Coronavirus
Internacional 27/04/2021

El covid-19, fuera de control en la India

El país encadena cinco días con más de 300.000 casos diarios y llega a su récord de muertos: 2.800 en un día

3 min
Vista cenital de los fuegos que crement victimes de Covid -19

Un millón de contagios en solo tres días, una cifra récord en el mundo. Así de rápido se esparce el covid-19 en la India, en una segunda oleada devastadora que este lunes ha dejado otra cifra récord en el país: 2.800 muertos en un solo día. Los hospitales de Delhi y Bombay siguen reclamando más oxígeno para poder atender a todos los enfermos, muchos de los cuales mueren ahogados esperando una bombona que no llega nunca. Imágenes de piras funerarias masivas dentro y fuera de las dos grandes ciudades han dado la vuelta al mundo, porque los crematorios no dan abasto para incinerar todos los muertos.

Desde que el pasado jueves la India superó los 300.000 casos diarios, una cifra que ningún otro país había logrado, los datos han seguido creciendo y ya encadenan cinco días por encima de esta cifra. Las de este lunes han vuelto a batir récords: 352.991 casos y 2.812 muertos en 24 horas.

Ante de esta situación desesperada, varios países se han movilizado para ayudar a la India. La OMS ha anunciado este mismo lunes que enviará material y ayuda sanitaria, el Reino Unido, Alemania y Francia se han comprometido a enviar ayuda médica urgente y un cargamento de oxígeno procedente de los Estados Unidos aterrizaba el lunes mismo por la noche en el aeropuerto de Delhi. El presidente de ese país, Joe Biden, ha hablado también este lunes por teléfono con su homólogo indio, Narendra Modi, para ofrecerle asistencia y para estudiar estrategias conjuntas para impulsar la producción de vacunas. El máximo productor de vacunas del mundo, el Serum Institute de la India, dejó de exportar dosis a finales de marzo ante la virulencia del virus en el interior del país. Y ayer mismo algunos medios informaban de que otra vez se estaba agotando la producción de vacunas.

Hay varios factores que explican la acelerada propagación del virus en el segundo país más poblado del mundo. Uno de ellos es la nueva variante india, una triple mutación que ha resultado mucho más contagiosa y que afecta mucho más a la gente joven, incluso a los niños. “Esta vez el virus se está propagando más rápido y en casos más severos, especialmente entre personas más jóvenes, de entre 30 y 50 años”, confirma el doctor Praveen, director del Hospital de Bathalapalli de la Fundación Vicenç Ferrer.

Un hombre reza momentos antes de quemar el cadáver de una víctima de covid-19

El centro de esta ONG, en una zona rural del centro del país, se ha reconvertido en hospital especializado en covid-19 y ya está al 85% de su capacidad, con un 65% de pacientes con necesidad de oxígeno. Para evitar la situación que están viendo desde hace días en los hospitales de Delhi y Bombay, ahora la fundación trabaja para conseguir un generador de oxígeno que les garantice autonomía.

Los investigadores indios intentan averiguar si las vacunas actuales son eficaces con las mutaciones del virus que se han detectado en el país. Desde la India hablan de casos de pacientes ingresados con covid-19 que habían recibido las dos dosis, pero hace falta una investigación científica para determinar si son casos aislados. La India produce actualmente la vacuna de AstraZeneca, que ahí denominan Covashield, y una vacuna propia llamada Covaxin, pero se espera que pronto empiece la producción de la rusa Sputnik V. Pero estas dudas, sumadas a la desinformación que circula sobre los efectos secundarios, han hecho que mucha gente no quiera vacunarse. Y esto se añade a una producción todavía inferior a la demanda, que hace que la mayoría de la población tenga que pagar por la vacuna o simplemente esperar. Hasta ahora, 117 millones de indios han recibido al menos una vacuna, por debajo del 10% de la población.   

Pero otro factor relevante han sido las decisiones políticas, que el febrero pasado llevaron a declarar la victoria del país sobre el covid-19. Las restricciones se levantaron casi completamente. El gobierno de Modi no solo ha permitido sino que ha alentado actos electorales multitudinarios en las últimas semanas, de cara a varios comicios estatales cruciales para su partido, el BJP. También permitió celebraciones masivas como el festival Kumbh Mela, que a principios de abril congregó a dos millones de peregrinos hindúes amontonados en la orilla del Ganges, justo cuando las cifras de covid-19 ya se disparaban. Ahora el confinamiento ha vuelto a Delhi y otros muchos estados están imponiendo restricciones más duras e incluso subiendo las multas para los que no llevan mascarilla.

stats