Internacional 20/06/2021

Encuentran muerto al militar neonazi y antivacunas prófugo en Bélgica

Un amplio despliegue lo buscaba después de haber amenazado a un conocido virólogo belga

ARA
2 min
Una manifestación en apoyo al soldado prófugo, el pasado 29 de mayo.

BarcelonaLa Fiscalía Federal de Bélgica ha informado este domingo del hallazgo de un cadáver en una zona boscosa en el norte del país que, según los "primeros elementos de la investigación", sería el de Jürgen Connings, el militar ultraderechista y negacionista armado que había amenazado a un conocido virólogo del país y había huido. Llevaba un mes desaparecido, a pesar de que había en marcha un operativo especial de las fuerzas de seguridad belgas para encontrarlo. En un comunicado, la Fiscalía ha señalado que el cuerpo se ha encontrado en los bosques que hay alrededor del pueblo de Dilsen-Stokkem, justo al lado de la frontera belga con los Países Bajos. Según las primeras investigaciones, se considera que la causa de la muerte sería el suicidio por arma de fuego.

A la espera de que las autoridades difundan más detalles sobre el caso, el medio regional flamenco Het Belang van Limburg explica que fue el alcalde de un municipio vecino, Johan Tollenaere, el autor del hallazgo. Mientras iba en bicicleta por la zona, notó un olor fuerte y alertó a la policía de sus coordenadas.

A Jürgen Conings, de 46 años, se lo consideraba un peligro terrorista porque amenazó de muerte al virólogo más famoso de Bélgica, Marc van Ranst. También había prometido atacar al gobierno y las mezquitas. Francotirador con experiencia en guerras como la de los Balcanes o Irak, el 17 de mayo dejó una nota de despedida a su pareja en la que aseguraba que no quería seguir viviendo en una sociedad en la que “políticos y virólogos nos lo han quitado todo”. Entonces un familiar avisó a la policía, que se dio cuenta de que Conings se había llevado arsenal de la base militar en la que trabajaba: pistolas, un chaleco antibales y un lanzacohetes, entre otras armas. Durante la operación de búsqueda –en la que llegaron a participar 300 militares, 100 policías, perros y policía judicial y científica– se habían encontrado algunas de estas armas y el caso puso de relieve la facilidad con la que militares de extrema derecha tienen acceso a ellas.

El caso también ha evidenciado la presencia de la extrema derecha en Bélgica, sobre todo en Flandes, donde el partido Vlaams Belang, xenófobo y racista, consigue uno de cada cuatro votos. Durante toda esta búsqueda se han registrado casas de otros simpatizantes nazis e incluso uno ha sido detenido por las mismas amenazas contra el virólogo, que ha estado bajo vigilancia policial. Hasta una treintena de militares próximos a la extrema derecha en toda Bélgica están bajo vigilancia de una unidad policial especializada.

stats