Internacional 29/05/2022

Shatha Hanaysha: "Han matado a Shireen, pero seguiremos haciendo periodismo en Palestina”

Periodista palestina

4 min
Shatha Hanaysha, ante el árbol, junto al cuerpo de Shireen Abu Akleh, abatida por soldados israelíes

BarcelonaShatha Hanaysha (Jenin, 1995) es la periodista palestina que estaba junto a Shireen Abu Akleh, la reportera de Al Jazeera en Cisjordania, cuando fue asesinada por soldados israelíes el 11 de mayo. En una conversación telefónica con el ARA, emocionada, pero con voz serena, explica como fueron los hechos y cómo ha reaccionado la población y la profesión.

¿Qué pasó el día que Shireen Abu Akleh fue asesinada?

— Un grupo de compañeros fuimos a cubrir a primera hora de la mañana una operación del ejército al campo de refugiados de Jenin. Cuando llegamos a la entrada del campo todo estaba tranquilo. Nos paramos en uno de las calles principales, en la entrada del campo: había mucho tráfico porque era la hora de ir a trabajar. Los soldados israelíes con sus vehículos estaban dentro del campo, rodeando unas casas, donde buscaban a jóvenes que querían detener. Nosotros queríamos acercarnos para hacer fotos y vídeos. Llevábamos puestos los cascos y los chalecos, y cargábamos cámaras y trípodes, pensábamos que estábamos en un lugar seguro. Como hacemos siempre, nos pusimos en un lugar muy visible, ante unos vehículos del ejército para que supieran que éramos periodistas y nos quedamos unos diez minutos. Después empezamos a avanzar hacia el interior del campo. Éramos cuatro periodistas: Shireen, yo, Ali al-Samoudi y el Mujahid al-Saadi. Más atrás venían dos cámaras. Y nos empezaron a disparar.

Shatha Hanaysha

¿Cree que ustedes eran el objetivo? ¿Que les dispararon porque eran periodistas?

— Sí, porque allí no había nadie más: solo nosotros cuatro. Se esperaron a que llegáramos a una zona desde donde era muy difícil retroceder. Cuando empezaron los disparos, Mujahid enseguida se dio cuenta y grito: “¡Es contra nosotros!”, saltó detrás de un pequeño muro y nos dijo que fuéramos. Lo quisimos seguir, pero el fuego era tan intenso que tuvimos que volver atrás. Ali iba el primero y le dispararon por la espalda. Shireen, que era la segunda, me dijo: “Han herido a Ali”. Yo estaba detrás del árbol y esperaba a que Shireen viniera a mi lado y entonces cayó.

Y los disparos no se detenían.

— Todos estábamos gritando, pero no pararon de disparar. A mí me salvó el árbol. Primero me pensé que Shireen había caído, pero después me preocupé porque no se movía. Entonces vi la sangre en el suelo. Y, cada vez que sacaba la mano para intentar arrastrarla detrás del árbol, me disparaban. Después vi que le habían disparado debajo de la oreja, una zona que no está cubierta ni por el chaleco ni por el casco.

¿Qué representaba Abu Akleh dentro del periodismo palestino?

— Yo quise hacerme periodista cuando tenía 6 años viéndola a ella en la televisión. Era mi referente, mi ídolo. Mi padre y mi abuelo me dijeron: “Sí, hazlo, habla como Shireen”. Cada vez que me la encontraba cuando cubríamos una noticia me daba un poco de vergüenza porque delante de ella me seguía sintiendo como aquella niña de seis años, pero ella era siempre muy amable. Un día, cuando llevábamos tiempo sin vernos, me dijo: “Hola, Shatha, ¿cómo estás?”, y yo me emocioné porque sabía mi nombre. Todavía no me lo puedo creer.

Los funerales por Abu Akleh fueron de los más multitudinarios que se recuerdan en Palestina. ¿Por qué?

— Todo el mundo la conocía y la quería. Toda una generación hemos crecido viéndola en la televisión, desde la Segunda Intifada. Al Jazeera es la cadena de información más vista en Palestina y ella siempre hablaba de la gente, de lo que hace Israel con la gente palestina. Centenares de miles de personas fueron a darle las gracias en todas las ciudades por donde pasó la ambulancia con su cuerpo.

Los soldados israelíes golpearon a la gente que llevaba su féretro.

— Querían decir: “Sí, hemos matado a Shireen y podemos hacer lo que queramos”. Lo han hecho ante los ojos de todo el mundo. Así es como tratan a los palestinos y no se esconden.

¿Cómo afecta este asesinato al periodismo en Palestina?

— Cuando mataron a Shireen todos los periodistas palestinos fueron a cubrir los funerales. Se ponían delante de la cámara y lloraban, pero no dejaban de hacer el trabajo. Y dos días más tarde, el ejército israelí volvió al campo de refugiados de Jenin para detener a un chico que estaba escondido en una casa. Cuando fui vi a todos mis compañeros allí, trabajando. Lo que ha pasado es muy duro, y sí, ahora todos tenemos miedo. Esto no es ninguna broma. Antes sabíamos que nos podían herir, que nos echarían granadas de sonido o gases. Pero ahora pensamos que quizás uno de nosotros será el siguiente. No es fácil, pero lo que haremos es continuar trabajando, continuar explicando lo que las fuerzas de ocupación hacen en Cisjordania y en Gaza. Han matado a Shireen, pero seguiremos haciendo periodismo en Palestina: es nuestro trabajo.

stats