El ataque ruso a Ucrania
Internacional  /  Estados Unidos 09/11/2022

Washington y Moscú reconocen que mantienen contactos

El Kremlin deja claro que no se trata de ninguna negociación sobre la guerra en Ucrania

ARA
3 min
Jake Sullivan en la Casa Blanca

BarcelonaEl máximo asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, ha dialogado durante los últimos meses con su homólogo ruso, Nikolai Patrushev, en un esfuerzo para reducir el riesgo de amenaza nuclear. Sullivan, además, ha hablado con el consejero de política exterior de Vladímir Putin, Iuri Ushakov. Lo han revelado altos cargos del gobierno de los Estados Unidos, que han indicado que el objetivo de Washington es preservar la vía de comunicación con Moscú y no llegar a un acuerdo sobre la guerra en Ucrania, según ha publicado el diario norteamericano The Wall Street Journal.

Con todo, los funcionarios de la Casa Blanca que han admitido estos contactos no han proporcionado información detallada sobre el número de conversaciones que Sullivan ha mantenido con el Kremlin, ni tampoco las fechas en las que se produjeron o si fueron provechosas.

Desde Moscú, las informaciones son poco claras. Por un lado, la portavoz del ministerio de Exteriores, Maria Zajárova, ha reconocido "contactos puntuales" entre las autoridades de Estados Unidos y Rusia en temas de interés mutuo. "Estamos abiertos a cualquier tipo de diálogo que sea beneficioso para las dos partes, que represente el interés mutuo", ha dicho en una entrevista en la televisión. Pero el viceministro de Exteriores, Andréi Rudenko, ha dejado claro que no se ha producido ninguna negociación con Washington sobre la guerra en Ucrania.

¿Presiones a Ucrania?

Por otro lado, la administración del presidente Joe Biden ha hablado en privado con el gobierno del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, este fin de semana, y lo ha instado a manifestar públicamente su voluntad de resolver el conflicto. Oficiales de la Casa Blanca afirman que no están empujando a Ucrania a llegar a un acuerdo inmediatamente, puesto que saben que Putin, de momento, no está dispuesto a ello. Pero temen que la negativa pública de negociación de Zelenski ponga en peligro el apoyo que han recibido hasta ahora del resto de países, que buscan una solución a la guerra.

A lo largo de los últimos ocho meses, la economía mundial se ha visto duramente perjudicada y la subida de los precios del petróleo y los alimentos ha generado preocupación en buena parte de Europa, África y América Latina. Los aliados dudan si seguir proporcionando ayuda a Ucrania, en caso de que la guerra tenga que durar años. Es el que un funcionario anónimo de la Casa Blanca ha descrito como "fatiga de guerra" en declaraciones a The Washington Post, en las que afirma que cree que es un "sentimiento real" entre algunos de los socios occidentales. A este hecho se suma el miedo a una guerra nuclear.

Hasta ahora Estados Unidos ha enviado casi 19.000 millones de euros en ayudas a Ucrania y ha prometido públicamente seguir ofreciendo su apoyo masivo "durante el tiempo que sea necesario", mientras esperan una solución al conflicto, según fuentes oficiales.

Por su parte, Zelenski ha dejado muy claro que Ucrania solo se abrirá a la negociación cuando Rusia haya retirado todas las tropas del territorio –incluidas las de la península de Crimea y el este del Donbass (que hace ocho años que se encuentra bajo control ruso)– y con tal de que se juzgue a todos los rusos que han cometido crímenes en el país. También ha puesto como requisito que Putin no esté al frente de Rusia. De hecho, el mes pasado Zelenski firmó un decreto en el que descartaba formalmente cualquier negociación con su homólogo ruso. El texto declara que la perspectiva de conversaciones con Putin es "imposible".

stats