Internacional 13/05/2022

La policía israelí carga contra el funeral de la periodista de Al Jazeera asesinada

El gobierno da marcha atrás y reconoce que investiga la posibilidad de que Shireen Abu Akleh muriera a manos de un soldado

3 min
Shireen Abu Akleh, de nacionalidad palestina y norteamericana , cubría una ofensiva al campo de refugiados de Yenín

JerusalénLa policía israelí ha cargado este viernes al mediodía contra la multitud congregada para despedir a la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, asesinada el miércoles en Yenín de un disparo por el ejército israelí, según denunciaron compañeros que cubrían con ella una operación israelí en un campo de refugiados . Los agentes han atacado con porras y granadas de sonido la procesión que llevaba el ataúd –que casi ha caído al suelo– desde el Hospital Francés de San Luís, a tocar de la Ciutat Vieja de Jerusalén, hasta el Patriarcado griego, en el interior de las murallas. Decenas de personas han resultado heridas.

En un comunicado, la policía ha defendido la actuación y ha asegurado que "cuando el féretro estaba a punto de salir del hospital se han empezado a tirar piedras contra los agentes, que se han visto obligados a utilizar medios antidisturbios". Pero, como demuestran imágenes difundidas por Al Jazeera, los agentes no han sido atacados previamente y pretendían retirar las banderas palestinas presentes en la procesión. También querían evitar que los participantes lanzaran "cánticos nacionalistas", según dice un oficial en un vídeo publicado por la misma policía. "Tendremos que dispersarlos usando la fuerza y no dejaremos que se lleve a cabo el funeral”, añade.

Desde el asesinato de Abu Akleh, Israel ha multiplicado la presencia policial en Jerusalén y ha entorpecido los actos de despedida a la periodista, un auténtico icono en el mundo árabe. El mismo día de los hechos, la policía irrumpió en la casa familiar y el jueves retiró banderas palestinas (ilegales en Israel) y detuvo a árabes que habían ido a dar el pésame a la familia. Este viernes, muchos temían que la policía secuestrara el cuerpo de la periodista, y por eso el féretro se ha trasladado finalmente en coche rodeado de miles de personas.

Abu Akleh, cristiana árabe de nacionalidad palestina y norteamericana, recibió el jueves un funeral de estado en Ramala en que participó el presidente palestino, Mahmoud Abbas. Este viernes será enterrada en Jerusalén, junto a sus padres.

Israel investiga a un soldado

En las horas posteriores a la muerte de Abu Akleh, Israel afirmó que la periodista había muerto "muy probablemente" a manos de milicianos palestinos que luchaban contra el ejército israelí en Yenín. Lo aseguraron desde el primer ministro, Naftalí Bennett, hasta altos cargos del gobierno y de las fuerzas de seguridad. Pero ahora Israel ha dado marcha atrás y, según ha informado The Washington Post citando fuentes militares anónimas, investiga que el disparo mortal fuera disparado por un soldado israelí. Oficialmente, Israel solo ha reconocido que "no es posible determinar de manera inequívoca el origen de los disparos", a pesar de que ha reconocido que una unidad del ejército que estaba a 150 metros de la periodista disparó en varias ocasiones contra "pistoleros palestinos" que estaban delante de la sede, según un comunicado.

El gobierno de Bennett continúa reclamando una investigación conjunta con la Autoridad Nacional Palestina y se queja de que los palestinos se nieguen a colaborar. Para el presidente palestino, no hay ninguna duda de que el culpable es Israel. "Cometieron un crimen y no confiamos en ellos", dijo Abbas en el funeral de jueves, y aseguró que “recorrerá inmediatamente al Tribunal Penal Internacional para llevar a juicio a los criminales”.

Paralelamente, los combates han continuado este viernes en Yenín, donde ha muerto un miembro de las fuerzas especiales israelíes debido a las heridas sufridas durante los enfrentamientos. Según el ministerio de Salud palestino, trece árabes han resultado heridos y dos se encuentran en estado crítico. La operación de este viernes intentaba detener, entre más sospechosos, a Mohammad al-Dab’y, un miembro de la Yihad Islámica, según ha reconocido el mismo grupo.

stats