Internacional 28/05/2022

El grupo de presión de las armas de EE.UU.: ¿De dónde sale tanto de poder?

La Asociación Nacional del Rifle mantiene el aura gracias a unos afiliados fieles y una narrativa potente

6 min
Una imagen del escenario de la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle celebrada viernes a Houston.

WashingtonUna de las imágenes más icónicas de Charlton Heston es una en la que levanta por encima de la cabeza un rifle de la era de la Revolución Americana, parecido a los que se podrían ver en cualquier película western; la cara, dominada por un grito de rabia y desafío. "Te daré mi arma cuando me la saques de mis manos frías y muertas", exclama. Era en 2000 y Heston era el presidente de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), un cargo casi honorífico dentro del grupo lobbista armamentístico más reconocido. La frase rápidamente se popularizaría entre los defensores del derecho a llevar armas en Estados Unidos.

Siempre se ha hablado de la NRA como el pilar capital para entender por qué Estados Unidos son un país donde hay más armas que población civil, donde la cifra de rifles de asalto AR-15 ha pasado de 400.000 a 20 millones desde 1994, donde cada planteamiento de control de acceso a armas es visto como una utopía solo imaginable por soñadores idealistas. EE.UU. también es el país donde no hay políticas ni leyes para intentar minimizar la epidemia de violencia que existe, a pesar de la coincidencia mayoritaria de que hay que hacer algo. Y es que no hay debate: la mayoría de los norteamericanos quieren cambios. Lo dicen todas las encuestas y sondeos, como esta de Morning Consult: en solo dos semanas, la distancia temporal entre el tiroteo racista en un supermercado en Buffalo (Nueva York) y la masacre en una escuela de primaria en Uvalde (Texas), el apoyo a políticas y medidas mucho más estrictas sobre tenencia de armas ha aumentado en cinco puntos porcentuales, del 60% al 65%, impulsado por el viraje de los votantes republicanos; unos guarismos comparables a los días después de la tragedia en un instituto en Parkland (Florida) y la matanza en un concierto en Las Vegas, la más mortal de la historia de Estados Unidos.

Para entender que nunca haya cambios, todas las miradas siempre se han puesto en el poder del grupo de presión armamentístico, especialmente de la NRA. Se habla de la cantidad indecente de dinero que inoculan al sistema político y electoral para comprar los favores de los legisladores. Es una creencia que tiene gran parte de certeza: en el ciclo electoral del año 2020 dieron unos 786.000 dólares a campañas políticas, invirtieron más de 5,5 millones en lobbistas y gastaron más de 29 millones en anuncios, según los datos de Open Secrets, un proyecto del Center for Responsive Politics. Los datos actuales, sin embargo, son realmente modestas, comparadas con las inversiones de hace unos años: en el ciclo electoral de 2016, el que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca, se gastaron más de 54 millones de dólares. Ahora su capacidad de influir a través del dinero se ha minimizado mucho, especialmente por unos últimos años llenos de escándalos de corrupción dentro de la organización, problemas de recaudación, demandas para intentar disolverla, despidos masivos y maniobras infructuosas para declararla en quiebra. "Su influencia [en elecciones] se ha reducido bastante en los últimos años, especialmente por las dificultades financieras profundas", corrobora Mike Spies, del diario especializado en control de armas The Trace.

El peso de la NRA ya no está en los billetes, sino en el movimiento que ha conseguido crear, en la narrativa sobre las armas con la que ha impregnado el conservadurismo político y en la legión de seguidores (se dice que tienen más de 5 millones de afiliados) de una fidelidad extrema.

Sandy Hook, el primer punto de inflexión

Después del tiroteo de Sandy Hook, en 2012, la NRA hizo una apuesta estratégica: avanzar hacia una guerra cultural sobre las armas y apostarlo todo para seducir la vertiente conservadora. "[La NRA] viró a la derecha, abrazando a los republicanos completamente y abandonando incluso la pretensión de dirigirse a los demócratas", escribe Tim Mak, autor de libro Misfire, sobre los últimos años de la NRA y su declive. Su influencia dentro del Partido Republicano se ha magnificado durante los últimos años, y ha reconfigurado la política norteamericana incluso geográficamente, entre estados conservadores proarmas y estados progresistas que quieren controlarlas de alguna manera.

Donald Trump durante la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle.

El plan funcionó a la perfección durante la era Obama, pero hubo otro punto de inflexión, víctima de su propio éxito. "El declive de la NRA empezó [...] con la elección de Donald Trump. Habían gastado decenas de millones de dólares para asegurar su elección por delante de Hillary Clinton. Pero no tenían ningún plan sobre qué hacer si lo conseguían. La NRA vende miedo: con Barack Obama fuera y sin ninguna amenaza inminente por la que recaudar fondo, el dinero se empezó a esfumar", añade Mak. Ante esta situación, se podría pensar que el poder del grupo de presión acabaría diluyéndose: sin tanta capacidad de dinero y con la pujanza de grupos opositores, como el Moms Demand Action nacido después de Sandy Hook, y más tarde March for Our Lives después de Parkland, quizás se abría una puerta al cambio. La conclusión era totalmente errónea y demostraba el gran éxito que había tenido la NRA a pesar de su declive: quizás no tiene tanto poder real, pero su mensaje ultra que une patriotismo, libertad y armas de manera inextricable unió a votantes y legisladores republicanos. El tema de las armas ya no es un tema de defensa propia o individualismo, es un concepto ligado a la identidad. "La fuerza más potente que han tenido y conseguido es su capacidad de transmitir un mensaje", explica Spies, una retórica basada en crear casi un subgrupo social basado únicamente en la cultura de las armas, en la idea de que son ciudadanos ejemplares.

El poder del hasta ahora principal y casi único grupo del grupo de presión armamentístico es ahora más simbólico que real. "Ya no hace falta la NRA, en realidad, para liderar la oposición contra leyes de armas porque está tan impregnada en el conservadurismo y el Partido Republicano que tiene su propio movimiento", señala Robert Spitzer, politólogo de la Universidad Estatal de Nueva York y autor de varios libros sobre política de armas. De hecho, han surgido organizaciones del mismo carácter, pero más radicales en su aproximación de la defensa de las armas, como la National Association for Gun Rights o el Gun Owners of America, nacidas hace poco con una estructura e ideas más modernas y que están viviendo un crecimiento exponencial en los últimos tiempos.

Muchos legisladores conservadores, de hecho, aceptan sin problema que la relación que quieren con el grupo de presión armamentístico ya no es por dinero, sino por sus miembros, votantes incorruptibles que siguen al pie de la letra lo que manda la organización. El modus operandi recuerda otros movimientos conservadores como el antiabortista: muy fieles a una causa concreta, que conduce el sentido del voto solo en función de este asunto.

Trabajo a escala estatal

En las últimas décadas, a medida que se acumulaban masacres y tiroteos, el debate sobre el control de armas en Washington se ha encontrado el muro de la NRA. Una NRA que a través de presiones, demandas y cualquier táctica posible ha impedido investigación sobre la problemática de la violencia de las armas, de forma que ha dado combustible a uno de los mantra de los legisladores conservadores para justificar su inacción: sin datos confiables sobre la temática de las armas, no se pueden tomar decisiones ni legislar, en un círculo vicioso que se retroalimenta.

La obra maestra del grupo de presión de las armas, la creación de un tono cultural y social proarmas en los sectores conservadores, ha provocado que cada vez se haya flexibilizado la tenencia de armas, especialmente en el ámbito estatal. El mejor y último ejemplo, en Texas. Según explica el Dallas Morning News, en los últimos cinco años la NRA ha invertido dos millones de dólares en congresistas estatales, el doble que en cualquier otra región. El resultado: el año pasado se eliminó la necesidad de tener una licencia de armas; un alto ejecutivo del grupo de presión estaba junto al gobernador mientras firmaba la nueva ley. "En este mundo tan peligroso la gente se quiere proteger y, gracias a Dios, Texas está liderando este camino en el país", dijeron desde la NRA. Que en Texas haya 400.000 miembros de la organización, afiliados que confiesan que solo votan por candidatos con la mejor calificación otorgada por la NRA, tuvo mucho que ver.

stats