Internacional 22/08/2021

Ahmed Rashid: "La estrategia de los talibanes parece pensada por militares profesionales"

4 min
L'escriptor y periodista Ahmed Rashid

BarcelonaNo hay nadie que conozca mejor el movimiento talibán que él. Por algo es autor de Los talibán, un libro que le costó nada más y nada menos que 21 años escribir, el mismo tiempo que dedicó a la información periodística sobre Afganistán. En la obra desgrana los orígenes de este movimiento islámico, su organización política y militar y los muchos intereses económicos que hay detrás del país. A pesar de esto, reconoce abiertamente que ni él mismo preveía que pasaría lo que ha pasado en los últimos días: que los talibanes se apoderaran del control de Afganistán en cuestión de días. Sus análisis y reflexiones siempre arrojan luz a un escenario así de complejo y ayudan a entenderlo.

¿Cómo es posible que los talibanes hayan conseguido el control del país en tan poco tiempo?

— La verdad es que no tengo una buena teoría para explicar por qué los talibanes han tenido tanto éxito, pero tiene que ver con el colapso del gobierno afgano y la negativa del ejército a luchar. No culpo a los afganos, porque han sido manipulados por poderes extranjeros y por los estados vecinos.

¿Qué quiere decir con esto?

— El ejército afgano seguía siendo muy débil. No tenía capacidad de aprovisionarse. Es decir, de garantizar que sus fuerzas tuvieran suficiente munición o comida. La retirada de las tropas norteamericanas ha desmoralizado a los soldados, ha supuesto un impacto psicológico muy importante, porque los Estados Unidos les proporcionaban apoyo aéreo para combatir los ataques de los talibanes. Y además los talibanes han sido muy expeditivos: o los soldados se rendían o los mataban.

No tenían mucha opción.

— La estrategia de los talibanes ha sido brillante, pero no creo que haya sido pensada por ellos, sino por militares profesionales, posiblemente de Pakistán o de algún otro lugar. De todos modos los talibanes han demostrado que son muy buenos militarmente, pero ahora tienen que aprender a gobernar. No tienen ni idea de gobernanza, y en el país ya hay una crisis humanitaria y económica. El mundo no responderá hasta que los talibanes muestren más flexibilidad.

¿La comunidad internacional no los reconocerá como el gobierno legítimo de Afganistán?

— Cuando los talibanes estuvieron en el poder en los noventa solo tres países reconocieron su régimen: Pakistán, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Evidentemente ahora quieren ser reconocidos internacionalmente, pero Occidente no reconocerá a un gobierno formado solo por los talibanes. La solución sería que formaran un gobierno con partidos políticos y señores de la guerra, es decir, un gobierno más amplio. También tendrían que demostrar que hacen algo para contener a Al-Qaeda y a otros grupos terroristas en Afganistán. Y tener un programa para la sociedad civil. Si cumplen estos tres requisitos, quizás sí podrían ser reconocidos por Occidente y las agencias internacionales que aportan ayuda al país.

Todo esto parece poco factible...

— Los talibanes se oponen a la democracia, a unas elecciones, a la Loia Jirga [la asamblea tradicional afgana]... No tenemos ni idea de qué sistema político quieren.

¿De dónde obtienen el armamento y la munición?

— Los talibanes no van cortos de dinero. Han financiado su movimiento básicamente con los ingresos que ganan con el tráfico de opio y hachís, y la explotación de minerales, que venden a Pakistán y a Irán. Por lo tanto, no les falta comida, ni munición, ni armas... Toda la logística la tienen cubierta. Además, sus combatientes heridos son tratados en Pakistán.

O sea, Pakistán los apoya.

— Pakistán ha tenido una política dual. Por un lado, ha persuadido a los talibanes de participar en conversaciones de paz con el gobierno afgano. Por el otro, los ha apoyado de manera militar, por ejemplo, tratando a sus combatientes heridos en los hospitales. Es decir, no tiene una estrategia clara.

¿Y qué consigue apoyándolos?

— La relación entre Pakistán y el presidente afgano, Ashraf Ghani, siempre ha sido muy mala, y también con el expresidente Hamid Karzai. Lo que Islamabad quiere es un gobierno pro Pakistán que no permita que la India tenga un papel importante en Afganistán, a diferencia de lo que ha pasado en los últimos años, en los que la India ha construido universidades, hospitales o el palacio presidencial en Afganistán.

¿Los talibanes han cambiado respecto al pasado?

— Han cambiado en el sentido de que han entendido la importancia de utilizar los medios de comunicación. En los años noventa, cuando yo estuve en Kabul, rechazaron atender a los medios. En cambio, ahora están utilizándolos de manera muy efectiva. Esto lo han aprendido de Al-Qaeda y de Osama bin Laden.

¿Han cambiado en algún otro aspecto?

— En cuanto a los derechos humanos, a los derechos de las mujeres y a la libertad de prensa, es difícil ver que hayan cambiado mucho. Anunciaron hace tiempo que las niñas podrían ir a la escuela hasta el nivel 12 [hasta los 18 años] pero que después no podrían seguir formándose. Por lo tanto, no sabemos cómo actuarán, porque en algunas zonas controladas por ellos durante los últimos meses las niñas van a la escuela; en cambio, en otras zonas no lo permiten. Este también era el problema en los noventa: comandantes locales de los talibanes hacían una cosa y otros hacían otra. En los noventa también echaron de Afganistán a las Naciones Unidas y a muchas ONG. Espero que esta vez no hagan el mismo.

Si no habían cambiado, ¿por qué los Estados Unidos negociaron con ellos un acuerdo de paz?

— Trump estaba desesperado para marcharse de Afganistán. Quería demostrar a la opinión pública que él acabaría la guerra y presionó a sus negociadores para hacer concesiones a los talibanes. Unas concesiones sin obtener nada a cambio, como por ejemplo aceptar que 5.000 de sus presos fueran puestos en libertad. Además, los norteamericanos ignoraron al gobierno afgano, cerraron el acuerdo sin contar con ellos, y esto fue un enorme error. Las negociaciones de Doha sirvieron para que los talibanes consiguieran reconocimiento internacional, puesto que, a raíz de estas conversaciones, fueron recibidos en Rusia, en Irán, en el golfo Pérsico, en Asia central y, evidentemente, también en Pakistán. Ahora ha quedado demostrado que los talibanes no querían un acuerdo para compartir el poder con el gobierno afgano. Solo querían poder para ellos mismos.

stats