Internacional 13/07/2021

Johnson apuesta por la apertura casi total a pesar del coste previsto de 100 a 200 muertos diarios

Londres relaja medidas el 19 de julio y se prepara para asumir entre 1.000 y 2.000 hospitalizaciones en el nuevo pico de la oleada, en agosto

2 min
Boris Johnson, durante la comparecencia esta tarde a Downing Street

LondresSalto mortal de Boris Johnson. El primer ministro británico ha confirmado este lunes, desde Downing Street, lo que ya anunció hace exactamente una semana. La reapertura de Inglaterra será prácticamente total a partir del 19 de julio, una fecha que la prensa ya ha calificado de "día de la libertad". A pesar de todo, el propio Johnson ha afirmado: "No podemos volver el 19 de julio a la vida como antes del covid". Y por eso ha pedido prudencia a los ciudadanos.

La apuesta del ejecutivo británico es de máximo riesgo porque, según ha dicho el ministro de Sanidad, Sajid Javid, en el Parlamento, minutos antes de comparecencia del premier, a finales de verano se podrían registrar hasta cien mil casos de covid diarios. Este lunes, de hecho, se han contabilizado 34.471, una cifra que supone que en siete días los contagios han aumentado un 50% hasta llegar a los 229.189. Al mismo tiempo, el número de pacientes admitidos en centros hospitalarios durante las 24 horas anteriores a las nueve de la mañana de este lunes ha sido de 563, una subida del 56,6% en también solo una semana.

A partir de los datos actuales, y de las proyecciones, el gobierno apunta que el aumento de las hospitalizaciones "no provocará una presión insostenible" en el sistema sanitario. Las proyecciones, sin embargo, presentan un elevado grado de incertidumbre, de acuerdo con las propias estimaciones de los analistas. Puede haber "entre mil y dos mil admisiones hospitalarias en el pico de la actual oleada, que llegaría a mediados de agosto, unas cifras que podrían implicar entre 100 y 200 muertos al día", ha afirmado el jefe médico Chris Whitty.

Como ya dijo la semana pasada, prácticamente con las mismas palabras, Johnson ha asegurado que ante el aumento de los contagios "no hay una respuesta fácil ni un día obvio para la reapertura". Y ha continuado: "Nos encontramos con que aumentan significativamente los contagios en más de 30.000 cada día y podemos ver qué está pasando en toda Europa. Sabemos que vamos hacia más hospitalizaciones y más muertos por covid". Por lo tanto, "la pandemia no se ha acabado y sigue comportando riesgos para vosotros y para vuestra familia".

Como también ha hecho Johnson, el ministro de Sanidad ha apuntado a los Comunes que los británicos tendrán que volver a los puestos de trabajo "gradualmente" a lo largo del verano, olvidando poco a poco la recomendación del trabajo a distancia. El gobierno espera, aun así, que se continúen utilizando mascarillas en entornos muy concurridos, como por ejemplo el transporte público.

La reapertura, pues, que propone el ejecutivo de Boris Johnson es algo menos triunfalista que la anunciada la semana pasada, cuando se quería no solo no imponer sino prácticamente ni siquiera recomendar el uso de la mascarilla en determinadas circunstancias, como por ejemplo el transporte público.

Se cambian, sin embargo, las imposiciones legales por directrices y recomendaciones. Con todo, Johnson ha asegurado que "todos los datos se mantendrán en constante revisión durante el resto del año y probablemente también el próximo año". Si hay una nueva variante, como por ejemplo pasa con la delta, que provoca un aumento de casos, "evidentemente no descartamos nada". El gobierno, ha insistido, "no dudará en utilizar todos los medios que tenga al alcance", pero si somos "prudentes y vamos poco a poco, podemos seguir con la hoja de ruta tal como está de manera irreversible".

stats