Próximo Oriente
Internacional  /  Oriente Próximo 27/07/2022

Bin Salmán (y su petróleo) vuelve a Europa por primera vez después del crimen de Khashoggi

El príncipe saudí visitará Grecia y Francia, que quieren asegurarse petróleo y energía

3 min
El príncipe saudí, Mohammed Bin Salman, durante su visita en Grecia.

JerusalénPrimera visita a Europa del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salmán, desde el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en Estambul en 2018. El líder de facto del país, denominado a menudo MBS, ha visitado este miércoles Grecia, donde se ha reunido con el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, y tiene previsto trasladarse a Francia esta misma semana para encontrarse con Emmanuel Macron. El objetivo del viaje, según Riad, es "debatir sobre las relaciones bilaterales y las vías para mejorarlas en todos los campos". Incluido el de la energía, capital para Europa y Estados Unidos a raíz de la guerra en Ucrania y la amenaza, cada vez más persistente, de un posible corte de gas desde Rusia.

Bin Salmán, condenado al ostracismo por los gobiernos occidentales después de que la CIA lo vinculara directamente a la tortura, muerte y descuartizamiento de Khashoggi, está completando su rehabilitación internacional, principalmente gracias a la dependencia europea y norteamericana del petróleo saudí. El año 2021, empujados por la crisis del covid, el exprimer ministro británico Boris Johnson y el mismo Macron ya habían visitado MBS a su país, pero ha sido el viaje del presidente norteamericano Joe Biden este julio a Jiddah lo que ha acabado de redimir al príncipe.

Biden capeó las críticas por haberse reunido con Bin Salmán asegurando a la prensa que había confrontado al príncipe con su crimen: "Básicamente, me ha dicho que él no era responsable personalmente. Yo le he indicado que pensaba que sí que lo era", explicó Biden. "Tus manos están ahora manchadas con la sangre de la próxima víctima de MBS", respondió la pareja de Khashoggi, Hatice Cengiz, en un tuit acompañado de la fotografía del choque de puños entre Biden y Bin Salmán.

El viaje del presidente norteamericano no fue tan productivo como se esperaba. Biden obtuvo un aparente acercamiento entre Arabia Saudí e Israel, y un frente común ante Irán, pero no consiguió un aumento inmediato de la producción de petróleo, el objetivo principal de la visita. El mismo MBS habría dicho a Biden que Arabia Saudí no puede aumentar más su producción de petróleo a medio plazo, y que quien tiene que tomar esta decisión es la OPEP, la Organización de Países Exportadores de Petróleo. Con todo, Biden se mostró optimista porque, dijo, "los saudíes comparten la urgencia" de aumentar la producción. Después de la visita del presidente, el precio del petróleo subió un 2,6%.

Visita a Grecia y Francia

A pesar de que los intereses europeos respecto a Arabia Saudí también se centran en el petróleo, durante el viaje a Grecia, Bin Salmán ha hablado poco de crudo y mucho de energías renovables, una de sus apuestas para Arabia Saudí. "Estamos trabajando en el hidrógeno y en cómo convertir Grecia en un hub del hidrógeno para Europa", ha dicho el príncipe heredero, que ha acordado con Mitsotakis la instalación de un cable de telecomunicaciones submarino que unirá Asia y el suroeste de Europa a través de Grecia, y que también ha propuesto conectar sus redes eléctricas para suministrar a Europa "energía renovable más barata".

Mitsotakis, uno de los pocos líderes occidentales que ha visitado MBS en los últimos años, ha firmado con el príncipe un memorándum que establece un marco de cooperación en materia de energías renovables, petróleo, gas y petroquímica, así como otros tipos de tecnologías para reducir los efectos del cambio climático. También han debatido y firmado acuerdos en el ámbito de la seguridad y la inversión.

A pesar de que todavía no se ha concretado la fecha, la siguiente parada de Bin Salmán en Europa será Francia. Todo apunta a que Macron, como Biden y Mitsotakis, también tratará de asegurarse el suministro (a buen precio) de petróleo, cuyo principal productor mundial son los saudíes. La semana pasada el presidente francés recibió en París al nuevo presidente de los Emiratos Árabes Unidos, Mohamed bin Zayed Al-Nahyan, con quien también habló sobre petróleo. Durante el viaje, se anunció un acuerdo entre el gigante energético francés Total Energies y la compañía petrolera estatal emiratí ADNOC "para la cooperación en el área del suministro de energía".

stats