Coronavirus
Internacional 12/03/2021

La receta del éxito de la vacunación chilena

El país ya ha vacunado al 37% de la población, solo superado por Israel, los Emiratos Árabes y el Reino Unido

3 min
Personal sanitario anda por una calle de Santiago de Chile donde hay un mural de homenaje a su trabajo.

“Es un esfuerzo que tenemos que reconocer a la atención primaria, a los alcaldes y al estado de Chile”. Con estas palabras el ministro de Salud chileno, Enrique Paris, ha celebrado esta semana el buen ritmo y el buen funcionamiento del proceso de vacunación de su país. 

Según datos del departamento de Estadística e Información de Salud (DEIS), desde finales de diciembre, cuando empezó la campaña, hasta el 10 de marzo se han administrado más de 5,7 millones de dosis. Más del 37% de la población objetivo (15,2 millones) ha recibido la primera dosis y un 8,4% también la segunda. Estas cifras colocan a Chile al frente de la inmunización en América Latina y entre los primeros países del mundo. Desde esta semana el país lidera el ranking de inoculaciones diarias por cada 100 habitantes, según las estadísticas de la publicación digital Our World in Data, de la Universidad de Oxford, con un total de 1,3 dosis/100 habitantes el 10 de marzo, por delante de Israel (1,04) y los Estados Unidos (0,65). En relación al total de dosis inyectadas por cada 100 personas, solo Israel, los Emiratos Árabes y el Reino Unido lo superan.

Varios proveedores

“Chile ha apostado por una vacuna diferente de la escogida por la mayoría de países desarrollados, que han optado por los fabricantes tradicionales del Primer Mundo”, explica el académico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile Cristóbal Cuadrado. Para el experto, las negociaciones “anticipadas” –a partir de mayo– del gobierno de Sebastián Piñera con varios proveedores es uno de los factores clave. A pesar de que en un inicio la vacuna china Sinovac suponía “un riesgo más grande” por la “incertidumbre” que había sobre su eficacia, “ha sido un acierto”, dice el experto, porque ha permitido acceder a más cantidad de dosis. Chile ha cerrado acuerdos con tres laboratorios más: Pfizer/BioNTech, AstraZeneca y Johnson & Johnson. De hecho, jueves el país recibió más de 200.000 dosis de Pfizer, que sumadas a los envíos anteriores son casi un millón de dosis procedentes del laboratorio norteamericano. Del laboratorio chino han recibido casi 10 millones. Ambos son los suministradores actuales.

Además de formar parte del mecanismo global Covax, las autoridades sanitarias también estudian la posibilidad de comprar el fármaco ruso Sputnik V y el del laboratorio sino-canadiense CanSino, que ayer solicitó su aprobación al país después de haber desarrollado los ensayos clínicos de la fase 3, como también han hecho otros fabricantes. Esta ha sido otra de las razones del acceso tan rápido y a buen precio a la vacuna: “Han influido los vínculos de algunas universidades privadas con ciertas farmacéuticas e investigadores de China relacionados con el desarrollo de la vacuna”, apunta Cuadrado.

“Cultura de la vacunación”

Otras razones de peso tienen que ver con la red de atención primaria, extensa en todo el país, incluso en las zonas más remotas, y una tradición de más de 100 años en campañas de vacunación. “Tenemos un plan de inoculación muy sólido desde hace muchos años y una fuerte cultura de vacunación”, dice la doctora Claudia Cortés, vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Infectologia. “Los programas de vacunación empezaron a desarrollarse muy pronto, con la viruela, y el sistema de salud pública se estructuró a partir de las vacunaciones”, añade. En su opinión, la vacuna es “de los pocos actos absolutamente gratuitos, igualitarios y democráticos, o casi el único, del sistema de salud chileno", marcado por una fuerte desigualdad de acceso y cobertura. El Programa Nacional de Inmunizaciones actual es del 1978. 

Si el ritmo se mantiene, el ministerio de Salud prevé empezar a inmunizar la población sana (fuera de los grupos prioritarios) el mes que viene. Estadistas y expertos proyectan que Chile podría llegar a la inmunidad de grupo a mediados de junio, con el 70% de vacunados. A pesar de que el gobierno de Piñera no ha destacado, precisamente, por una buena gestión de la pandemia (se han registrado más de 21.000 muertes y casi 900.000 casos), el mandatario ve en la vacunación la excusa perfecta para mejorar su imagen. La Moneda ha establecido como meta inocular a 5,8 millones de personas durante el primer trimestre y llegar al 80% de la población objetivo a finales del primer semestre, un hito que cada vez se ve más posible. 

stats