier acción militar ordenada por el Kremlin “producirá un sufrimiento humano generalizado y disminuirá la posición de Rusia”, según un comunicado emitido por la Casa Blanca.

El aviso iba en la misma línea del que había hecho horas antes el secretario de Estad norteamericano, Antony Blinken, al ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, que han hablado por teléfono este sábado por la mañana en una llamada preparatoria de la de los dos presidentes. Según un comunicado del departamento de Estado, Blinken ha "dejado claro que el camino diplomático para resolver la crisis todavía está abierto", pero que solo es viable si Moscú desescala la tensión y demuestra que quiere debates constructivos y "de buena fe". "Si eligen el camino de la agresión e invaden Ucrania, resultará en una respuesta transatlántica unida, resolutiva y masiva", ha alertado el secretario, en palabras del portavoz Ned Price.

Desde Fiji, donde está de viaje oficial, Blinken había insistido en los "señales preocupantes" que se continúan detectando en la frontera ucraniana, con nuevas fuerzas rusas "llegando" a la zona. "De momento solo hemos visto escalada [de la tensión y la presencia militar] por parte de Moscú", ha lamentado. "Estamos en una ventana en que una invasión rusa podría empezar en cualquier momento si el presidente Putin así lo decide", ha dicho.

“No tenemos claro si Rusia está interesada en perseguir su objetivo diplomáticamente y no mediante la fuerza”, ha añadido el alto cargo de la Casa Blanca. “Nosotros continuamos comprometidos en mantener viva la posibilidad de desescalada a través de la diplomacia, pero también tenemos clara la posibilidad [de una invasión] por los pasos evidentes que Rusia está tomando a vista de todo el mundo, ante nuestros ojos”, ha dicho.

Desde Moscú, Lavrov ha insistido que todas las alarmas norteamericanas son una "provocación" propagandística. Una fuente del departamento de Estado ha explicado a Reuters que el jefe diplomático ruso ha reiterado la negativa de tener alguna intención de invadir Ucrania.

Este sábado también ha habido una llamada entre los jefes militares de los dos países, Lloyd Austin y Serguei Xoigú, para hablar de la "acumulación de fuerzas de Rusia a Crimea y en los alrededores de Ucrania", según un comunicado emitido por el Pentágono. Austin, además, ha ordenado la retirada de los últimos soldados que todavía quedaban en Ucrania: 160 miembros de la Guardia Nacional de Florida que estaban en tareas de entrenamiento de las fuerzas ucranianas y que se “reposicionaran” en otro país del este de Europa.

Los EE.UU. amplían su evacuación

De mientras, se producía un nuevo movimiento de los Estados Unidos que señalaba la inminencia con la cual ven una invasión rusa en Ucrania. Horas después de pedir a los norteamericanos que abandonaran territorio ucraniano en 48 horas, el Departamento de Estado ha actualizado su alerta de viaje al país europeo con un nuevo mensaje: evacúa su embajada y solo deja un pequeño reducto de diplomáticos, la expresión mínima para que continúe operativa.

De momento, los EE.UU. han acelerado la retirada del país como medida preventiva. En pocos días han aumentado la urgencia y han pasado de recomendar a sus ciudadanos que abandonen el país a evacuar su presencia oficial sobre el terreno, enviando la señal evidente de que el conflicto estaría al canto. "Parece cada vez más probable que esta situación se encamina hacia algún tipo de conflicto activo", ha dicho un alto funcionario del departamento de Estado, que ha preferido mantenerse en el anonimato, en una llamada con periodistas a primera hora de la mañana de sábado para explicar las razones de la reducción del personal en Kíev.

En la capital ucraniana solo quedará el más mínimo personal para garantizar la comunicación con el gobierno local y hacer las gestiones y coordinaciones necesarias para mantener el "compromiso y ayuda" en Ucrania y la administración de Volodímir Zelenski. Y, también, gente sobre el terreno para poder informar sobre qué está pasando, y transmitir la información a la Casa Blanca y otras altas esferas del gobierno Biden. Aun así, los EE.UU. se resisten a hablar "de evacuación" diplomática. "No estamos suspendiendo operaciones de la embajada en el país. Solamente estamos reduciendo, en este momento, el personal que hay en el país, que solo llevarán a cabo los trabajos más esenciales", han especificado desde el Departamento de Estado.

Sin embargo, desaparecerán los servicios consulares en la capital, Kíev, desde este domingo: el único punto de contacto de los norteamericanos con su gobierno, para obtener pasaportes o visados o cualquier tipo de trámite, estará solo en Lviv, a tocar de la frontera con Polonia y sexta ciudad más poblada de Ucrania.

La retirada de los servicios consulares en Kiev se justifica como un paso "prudente" para asegurar que, "en el peor de los escenarios, que obviamente incluiría ataques rusos sustanciales en la capital ucraniana", los EE.UU. puedan todavía estar operativos para trámites urgentes. En el trasfondo, se esconde cierto grado de certeza que un hipotético plan militar ruso tiene prevista la entrada en Kiev por la fuerza.

Los EE.UU. continúan insistiendo a los civiles que salgan ahora mismo de Ucrania, puesto que el gobierno Biden será incapaz de hacer nada por ellos en caso de que se inicie la acción militar que puede convertir el país europeo en una "zona de guerra" que, por definición, sería "volátil, imprevisible y extremadamente peligrosa".

"Cuando una región se convierte en una zona de conflicto activo tenemos muy poca capacidad para ayudar a nuestros conciudadanos, por eso continuamos con este constante toque de tambor para animar a los ciudadanos norteamericanos a marcharse y ayudarlos a tener expectativas realistas sobre lo que el gobierno de los EE.UU. podrá y no podrá hacer por ellos en un conflicto", ha explicado la fuente del departamento de Estado .

El gobierno de los EE.UU. tiene contabilizados unos 2.000 norteamericanos que han informado a las autoridades en los últimos días que están en Ucrania y está en contacto permanente con ellos para saber si han decidido marcharse o, por otro lado, prefieren quedarse a pesar de los consejos oficiales.

stats