Residus plásticos
Internacional 20/05/2021

Pillan a una naviera alemana entrando ilegalmente 25 toneladas de residuos plásticos en Senegal

Los países ricos envían ahora sus residuos plásticos hacia países de África, además de Asia y Turquía

3 min
Playa en Dakar, el Senegal

BarcelonaLos agentes de la aduana senegalesa pillaron el lunes a un barco de carga de la naviera alemana Hapag-Lloyd, una de las más grandes del mundo, intentando entrar en el país de manera ilegal 25 toneladas de residuos plásticos. El cargamento viajaba a bordo del barco Hansa Neuburg, que ha sido decomisado por los agentes del puerto hasta que la naviera ha accedido a pagar una multa de 2.000 millones de francos CFA (unos 3 millones de euros).

Desde que China impuso una prohibición a las importaciones de residuos plásticos en 2018, con lo que se cerró el que había sido el destino principal de los desechos plásticos del mundo hasta entonces, los países occidentales han estado buscando otros países para derivar toda la basura que no son capaces de reciclar. La mayoría trasladaron sus exportaciones hacia países del Sudeste Asiático, donde una industria de trabajadores más que precarios ha cogido el relevo a China a la hora de separar a mano los restos que todavía son reciclables dentro de toda esta basura. Pero las prohibiciones impuestas gradualmente también en varios estados de la región han redirigido los cargamentos hacia otros países.

Esta misma semana, un informe de Greenpeace del Reino Unido revelaba que el 40% de los desechos plásticos que este país exportó en 2020 fueron a parar a Turquía, que se está convirtiendo en "el principal vertedero de desechos plásticos de Europa", según la ONG. Malasia y Polonia fueron los dos otros grandes destinos de los desechos plásticos británicos.

"Es descorazonador ver cómo los países del Norte Global no tienen ningún tipo de respeto por las leyes que colectivamente ellos mismos idean y votan, y todavía menos por las leyes de otros países, que sirven para proteger a nuestra población. Solo reconocen nuestra soberanía cuando les conviene y, cuando no, enseguida nos convertimos en los vertederos que han intentado hacer de nosotros durante siglos", dice el responsable de la campaña Africa Océanos de Greenpeace, Awa Traoré.

Traoré hace referencia al acuerdo internacional logrado por 187 países en mayo de 2019, con el patronazgo de la ONU, para prohibir la entrada de cargamentos de desechos plásticos a ningún país sin el consentimiento de su gobierno. Los Estados Unidos no firmaron el acuerdo. La medida se tomó después de la crisis provocada por la prohibición china, que derivó toneladas y toneladas de basura plástica de muy baja calidad a Indonesia, Tailandia y Malasia.

Hasta ese momento, los países ricos, sobre todo los Estados Unidos y el Reino Unido como principales productores de basura plástica per cápita del mundo, pero también España, enviaban parte de sus desechos a entidades privadas dentro de países en vías de desarrollo, sin el consentimiento de sus gobiernos, teóricamente para su aprovechamiento y reciclaje, a pesar de que en muchos casos la basura es del todo imposible de reciclar. Ese mismo mes, Malasia devolvía 3.000 toneladas de desechos plásticos a varios países occidentales, entre ellos el estado español.

Una playa de Senegal llena de plásticos

Senegal impuso justo el año pasado varias medidas para afrontar el problema de los desechos plásticos en sus playas, como la prohibición de varios plásticos desechables en todo el país. Este país es también uno de los lugares donde fue a parar en 2019 buena parte de la basura plástica de los Estados Unidos, el país que más produce, según una investigación que hizo el diario británico The Guardian, que siguió el rastro de la basura plástica exportada por este país. La investigación reveló nuevos puntos calientes de concentración de las exportaciones de desechos plásticos norteamericanas en Bangladesh, Laos, Etiopía y Senegal. Los Estados Unidos envían cada año un millón de toneladas de residuos plásticos a otros países, la mayoría en vías de desarrollo.

Las exportaciones de residuos plásticos desde los países ricos llegan a estados sin recursos que apenas pueden reciclar su propia basura y contribuye así a la contaminación ambiental de estos países, que a menudo es también contaminación del aire porque muchos de estos desechos acaban siendo incinerados al aire libre al no poder ser aprovechados. De hecho, mucha de esta basura acaba abocada al mar: un 80% de la suciedad plástica de los océanos llega desde los estados de Asia, según estudios efectuados cuando este continente, con China al frente, era todavía el principal importador de residuos plásticos del mundo.

Un playa de Senegal llena de basura plástica.
stats