Próximo Oriente
Internacional 26/01/2021

Israel empieza a vacunar a los jóvenes, pero el coronavirus no afloja

Los casos siguen creciendo y la comunidad ultraortodoxa se enfrenta a la policía por el confinamiento

4 min
Policías retiran un judío ultraortodox durante una protesta por las restricciones del coronavirus  (COVID -19) a Ashdod

Una de cal y otra de arena para el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en su gestión de la pandemia. Mientras que el país lidera el ritmo de vacunaciones en el mundo (a pesar de que Tel Aviv ha dejado al margen a los palestinos), el gobierno ha decretado un nuevo confinamiento que está generando protestas, y además ha suspendido la mayoría de vuelos internacionales para evitar la propagación de las nuevas variantes. Ya se han vacunado más de 2,5 millones de israelíes (un millón de los cuales ya ha recibido las dos dosis de Pfizer), que representan más de una cuarta parte de la población, es decir, diez veces más que España. Israel ha empezado a vacunar a los adolescentes, estudiantes de instituto de 16 a 18 años con la autorización de los padres. El turno de los jóvenes llega después de la gente mayor, los enfermos y los grupos de alto riesgo. También pueden recibir la vacuna todos los mayores de 40 años. El ritmo es vertiginoso si se compara, por ejemplo, con el de Europa: se está vacunando a entre 100.000 y 200.000 personas cada día.

Ahora esta población no prioritaria recibirá la vacuna antes que centenares de miles de palestinos que viven en los territorios ocupados de Gaza y Cisjordania, y que han quedado al margen de la vacunación. La Autoridad Palestina ha advertido de que no tiene garantizado todavía poder vacunar ni al 20% de la población antes de finales de año. Además de una muestra flagrante de discriminación, el apartheid en las vacunas parece poco eficaz porque miles de palestinos de los territorios ocupados cruzan el muro de Cisjordania para ir a trabajar cada día.

Vacunación y campaña electoral

Netanyahu ha hecho de la vacuna un pilar de su campaña para las elecciones del 23 de marzo, las cuartas que vivirá Israel en dos años, y a las cuales se enfrentará como el primer ministro en activo sometido a un juicio por corrupción en la historia del país. El gobierno espera haber vacunado a cinco millones de personas cuando se pongan las urnas, cosa que tendría que servir para reabrir la economía, en un momento en el que Europa y los Estados Unidos todavía estarán sometidos a fuertes restricciones. A diferencia de Europa, Israel no tiene problemas para abastecerse: primero, porque pagó las dosis a Pfizer a precio de oro (unos 51 euros, por los 12 que pagó la UE); y, segundo, porque ha llegado a un acuerdo con las farmacéuticas para compartir los datos médicos de los vacunados. El ministerio de Sanidad se defiende de las críticas asegurando que solo cede los datos anonimizados, pero el caso es que recibirá diez millones de dosis de la vacuna de Pfizer y seis de la de Moderna y una cantidad que no se ha precisado de la de AstraZeneca.

Las nuevas variantes del covid, sin embargo, parece que están obstaculizando los planes de regreso "a la vida" del gobierno israelí. Todavía hay unos seis mil contagios diarios y el país tiene a 1.200 pacientes en las unidades de cuidados intensivos, un dato que no baja. Con este panorama difícilmente se podrá salir del tercer confinamiento, impuesto a finales de diciembre y que ha supuesto el cierre de las escuelas. Este lunes el gobierno ha anunciado la suspensión de todos los vuelos internacionales, con la excepción de los aviones de carga, de los tratamientos médicos, los funerales y los procedimientos legales. El objetivo es aislar al país de las nuevas variantes.

Ultraortodoxos tildan a los policías de "nazis"

Pero este confinamiento está levantando polvareda. El domingo en la comunidad ultraortodoxa de Mea Shearim centenares de hombres se enfrentaron a la policía, que intentaba cerrar un seminario religioso que se estaba saltando las restricciones. Los manifestantes no dudaron en tildar de "nazis" a los agentes de policía y les lanzaron basura. En Ashdod hubo cuatro policías heridos en el cierre de una escuela de primaria ultraortodoxa. En la ciudad de Bnei Brak, la multitud intentó linchar a un conductor de autobús y un policía sacó la pistola y disparó al aire. Las imágenes se han hecho virales.

 "Durante meses la policía ha ignorado las violaciones del confinamiento de la comunidad ultraortodoxa", escribe en Haaretz el analista israelí Amos Harel. "Ahora que se intensifican las críticas la policía responde de la única manera que sabe: con una violencia indiscriminada contra los peatones. Los jóvenes haredim contribuyen a las provocaciones, y detrás suyo están los rabinos que, de manera indirecta o directa, han animado a reabrir las escuelas religiosas mientras las otras siguen cerradas". Los ultraortodoxos representan un 12% de la población, pero concentran un 40% de casos, entre otras cosas porque son familias extensas que conviven, y porque no han dejado de ir a las sinagogas o hacer grandes encuentros en funerales y bodas. El hecho de que vivan aislados del mundo, sin diarios ni internet, y tampoco se conecten a las clases a distancia, no facilita las cosas.

Esto ya se detectó en el primer confinamiento, pero en todos estos meses ha habido un acuerdo tácito con la policía de que tolerarían las vulneraciones del confinamiento siempre que los respetaran. La violencia y el aumento de los casos y la creciente presión sobre Netanyahu han cambiado las cosas e incluso el ministro de Defensa, Benny Gantz, ha pedido que se acabe la impunidad. Israel ha registrado hasta ahora 600.000 casos y más de 4.300 muertos por covid.

stats