Internacional  /  Europa 13/04/2022

El comité portugués que investiga la pederastia en la Iglesia valida casi 300 casos en tres meses

Alerta que hay indicios de que algunos obispos todavía activos encubrieron abusos

ARA
2 min
El presidente de la Conferencia Episcopal de Portugal, José Ornelas, cuando anunció la creación de un comité para investigar abusos sexuales en el entorno de la iglesia, el diciembre del 2021.

Durante los primeros tres meses de trabajo, el comité que investiga los abusos sexuales a menores cometidos alrededor de la Iglesia católica de Portugal ha validado 290 casos cometidos desde 1950 hasta este martes. Su presidente, el psiquiatra infantil Pedro Strecht, ha avisado, sin embargo, que más de la mitad de los testimonios revelan que es "altamente probable que haya muchos más".

El comité, creado por la Conferencia Episcopal Portuguesa siguiendo el ejemplo de Francia, empezó a trabajar en enero. Durante el primer mes ya recibió 214 testimonios. "Esto es solo la punta del iceberg", ha alertado Ana Nunes Almeida, socióloga y miembro del comité, en una rueda de prensa este martes para hacer un primer balance. Ha indicado que las víctimas son mayoritariamente hombres (a pesar de que también hay mujeres), de todas las regiones del país y de todos los grupos de edad, que han sufrido "todas las modalidades de abuso", desde exhibicionismo hasta penetración.

El grupo de trabajo ha recibido los testimonios de personas nacidas entre 1934 y 2009, y las edades en las que tuvo lugar el primer abuso "varia entre los 2 y los 17 años", en diferentes contextos como escuelas católicas, clases de catequesis y durante las confesiones. "Con lo que tenemos hoy ya podríamos esbozar un primer retrato exploratorio de las víctimas, los agresores y el contexto de abusos sexuales practicados por miembros de la Iglesia católica portuguesa", ha dicho Almeida.

El comité, formado por seis personas laicas, se ha dado tiempo hasta finales de año para recoger testimonios. Tiene habilitada una página web y un teléfono para que las víctimas puedan explicar su caso, pero también tiene acceso a documentos históricos de las diócesis portuguesas. Aun así, este acceso depende de la voluntad de cada obispo. De momento, solo 12 de los 21 obispos de Portugal han aceptado reunirse con los miembros del grupo de trabajo.

Casos prescritos

Strecht ha afirmado que ya se han encontrado indicios de que jerarcas de la Iglesia, incluidos algunos obispos actuales, intentaron encubrir los abusos. "A menudo pasaba que trasladaban al abusador de un lugar a otro, como si en aquella época se considerara que el factor clave era el lugar y no la persona", ha señalado. El presidente del comité ha afirmado que todos los testimonios se analizarán individualmente para poder identificar situaciones en las que los delitos todavía no hayan prescrito o en las que haya riesgo de continuidad. Aun así, ha admitido que la mayoría de los casos denunciados han prescrito. De momento se han remitido 16 casos a la Fiscalía portuguesa.

El Parlamento portugués aprobó en octubre del año pasado una ley para aumentar el plazo de prescripción de los delitos sexuales contra menores: empezarán a computar cuando la víctima llegue a los 35 años y no con la mayoría de edad. En la práctica supone que los afectados podrán presentar denuncia hasta los 50 años. Además, si el abuso tuvo lugar cuando la víctima tenía menos de 14 años, la prescripción se alarga cinco años más.

stats